The Guardian en español

El servicio de inteligencia advierte de la presencia de una agente china en el Parlamento británico

Imagen de archivo del Parlamento británico

Dan Sabbagh

5

El servicio de inteligencia británico MI5 ha enviado una advertencia de seguridad a los parlamentarios y a sus colegas, acusando a la abogada Christine Lee de tratar de influir indebidamente a los representantes en nombre del Partido Comunista de China.

La "alerta de interferencia" del servicio de seguridad nombra y describe a Christine Ching Kui Lee como una persona que supuestamente "ha participado a sabiendas en actividades de interferencia política en nombre del Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista chino".

El aviso añade que dicho departamento chino "está tratando de interferir de forma encubierta en la política del Reino Unido mediante el establecimiento de vínculos con parlamentarios y candidatos a la Cámara de todo el espectro político" y de "cultivar relaciones con figuras influyentes".

Lee ha realizado donaciones políticas por un total de 675.586 libras esterlinas (809.179 euros), de las cuales 584.177 (699.935 euros) fueron "donaciones en especie", casi en su totalidad al Partido Laborista o a Barry Gardiner, diputado de Brent North y antiguo miembro del Gobierno.

Lee también recibió el reconocimiento Points of Light de Theresa May, cuando era primera ministra, quien en un mensaje personal la elogió por "promover el compromiso, la comprensión y la cooperación entre las comunidades china y británica en el Reino Unido"

En una declaración el jueves, Gardiner dijo que había estado "en contacto" con los servicios de seguridad durante varios años sobre Christine Lee y que fueron conscientes de sus relaciones con su oficina porque él les informó.

"Todas las donaciones fueron debidamente declaradas en el registro de intereses de los miembros y su fuente fue verificada en su momento. Los servicios de seguridad me han asegurado que, aunque han identificado definitivamente una financiación indebida canalizada a través de Christine Lee, ésta no está relacionada con ninguna financiación recibida por mi oficina", ha añadido.

Gardiner también empleó al hijo de la agente como gestor de la agenda y dijo que este había dimitido tras la revelación del MI5. "Los servicios de seguridad me han informado de que no tienen ninguna información de inteligencia que demuestre que él era consciente o cómplice de la actividad ilegal de su madre", ha señalado Gardiner.

The Guardian ha intentado ponerse en contacto con Lee, pero no ha respondido a las preguntas sobre las declaraciones del MI5 enviadas a su bufete de abogados por The Guardian.

La advertencia fue compartida en un correo electrónico de la oficina del presidente del Parlamento a los diputados. Las autoridades acusan a Lee de haber "facilitado donaciones financieras a parlamentarios en activo y aspirantes en nombre de ciudadanos extranjeros con sede en Hong Kong y China". Momentos después de ser enviada, la inesperada advertencia fue discutida en la cámara de los Comunes.

"La cuestión clave aquí es que entiendo que el presidente de la Cámara ha sido contactado por el MI5 y ahora está advirtiendo a los miembros del Parlamento de que ha habido un agente del Gobierno chino activo aquí", ha dicho el parlamentario Duncan Smith.

Las alertas de interferencia sólo se publican en muy raras ocasiones tras las conversaciones entre las agencias de espionaje y las autoridades parlamentarias. Nunca se han publicado alertas de este tipo relacionadas con China y sólo una relacionada con Rusia, según una fuente.

El MI5 teme que los políticos de todo el espectro político puedan haber sido el objetivo de un ejercicio que la agencia ha estado supervisando durante algún tiempo. "No se ha tratado de apuntar al Gobierno en particular", añade la fuente.

Priti Patel, ministra de Interior, ha dicho que sabía que era "profundamente preocupante" que los parlamentarios hubieran sido el objetivo de "un individuo que ha participado a sabiendas en actividades de interferencia política en nombre del Partido Comunista chino".

La preocupación por el espionaje chino ha ido creciendo entre la comunidad de inteligencia británica. A finales del año pasado, Richard Moore, el jefe del MI6, dijo que China se había convertido en la "mayor prioridad individual" de la agencia de inteligencia extranjera por primera vez en su historia.

En 2020, Gran Bretaña expulsó discretamente a tres supuestos espías chinos que, según dijo, se hacían pasar por periodistas. El MI5 llegó a la conclusión de que los tres trabajaban para el poderoso Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) de China, aunque Pekín suele rechazar las denuncias de espionaje.

Traducido por Javier Biosca

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats