The Guardian en español

Diputados tories denuncian que el Gobierno de Boris Johnson está chantajeando a los críticos

William Wragg, diputado conservador

Peter Walker


2

Un diputado conservador de alto rango ha denunciado que ministros del Gobierno, parlamentarios y asesores han intimidado e intentado chantajear a algunos colegas de los que sospechan que podrían oponerse a Boris Johnson y ha dicho que el asunto podría acabar en manos de la policía. Por su parte, Johnson ha afirmado que no ha visto “ninguna prueba que apoye esas acusaciones”.

William Wragg, diputado por Hazel Grove, preside la Comisión de Administración Pública y Asuntos Constitucionales (PACAC), la cual examina la labor del Gobierno y de la administración pública. Wragg ha dicho que los whips, parlamentarios nombrados por los partidos para asegurar que los diputados votan en la línea marcada por la formación, han amenazado con retirar la financiación en las circunscripciones de los diputados que se oponen a Johnson.

En su intervención al comienzo de una audiencia de la PACAC a la que han asistido Steve Barclay, ministro de la Oficina del Gabinete, y Alex Chisholm, el funcionario de mayor rango del departamento, Wragg ha afirmado que cree que las acciones violan el código ministerial.

“En los últimos días, varios diputados se han enfrentado a presiones e intimidaciones por parte de miembros del Gobierno debido a su deseo declarado o supuesto de un voto de confianza sobre el liderazgo del primer ministro en el partido”, ha dicho.

“Por supuesto, el deber de la oficina de los whips del Gobierno es asegurar la agenda del Gobierno en la Cámara de los Comunes. Sin embargo, no es su función incumplir el código ministerial al amenazar con retirar las inversiones de los diputados de las circunscripciones que se financian con el erario público”.

“Además, las informaciones que me han llegado a mí y a otros sobre miembros del personal del Gobierno, asesores especiales, ministros y otros que están alentando la publicación de historias en la prensa para intentar avergonzar a quienes sospechan que no tienen confianza en el primer ministro son igualmente inaceptables”, ha añadido.

“La intimidación de un miembro del Parlamento es un asunto grave”, ha indicado. “Además, las informaciones de las que tengo conocimiento parecen constituir un chantaje. Por ello, mi consejo general a los colegas es que denuncien estos asuntos al presidente de la Cámara de los Comunes y al comisario de la policía metropolitana. Y también son bienvenidos a ponerse en contacto conmigo en cualquier momento”.

Wragg ha pedido a Barclay y a Chisholm que transmitan sus preocupaciones a los ministros y a la administración pública, lo que han dicho que harían.

Horas más tarde, el diputado que este miércoles cambio de filas al Partido Laborista, Christian Wakeford, ha asegurado públicamente que le intentaron chantajear. “Me amenazaron con no darme una escuela para Radcliffe si no votaba de una determinada forma. Esta es una ciudad que no ha tenido instituto en buena parte de los últimos 10 años”.

Angela Rayner, vicepresidenta del Partido Laborista, ha afirmado que las supuestas amenazas de retirar la inversión para forzar el apoyo a Johnson son “repugnantes”. “Se trata de acusaciones graves y espeluznantes de intimidación, chantaje y uso indebido de dinero público y deben ser investigadas a fondo”.

Wragg fue uno de los primeros parlamentarios conservadores en pedir públicamente la marcha de Johnson por la polémica de las fiestas en Downing Street durante el confinamiento, diciendo que su posición se había vuelto insostenible. El Gobierno no ha respondido a The Guardian para hacer una declaración al respecto.

“Son acusaciones muy graves: intimidación, chantaje y uso de dinero público. Creo que estas acusaciones deberían investigarse en profundidad y de manera independiente”, ha dicho la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats