eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Acoso a las 4

Isabel (nombre ficticio) cuenta como dos chicos la abordaron por la calle cuando volvía a casa después de una fiesta

40 Comentarios

Hace un par de semanas estuve en una fiesta de cumpleaños con temática de los años 20. Me gusta coser y había trabajado bastante en mi disfraz, un vestido corto color crema con flecos en la falda. En la fiesta lo había pasado bien, pero a las 4 estaba ya cansada y quise irme a casa. Me dio pereza incluso quitarme el disfraz, así que me puse mi chaqueta encima, me quité la peluca y las plumas y me fui. Los accesorios y mi ropa de calle iban en un bolsón enorme de una conocida tienda de disfraces. 

La boca de metro estaba a dos manzanas, iba tranquila. En un semáforo se me acercan dos tipos y me dicen que tengo las tetas grandes. Les ignoro. Se me acercan más, avasallando y diciendo que si no les he oído, que tengo las tetas grandes. Les respondo que no me importa un pito su opinión, que nadie se la ha pedido y no me interesa. No tienen por qué decir nada de lo que opinen de mí. Responden que ellos lo dicen porque les da la gana y punto. Se acercan más, avasallando. 

Uno quiso ser 'un poco mas conciliador' y metiéndome su smartphone debajo de las narices me exigió que le diera mi número, y que en qué se había equivocado su compañero para que yo no quisiera ligar con él. Le respondo que yo no quiero ligar con nadie, que yo tengo a mi novio en Alemania y que mi vida no les importa una mierda. Empiezan a gritar alto que yo, vestida con minifalda y medias de rejilla voy buscando, y que una mierda tengo novio en ninguna parte y que soy una zorra. La gente se ha reunido a mi alrededor y a quien miran con ojos de sueño es a mí, no a ellos. Me miran a mí, no a los que gritan, avasallan e insultan. Nadie actúa. Me niego a aguantar eso y cruzo el semáforo en rojo para escaparme. Los siguientes 50 metros hasta la boca del metro oigo cómo van gritando el dinero que tienen en la cartera para pagarme. ¡Dos de diez!, ¡Yo tengo uno de 20!

Vuelvo a casa asqueada, dolida, insultada... Ya no me parece que haya valido la pena trabajar en mi disfraz, ya no me parecen tan bonitas las fotos de la fiesta, y no me duermo pensando en lo bien que lo he pasado.

Micromachismos es un espacio para rastrear, denunciar y desmontar los machismos cotidianos que tantas veces pasan desapercibidos. Tú también puedes compartir tu experiencia escribiéndonos a micromachismos@eldiario.es o mencionando nuestra cuenta de Twitter @micromachismos_.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha