eldiario.es

Menú

Multinacionales, constructoras y grandes fortunas: quién está detrás del negocio de los aparcamientos públicos madrileños

Las familias Villar Mir y Abelló, empresas como ACS, Ferrovial y El Corte Inglés, o multinacionales como Interparking y Empark dominan la gestión privada

La empresa Licuas de Joaquín Molpeceres, involucrado en casos de corrupción, gestiona a través de una UTE el parking de Verdaguer y García (Ciudad Lineal)

El de Usera es el único de gestión privada explotado por comerciantes de la zona pagando uno de los cánones más altos

- PUBLICIDAD -
Aparcamiento de Plaza de Colón. Foto: Yuly Jara

Aparcamiento de Plaza de Colón. Foto: Yuly Jara

Multinacionales, constructoras, enormes grupos empresariales y grandes fortunas tienen en su poder la gestión de aparcamientos municipales abiertos al público en Madrid. Detrás se encuentran algunos de los empresarios más ricos de España. Participan de uno de los negocios más rentables de Madrid: las empresas pagan de media 160 euros al año por cada plaza al consistorio madrileño gracias a contratos de concesión que se remontan a tiempos del franquismo. 

Tres multinacionales lideraban a finales de 2017 el mercado de plazas de aparcamiento de la capital: Empark, Interparking Hispania e Infra Park. La primera  es propiedad del fondo de inversión Macquarie Group, con sede en Sidney; el fondo AG Real Estate es el accionista mayoritario de Interparking y el capital de Infra Park (antes Vinci Park) se divide entre el instrumento de inversión francés Ardian y el grupo bancario Crèdit agricole.

Interparking gestiona el aparcamiento de Arquitecto Ribera (en el barrio de Malasaña), Hernani (en la zona financiera de Nuevos Ministerios) y los situados en el barrio de Salamanca: Diaz Porlier, Ayala, Juan Bravo y Jorge Juan. Cuenta en total con 2020 plazas rotatorias. El grupo belga Interparking es propietario de más de 811 aparcamientos por toda Europa, según información corporativa.



Hasta 2018, la empresa Empark, vendida el año pasado por el grupo inmobiliario portugués A. Silva & Silva, dominaba los aparcamientos de origen rotatorio en Madrid. Con el tiempo ha ido perdiendo terreno y las plazas han pasado a ser gestionadas o bien por otras empresas o bien por el propio consistorio.

En 2015, el aparcamiento que tenía en Sevilla pasó a manos de Alse Park, vinculada a la familia Villar Mir, accionistas de la constructora OHL. Dos años más tarde, perdió el de Plaza de España al ser recuperado por el Ayuntamiento y gestionado por la Empresa Municipal de Transportes (EMT). En la actualidad, a Empark le corresponden las 1495 plazas públicas de gestión privada repartidas en los aparcamientos de Fuencarral, Las Cortes y Plaza de Colón.



La familia Abelló también le saca partido a los aparcamientos públicos. Cristian Abelló, hijo del rico empresario Juan Abelló, gestiona diversos estacionamientos municipales a través de APK. Entre ellos, el Plaza de Oriente, Brasil y Casino de la Reina. Además, la familia también tenía acciones en Saba Infraestructuras, gestor del aparcamiento Mostenses, a través de la filial Saba Aparcamientos encargada de su explotación. Ahora, La Caixa es el accionista mayoritario del grupo de estacionamientos, con el 51% del capital.

El Corte Inglés explota los aparcamientos de Felipe II y Conde de Casal (anteriormente denominado Fernandez Shaw) con 1420 plazas en total. Curiosamente, el estacionamiento de Felipe II se ubica justo debajo de los grandes almacenes que el grupo español tiene en Goya. El acuerdo para gestionar el aparcamiento emplazado al lado de sus centros comerciales, firmado en 1966, le garantiza pagar menos de 30 euros por cada plaza. La concesión no finaliza hasta 2039, más de 70 años después de su adjudicación.

Entre otros gestores de aparcamientos madrileños está el grupo Landon, que consigue beneficios a través del situado en la plaza de Olavide. Pertenece a los hermanos Gallardo Ballart. Ambos dominan el accionariado y la gestión de la mayor empresa farmacéutica española, la catalana Almirall, creadora del fármaco Almax. Los empresarios legalizaron 113 millones de euros en la amnistía fiscal, según reveló la investigación 'Los Papeles de la Castellana'.

También miembros pertenecientes a empresas cerveceras están involucradas en  la explotación de los aparcamientos públicos de gestión privada de Madrid. En el caso de Luna de Tudescos, Alfredo Mahou Herraiz es consejero de la concesionaria Climax S.A. Se trata uno de los tres hijos de Virginia Mahou que se reparten el 50% de la cervecera Mahou San Miguel.


¿Cuál es la empresa que gestiona cada apartamento?

Importe del canon anual por plaza de los aparcamientos públicos municipales en 2017

Menos canon
|
Más canon
|

Las empresas Técnicas de Perforación y Licuas SA se encargan de la gestión del aparcamiento de Verdaguer y García (situado en el barrio de Ciudad Lineal) a través de una Unión Temporal de Empresas (UTE). Tras ellas están Andrés Zapico y Joaquín Molpeceres. Este último, fundador de la empresa en 1985, ha estado involucrado en  casos de corrupción como la trama Gürtel y los papeles de Bárcenas donde figuraba como presunto donante del PP. Además, su empresa ha aparecido como una de las beneficiadas de un entramado de adjudicaciones por parte del Ministerio de Fomento que pagó por duplicado el mantenimiento de las carreteras; en este caso por la A-1. 

Las grandes empresas constructoras también aparecen inmersas en este negocio: entre otros, ACS, Ferrovial y Sacyr, cuyos máximos representantes –Florentino Pérez, Rafael del Pino y Manuel Manrique– dominarían los aparcamientos de Avenida de América, Corazón de María, Serrano y Daoíz y Velarde. Entre todos pagan de canon unos 318.000 euros al Ayuntamiento por 1855 plazas.

Algunos aparcamientos públicos datan de la época del franquismo como el de Luna de Tudescos, el de Santa Ana o el de Felipe II, en el centro de Madrid. Otros se construyeron el mismo año que murió Franco, en 1975, como el de Olavide.

Solo uno gestionado por los comerciantes locales

Tan solo uno de los 44 aparcamientos públicos de gestión privada está explotado por comerciantes de la zona: es el de Usera, situado al sur de Madrid y fuera de la almendra de la M-30. "Se construyó porque era un espacio que era una zona de almacenes y descampado. Los que estaban en la asociación pensaron que podríamos solicitarlo en aquel momento para dar servicio al público y para nuestros clientes", comentan desde la Asociación de Profesional de Comerciantes de Usera.

Por las 36 plazas que tiene el aparcamiento al aire libre, los comerciantes pagaron el año pasado unos 11.555 euros; es decir, 321 euros por cada una, según información obtenida a través de petición pública.

Aparcamiento público al aire libre de Usera

Aparcamiento público al aire libre de Usera Asociación de Comerciantes

"La concesión fue en 2003, uno de los puntos importantes es que nosotros tenemos que mantener el edificio y en este caso se pidió ese fragmento para mantener el parking. La obra la hicimos y la abonamos nosotros". Según detallan, los beneficios de este aparcamiento son escasos y la concesión no finaliza hasta 2049.

El de Usera es el cuarto aparcamiento con la plaza rotatoria de gestión privada más caro. La media se sitúa en 159 euros por plaza. La lista la lideran los aparcamientos céntricos de Colón, Las Cortes y Plaza del Rey. Todos gestionados por empresas como Empark, considerada la mayor empresa de parkings en España, y APK Aparcamientos de Cristian Abelló, hijo de uno de los empresarios más ricos de España, Juan Abelló.

Deudas y empresas extintas

Una de las empresas con menos plazas abiertas al público para su explotación se llama AISER, Arquitectura y Servicios, S.A. Gestiona las 73 plazas rotatorias del aparcamiento de Condesa de Gavia. Sin embargo,  un informe de la Cámara de Cuentas de Madrid del año pasada recalca que esta es una de las sociedades concesionarias que debe dinero al Ayuntamiento ya que consta "inscrita la extinción en el Registro Mercantil".  Este medio ha tratado de contactar en diversas ocasiones por la Cámara de Cuentas pero no se ha obtenido respuesta alguna.

Este mismo informe también recalcó que la última inscripción en el registro mercantil de la empresa Construcciones Valdemarín, S.L.,encargada del aparcamiento de Presidente Carmona, fue en 2002. No es la única empresa que se ha retrasado más de 10 años en incluir esta información. Ocho empresas más lo han hecho y 54 aparcamientos, abiertos para el público y para residentes, se han visto afectados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha