El tren como la alternativa más sostenible para viajar

Tren

Canal Empresas


0

Hay veces que acompañar nuestra vida diaria, tanto a nivel laboral como de ocio, con un entorno sostenible es complicado. Sabemos que viajar contamina, y mucho. En un mundo en el que el cuidado del medio ambiente es esencial, se hace necesario buscar alternativas que puedan acompañar a estos pequeños placeres de una forma sostenible. ¿Significa eso que no podemos viajar? No, significa que hay opciones mucho más ecológicas que el avión, por ejemplo, viajar en tren. Este medio de transporte ya contaba con muchos asiduos, por combinaciones, por precio, por la variedad de horarios y por la experiencia maravillosa que supone sentarse en una butaca y disfrutar del paisaje a través de la ventana. Además, hoy por hoy hay ciudadanos más comprometidos con la lucha contra el cambio climático y el impacto ambiental que supone viajar, algo que hace que el tren se sitúe como una de las mejores opciones para realizar determinados trayectos.

Un medio tan tradicional como pintoresco

En España el tren llegó en 1848. Por aquel entonces no se sabía nada de la huella de carbono, del CO2 y de todos estos temas tan preocupantes como la emisión de gases efecto invernadero. En esos momentos suponía la única forma de realizar largos desplazamientos de forma cómoda por tierra, siendo la primera línea inaugurada en España la de Mataró-Barcelona.

Con el tiempo, el tren quedó relegado a una alternativa a otros medios de transporte mucho más rápidos como el avión, pero seguía siendo una opción que permitía mayor libertad en los trayectos, más paradas (con sus pros y contras) así como la incomparable experiencia de observar el paisaje a través de las ventanas panorámicas de este medio de transporte.

Concienciados con el medio ambiente

En total hablamos de 173 años de historia en los que la tecnología ha evolucionado muchísimo. Nada tienen que ver esos primeros trenes con los modelos que podemos encontrar hoy, y lo cierto es que es algo que nos gusta; y es que, ahora ya no sólo queremos desplazarnos, queremos hacerlo de una forma respetuosa con el medio ambiente.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, el 72% de los gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera proceden del tráfico rodado, el 14% del aéreo, el 13% del marítimo y tan sólo el 0,5% del tren. Por tanto, podemos decir que el avión supone casi nueve veces más emisiones de gases efecto invernadero por pasajero y kilómetro que el que supone viajar en tren.

Retos del transporte ferroviario

No podemos negar que siempre es necesario trabajar más en este aspecto, y lo cierto es que el sector ferroviario no parece detenerse con estos buenos datos. Día a día se trabaja por modelos de trenes más sostenibles que permiten la alta eficiencia energética y movilidad inteligente. Podríamos poner muchos ejemplos, como el freno regenerativo, que se trata de un sistema de recuperación energética que permite que el motor transforme la energía cinética en energía eléctrica durante el proceso de frenado. Esto significa que un tren de Alta Velocidad puede llegar a devolver hasta un 10% de energía a la red eléctrica. En el caso de los Cercanías, hablaríamos de hasta un 40%.

Con todo ello, y aunque el avión sigue siendo la opción más rápida para poder moverse entre destinos, el tren está viviendo un resurgir interesante. Una manera mucho más sostenible de organizar nuestros viajes y de poder visitar otros lugares del mundo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats