eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Cataluña, un debate para que los líderes den la cara

El president de la Generalitat, Artur Mas, mantiene que no acudirá al Congreso. El Gobierno, que tiene potestad en la Cámara para tomar la palabra cuando quiera, aún no ha aclarado si intervendrá.

Mas dice que mantendrá el "proceso" a favor de celebrar la consulta soberanista

Mas dice que mantendrá el "proceso" a favor de celebrar la consulta soberanista.

El próximo martes, 8 de abril, se celebra en el Congreso uno de los debates más importantes de la legislatura. El pleno tendrá que pronunciarse sobre tres iniciativas que se han agrupado -una de ellas aprobada con una abrumadora mayoría por el Parlamento catalán-, en las que se solicita que se transfiera a la Generalitat de Cataluña la competencia para celebrar referéndum y así poder convocar la consulta independentista.

El resultado del partido ya se sabe. Saldrá un rotundo "no", con cerca del 90% de los votos de la Cámara Baja. Pero, en todo caso, el partido hay que jugarlo y nadie duda vde que estamos ante un asunto muy serio.

Por ello, no puedo resultar más que sorprendente que los líderes de las principales formaciones políticas se escondan en este debate o estén jugando con artimañas políticas menores -ni siquiera se les puede llamar estrategias- sobre quién sube o no a la tribuna a defender sus posiciones.

Hasta este martes, el president de la Generalitat, Artur Mas, -quien lleva una de las propuestas- mantiene que no acudirá al debate en el Congreso. El Gobierno, que tiene potestad en la Cámara para tomar la palabra cuando quiera, aún no ha aclarado si intervendrá para fijar su posición y, ni muchos menos, si será el propio presidente del Gobierno u otro miembro del Ejecutivo. Hasta la portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, afirma que el PSOE tampoco tiene decidido quién intervendrá, aunque todo apunta a que será Alfredo Pérez Rubalcaba.

No parece de recibo que ante un debate de este calado, los máximos dirigentes de los tres partidos mayoritarios en la Cámara Baja estén actualmente en estas posiciones. Si el president de la Generalitat presenta una propuesta para debatirla en el Parlamento español y, además, puede hacerlo; es impresentable que no venga. Si el presidente del Gobierno quiere dar un mensaje claro a este país de que no va a consentir un referéndum sobre la independencia de una parte de España tiene el mejor escenario posible para hacerlo. Y el líder de la oposición no se puede quedar mirando en el escaño.

Los juegos políticos de corto alcance en un asunto de tanta trascendencia -como que si sube a la tribuna la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, por parte del Gobierno, entonces el debate por parte del PSOE lo puede hacer Soraya Rodríguez o Elena Valenciano-, son absolutamente ridículos. Como los pretextos de CiU para justificar la ausencia de Artur Mas por ser una propuesta de casi todo el Parlamento catalán que él no quiere protagonizar.

Aún puede que todo se reconduzca. Que Rajoy se sacuda la pereza y suba a la tribuna, que Rubalcaba salga a defender la posición del PSOE sin cuestionarse quién es su adversario y hasta que Artur Mas tenga tiempo de coger un helicóptero y posarse en el patio del Congreso a las cuatro menos cinco de la tarde del 8 de abril. Sería lo mínimo que se merecen los ciudadanos. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha