La portada de mañana
Acceder
Un cambio de Pfizer y la falta de previsión ponen en riesgo miles de vacunas
Cifuentes se sienta en el banquillo con una agenda desaparecida dos años
Opinión - Entre lo urgente y lo importante, por Esther Palomera

Las agradables sorpresas al comer en un restaurante vegetariano

Canal Empresas

0

De un tiempo para acá han aparecido diferentes propuestas culinarias de los más variado, y no cabe duda que, tanto el veganismo como el vegetarianismo son otras opciones a tener en cuenta. En primer lugar, la diferencia entre vegano y vegetariano suele confundir a muchas personas, que ven en estas propuestas como algo con cierto interés. Por ejemplo, el veganismo es más una filosofía que una manera de alimentarse. Los veganos piensan que la especie humana no está por encima de ninguna otra del reino animal, por lo que no consumen productos de animales ni ningún derivado. Excluyen de su dieta la leche, los huevos o la miel, y en prendas de vestir la lana, seda o cuero.

El vegetarianismo es la ausencia de consumo de productos animales, pero con tolerancia a algunos de los derivados, como los que hemos descrito arriba. Ello no quiere decir que haya vegetarianos que no consuman, por ejemplo, leche o huevos. Y el vegetarianismo llevado a la restauración es una fuente de sorpresas hacia quien nunca se ha planteado este tipo de alimentación. Buena prueba de ello es la cantidad de restaurantes vegetarianos en Madrid entre los que elegir y que permite, sin tener que desplazarse mucho, acceder a una oferta gastronómica que brilla con luz propia.

Comer en un restaurante vegetariano, ¿por qué no?

Muchas personas rechazan ir a comer a un restaurante vegetariano porque piensan que se van a encontrar con una propuesta que va a resultar sosa, aburrida y carente de personalidad. Piensan en el vegetarianismo como solo comer "hoja verdes", cuando en realidad, la carta de un restaurante vegetariano es de lo más variada posible. 

En primer lugar, los restaurantes que rechazan los productos animales como base de su carta suelen compensarlos con una asombrosa propuesta de hortalizas, legumbres y especias, además de productos derivados de las harinas que son un auténtico lujo. Las salsas ocupan un papel predominante, gracias a las cuales el sabor de los alimentos queda debidamente realzado.

Igualmente es una cocina que se nutre de ideas de carácter internacional y a las que nuestro paladar es un completo desconocido. Por poner un ejemplo, solemos consumir las lentejas de la misma manera, pero desconocemos que en países como el Líbano son el plato nacional, y que toman una dimensión diferente. Los restaurantes vegetarianos recogen todas estas propuestas para darles valor y hacer de este tipo de presentaciones algo sorprendente.

Un restaurante vegetariano está siempre cargado de sabor y una persona que se denomine como carnívora no echará en falta lo que consume de manera habitual. La pasta, ensaladas, wraps o guisos satisfacen paladares de todo tipo. Y es una comida que sacia, es muy nutritiva, sabrosa y genera un menor impacto en el entorno. porque no nos paramos a pensar, pero producir un solo kilo de carne de ternera lleva un ingente gasto de agua. La opción de comer en un restaurante vegetariano ayuda a tomar conciencia de los cuidados que debemos dar a nuestro media ambiente.

Generalmente, comer o cenar en un restaurante vegetariano es siempre una sorpresa agradable, porque las cartas se van renovando con frecuencia y aparecen nuevas creaciones. Es además una forma de dar cierto respiro al cuerpo, ya que las digestiones se hacen de forma muy ligera, el contenido calórico es el correcto y la cantidad de grasas que se consumen son muy bajas, casi todas provenientes del aceite de oliva, que son además de carácter monoinsaturadas, es decir, beneficiosas para el organismo. Cuando abandonamos un local de este tipo de comida nunca lo hacemos con sensación de pesadez ni de hartazgo.

Por tanto, dar una oportunidad a los restaurantes vegetarianos supone hacerlo ya no solo por una alimentación saludable y diversa, sino por otra manera de entender la forma con la que nos relacionamos con el entorno. No cabe duda que hemos de empezar a generar propuestas diferentes que se alejen de las tradicionales y que sean una manera más adecuada de alimentarse. Debemos dejar a las generaciones futuras un planeta con recursos, y el vegetarianismo es una buena manera de empezar ese cambio, necesario como ninguno.

En tu ciudad, barrio o bien cerca seguro que tienes a mano un restaurante que tenga una propuesta de vegetarianismo. Es siempre una alternativa interesante, ya que quien espera este tipo de comida como algo carente de sabor y aburrido se equivoca. Es una de las propuestas con más valor de la cocina actual, y lejos de ser una moda es un verdadero estilo de vida. Por otro lado, la proliferación de estos locales es una realidad y como consumidores debemos apoyarlos para que puedan mantenerse. Pensar en el vegetarianismo como propuesta culinaria cuando salimos a comer o cenar es siempre una manera de darnos cuenta y conocer lo importante que es apoyar al comercio local.

Etiquetas
Publicado el
11 de enero de 2021 - 00:00 h

Descubre nuestras apps

stats