eldiario.es

Menú

“El mundo se hizo para verlo desde el cielo y el miedo a volar se supera”

La aerolínea Binter ha organizado en La Palma el primer curso dirigido a personas que padecen aerofobia.

- PUBLICIDAD -
Alumnos y monitores de la primera promoción del curso 'Volar sin miedo' en La Palma.

Alumnos y monitores de la primera promoción del curso 'Volar sin miedo' en La Palma.

“He vuelto a volar gracias a ustedes”. Las alumnas y alumnos que asistieron al primer curso que organiza en La Palma la aerolínea Binter para perder el miedo a volar, concluyeron la formación con una mochila más ligera. Unos llevaban años sin subirse a un avión, otros se atrevían a volar pero reconocían que durante el trayecto lo pasaban “fatal”. Algunos, incluso, estrenaron el Aeropuerto de Mazo el pasado sábado en el vuelo formativo con destino a Tenerife Norte porque les había faltado valor para pisar las instalaciones aeroportuarias. “Son unos héroes por estar aquí y reconocer que tienen miedo a volar, pero que están dispuestos a superarlo”. Con estas palabras recibieron el pasado viernes los monitores de Binter al alumnado en la Casa Salazar de Santa Cruz de La Palma. Luis Bernal Bernal, instructor del curso Volar sin miedo; Nicolás Luis, piloto; Marisol Jiménez, psicóloga; María Ascensión Vázquez, psicóloga, y Luisa Bermúdez, TCP (Tripulante de Cabina de Pasajeros) conforman un equipo de profesionales altamente cualificados y dotados de una extrema sensibilidad, que poco a poco van convenciendo, con información y datos, de que volar no es un milagro, que las leyes de la Física permiten que un avión surque los cielos y que sea, además, el medio de transporte más seguro. 

Todos confesaron sus particulares fobias. Unos no soportaban las turbulencias, a otros les angustiaba el descenso del avión, algunos pensaban que los motores se podían parar en cualquier momento o que un rayo podía incendiar la aeronave. Estos temores fueron disipados por el equipo de monitores de Binter con grandes dosis de información. “Una turbulencia es incómoda, pero no insegura, jamás puede tirar un avión”, repetían una y otra vez. “Si un motor se para, el avión puede volar con el otro, y en el hipotético caso de que fallen los dos, tiene la posibilidad de planear el tiempo suficiente como para aterrizar”,  explicaban. 

El curso consta de un área psicológica, en la que se enseñan técnicas de sugestión, control y relajación, con apoyo individual y colectivo, y un área técnica, en la que se ofrece información sobre los aspectos técnicos del vuelo, como la rigurosa formación de los pilotos, los complejos sistemas de seguridad y las revisiones del aparato antes del vuelo. Asimismo, los alumnos realizan un vuelo real en el que reciben total apoyo por parte del equipo de monitores. 

El equipo de monitores de Binter: Nicolás (i), Luisa, María Ascensión, Marisol y Luis.

El equipo de monitores de Binter: Nicolás (i), Isabel, María Ascensión, Marisol y Luis.

Nicolás Luis, piloto, ha asegurado a este digital que “la fobia a volar se puede superar al cien por cien; damos unas pautas que tienen que seguir aplicando las personas que realizan el curso”. “El mundo está hecho para verlo desde el cielo y por eso animo a todos a que se suban a un avión y vean el mundo desde arriba”, subrayó. 

El instructor del curso Volar sin miedo de Binter, Luis Bernal, espera “ver en el aire” a los alumnos que realizaron la formación. “Deben tener confianza en que pueden volar, que vengan con nosotros que les estamos esperando”, dice. 

La psicóloga Marisol Jiménez señala que “el miedo a volar te limita demasiado, vivimos en islas y necesitamos coger aviones, somos pajaritos enjaulados y tenemos que ser libres”. “Los cursos funcionan porque damos toda la información necesaria para que ese medio que tanto tememos sea cada vez más cercano, aprendamos qué es un avión; el miedo realmente se supera”, afirma. 

María Ascensión Vázquez, también psicóloga, apunta que “es normal que haya miedo a volar”. “Vivimos en islas y muchos canarios se ven obligados a coger por fuerza un avión por temas médicos, por ejemplo, y lo pasan realmente mal; dos de cada seis pasajeros tiene miedo a volar, es un miedo bastante común pero este problema afortunadamente tiene solución”, sostiene. “El curso contempla todos los aspectos necesarios para que la persona disponga de las estrategias y herramientas necesarias para superar el miedo a volar”, concluye. 

Isabel Bermúdez es TCP (Tripulante de Cabina de Pasajeros) y anima “a los palmeros y a todos los canarios que tengan miedo a volar a inscribirse en este curso porque realmente funciona, y van a comprobar que son capaces de subirse a un avión y perderle el  respeto ”. 

Cuando la primera promoción de palmeras y palmeros del curso Volar sin miedo de Binter aterrizó en el Aeropuerto de Mazo, procedente de Los Rodeos, las caras irradiaban felicidad. Lo habían conseguido y ahora comenzaban los planes. Unos viajarán a Mallorca en vacaciones, otros irán a Madrid a ver el musical El Rey León y algunos hasta piensan en llegar a la India. En avión y sin miedo. 

Binter organizará próximamente otros cursos en La Palma. Más información en el enlace  https://www.bintercanarias.com/

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha