¿Cuánto cuesta comprar una casa en el barrio de Chamberí?

Templete en la plaza de Chamberí

Canal Empresas

0

Comprar casa en Madrid supone una importante inversión, sobre todo si se escogen barrios como Salamanca, o Chamberí. En concreto, el precio medio de la vivienda en este último barrio es de 5.347 euros el metro cuadrado.

Pero es que Chamberí está de moda, su seña de identidad, especialmente la zona de Almagro, con su elevado número de palacios que fueron utilizados como residencia por parte de la aristocracia en los siglos XIX y XX, ofrecen hoy fincas para rehabilitar con viviendas fácilmente segregables. Esto atrae a muchos inversores con vistas a rentabilidades a corto y largo plazo.

Por otro lado, el barrio también acoge numerosas embajadas y organismos públicos debido a su tranquilidad, sus buenas comunicaciones y su variada oferta cultural y de servicios. Todo esto hace que sea una de las zonas más codiciadas de todo Madrid.

Cómo quedaría una hipoteca en el barrio de moda de la capital

Para calcular la hipoteca que quedaría al comprar en este barrio, lo mejor es usar un simulador y así poder echar cuentas de la inversión que se va a necesitar para vivir en el lugar con más glamour de Madrid. No obstante, para hacerse una idea bastante acertada, según datos de Idealista, el precio medio de la vivienda usada es de 5.347 euros el metro cuadrado, lo que significa que para una vivienda de 100 metros cuadrados se pediría un precio de 534.700 euros, mientras que la obra nueva puede llegar a superar los 10.000 euros.

Así que, partiendo del ejemplo anterior y teniendo en cuenta los gastos de hipoteca, comprar una casa en Chamberí supondría una hipoteca de 409.600 euros, que si se pone a devolver en 15 años tiene un coste total de 494.870 euros, con una mensualidad de 2.731 euros, esto incluye comisiones y otros productos a contratar habitualmente.

Lo anterior sería suponiendo que el banco cubra el total del valor de la vivienda, si se diera una entrada del 20% como es habitual, el importe total de la hipoteca sería 394.052 euros y la mensualidad se situaría en 2.171 euros. Y si se calcula para una vivienda más modesta de unos 60 metros cuadrados, las cuotas mensuales salen a 1.168 euros.

Teniendo en cuenta estos datos, todos los portales inmobiliarios están de acuerdo en que Chamberí es el segundo distrito más caro de Madrid por m2, además ha incrementado el precio en residencial un 9% en los últimos cinco años.

Por qué está de moda Chamberí

Además de los motivos que ya se han señalado al principio de este artículo, la existencia de oficinas prime, la implantación de coliving, el auge en la restauración y el retail, así como la distribución logística de última milla están entre los atractivos que alberga el distrito y esto se traduce en un incremento en los precios de vivienda.

En el mercado de oficinas, Chamberí incluye el Paseo de la Castellana, zona prime en este segmento en su tramo entre Plaza de Colón y Nuevos Ministerios. A su alrededor por tanto surgen todo tipo de servicios que aumenta el valor de las viviendas que allí se sitúan. En este sentido, la restauración se está desarrollando al mayor ritmo.

Otro de los segmentos que está encontrando lugar en la zona es el coliving un modelo residencial comunitario que suma aproximadamente, 100 camas en el barrio. Además, cuenta con 13 residencias de estudiantes que aglutinan más de 1.900 camas. 

Pero regresando a este modelo de vivienda que nació en Silicon Valley y que ahogar irrumpe en Madrid con fuerza, es un sistema a medio camino entre el piso compartido y una residencia de estudiantes. Estas comunidades comparten muchos de los espacios habitacionales como el comedor, biblioteca o sala de estar de manera que se potencia las relaciones interpersonales y las experiencias compartidas por encima de las posesiones materiales. Está pensado para jóvenes que buscan una vivienda de forma temporal, no para personas que busquen asentarse en un lugar por mucho tiempo.

Ahora bien, no hay que confundir este término tan cool con la precariedad laboral y social, o la imposibilidad de hacer frente a un alquiler o hipoteca con un salario bajo. Hay personas que comparten vivienda porque su sueldo mensual no les permite vivir por su cuenta, no porque escojan voluntariamente esta forma de vida. En esta situación se encuentran no solo personas solteras, sino incluso familias, que solo pueden acceder a una habitación en un piso compartido.

Dicho esto, conviene dejar claro que el coliving es una solución temporal para jóvenes que en un futuro se supone que tendrán acceso a una vivienda tradicional, ya sea en régimen de alquiler o en propiedad. Por lo tanto, no conviene normalizar la pobreza poniendo de moda este sistema para ocultar un problema real que padecen millones de personas cada día.

Etiquetas

Descubre nuestras apps