eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Tres personas mueren en Nicaragua en una ola de protestas que se ha cobrado ya 351 vidas

Dos de los de los fallecimientos se han producido en la ciudad de Masaya tras un discurso del presidente Daniel Ortega

Un estudiante ha fallecido en Managua de un disparo cuando estaba encerrado en una iglesia 

- PUBLICIDAD -
Al menos 2 muertos y 5 heridos en una nueva jornada violenta en Nicaragua

Al menos 2 muertos y 5 heridos en una nueva jornada violenta en Nicaragua

Al menos tres personas murieron hoy en Nicaragua en una nueva jornada de protestas contra el presidente Daniel Ortega. Dos de los fallecimientos tuvieron lugar la ciudad nicaragüense de Masaya, donde la policía usó armamento pesado contra los manifestantes, mientras 5 universitarios que se encontraban atrincherados en un recinto resultaron heridos, tras un discurso de Ortega. El otro joven ha sido asesinado de un disparo cuando se encontraba encerrado en una iglesia en Managua.

Un fuerte combate se desató en Masaya (sureste), símbolo del levantamiento popular contra Ortega, después de que el mandatario nicaragüense diese un discurso con el que concluyó el festejo sandinista del "repliegue". El uso de armamento pesado por parte de la policía antimotines fue constatado por Efe durante el enfrentamiento.

El combate tuvo como epicentro el Parque Central de Masaya, donde desemboca el barrio indígena de Monimbó, todavía lleno de barricadas y el último gran bastión de los manifestantes que se han levantado contra Ortega para exigir su renuncia.

Todo comenzó cuando Ortega concluía su discurso en una comisaría de policía, rodeado de un fuerte operativo de seguridad compuesto por las denominadas "fuerzas combinadas", que integran policías, parapolicías, antimotines y paramilitares.

En esta ocasión, el presidente también contaba con un círculo de seguridad compuesto por miembros de la Juventud Sandinista, vestidos de negro, identificados con sus logos y armados con pistolas.

Cuando Ortega pronunciaba sus últimas palabras, sonó un disparo que desató la tensión en la caravana oficialista, compuesta por miles de simpatizantes.

La imagen contrastó con la que registraron las cámaras de los medios oficiales a la llegada del mandatario, que conducía sonriente acompañado por su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Inmediatamente los policías buscaron cómo cobijarse de las balas para escoltar a Ortega, mientras otro grupo se dirigía al Parque Central.

Al otro lado, los opositores se habían atrincherado tras los "tranques", como denominan a sus barricadas.

Allí uno de sus líderes de las revueltas populares, quien prefirió ocultar su identidad, explicó a Efe que "la rendición no se contempla" en su vocabulario.

"Ser sandinista es estar contra la tiranía, por eso Ortega es somocista aunque se envuelva en la bandera del sandinismo", agregó otro manifestante en referencia al dictador Anastasio Somoza, al que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) derrotó en 1979.

El ataque armado de las fuerzas de seguridad y parapoliciales fue simultáneo en otro punto: la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), donde se encontraba atrincherado un grupo de universitarios desde mayo pasado para protestar contra Ortega.

Ese ataque dejó al menos 5 estudiantes heridos que en un primer momento fueron atendidos en la parroquia Divina Misericordia, cerca del recinto de la UNAN-Managua, en el sur de la ciudad, donde evacuaron a cientos de estudiantes.

Los estudiantes explicaron que fueron atacados por sorpresa con armas de guerra por las "fuerzas combinadas" mientras Ortega terminaba su discurso.

"Los estudiantes de la UNAN #Nicaragua habían abierto una discusión días atrás para una desocupación espontánea y pacífica. La respuesta que reciben: un ataque inadmisible. Se debe cesar fuego y permitir la entrada de la Comisión de Verificación y Seguridad", escribió el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, en Twitter.

Encerrado en una iglesia

Por otro lado, un estudiante que permanecía encerrado en una iglesia de Managua, asediado por grupos de policías, paramilitares y parapoliciales, fue muerto hoy de un disparo, confirmaron sus sacerdotes.

La víctima fue identificada como Gerald Vásquez, de 20 años, y estudiaba Técnica en construcción en la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN).

El joven, quien se encontraba encerrado desde anoche en esa parroquia, junto a una decena de estudiantes, tres periodistas, médicos y sacerdotes, asediados por policías y parapoliciales, murió tras recibir un disparo certero en la cabeza, según publicaron testigos en las redes sociales.

"Lamentamos el fallecimiento del joven Gerald Vázquez esta mañana en nuestra parroquia, víctima del ataque despiadado sufrido en la parroquia por más de 16 horas continuas", indicó la Arquidiócesis de Managua en una declaración.

El periodista Ismael López, de la BBC, quien se encuentra encerrado en la iglesia, contó en un Twitter que la policía y los antimotines atacaron con ráfaga de disparos contra los que se encuentran refugiados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha