Opinión y blogs

Sobre este blog

Mujeres, jóvenes y de Unidas Podemos: por qué la derecha carga contra el viaje de Irene Montero a Nueva York

0

Cuatro personas posando sonrientes la plaza de Times Square, en el centro de Nueva York (EEUU). Es la imagen por la que, durante los últimos días, se ha criticado por una parte de la derecha muy duramente a la ministra de Igualdad, Irene Montero, y a tres mujeres de su equipo. Y por la que el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha llegado a pedir dimisiones. En realidad, es la misma estampa que el número tres de Alberto Núñez Feijóo, Elías Bendodo, protagonizó en 2016. Y muy parecida a la foto que se hizo Isabel Díaz Ayuso en septiembre de 2021 en el mismo lugar.

En la imagen de la última polémica montada por la derecha mediática y política salen, junto a Montero,  la portavoz de Podemos, Isa Serra, la secretaria de Igualdad, Ángela Rodríguez y la responsable de comunicación del Ministerio, Lidia Rubio. Se trata de un viaje para reforzar la agenda feminista en el que Montero ha tenido reuniones con la secretaria general adjunta de las Naciones Unidas y directora ejecutiva de ONU Mujeres, Sima Bahous; con la directora de Asuntos de la Mujer del Estado de Nueva York, Emily Kadar; o con la directora Ejecutiva del Consejo de Políticas de Género de la Casa Blanca, Jennifer Klein, entre otras.

Las críticas a la ministra de Igualdad, sin embargo han venido desde distintos flancos. En una entrevista en la Cadena SER, la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, criticó la visita de la ministra de Igualdad a Nueva York. “Esas imágenes de adolescentes que hemos visto por parte de una ministra del Reino de España y quienes la han acompañado no creo que sea lo que merecen los españoles en estos momentos (...) Parece más un fin de curso que realmente trabajar por España y por los españoles”, señaló.

No ha sido la única dirigente de su partido que se ha lanzado contra el viaje. “Posado groupie en Times Square”, dijo Elías Bendodo sobre la imagen del viaje, que calificó de “vacaciones gratis total” porque solo se ha visto una “foto con las amigas en los sitios emblemáticos” de Nueva York, pese a que el propio Bendodo protagonizó una imagen calcada en 2016 cuando presidía la Diputación de Málaga. Un poco más allá fue Cristina Cifuentes, que tuiteó la imagen con la frase irónica de “Jo, tías, nos vamos de excursión gratis total”, un tuit muy parecido al que publicó también Macarena Olona (VOX).

Más lejos aún ha ido el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, que ha criticado a la ministra de Igualdad hasta el punto de pedir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se “pronuncie” o “actúe en consecuencia”. Feijóo ha lamentado que Montero dedique “recursos para hacer turismo y jactarse de ello en redes sociales”. Y ha añadido: “Cuando una ministra y sus amigas deciden hacer turismo en Nueva York es una falta de respeto”.

Pero ¿qué hay detrás de todas estas críticas? ¿Por qué se critica el viaje de Irene Montero y no el de Bendodo o el de Ayuso, entre las decenas de cargos públicos que han emprendido expediciones parecidas? “Todo suma”, opina la politóloga e investigadora Silvia Claveria, “que sea un partido de izquierdas, que sean jóvenes, que sean mujeres y que estén en un área que reclama los derechos de las mujeres, porque las cosas más masculinizadas se toman más en serio”. “Si hubiesen ido a temas de Economía, quizá no se hubiese hablado de esta manera”, sentencia.

Pero el objetivo del viaje no es lo único en lo que se fija: “Se trata otra vez de la estereotipación de las mujeres como poco capaces o poco empoderadas, una distorsión de la conceptualización de la mujer como alguien que dirige un país”. Claveria lamenta que no sea un caso aislado: “A las mujeres se las representa o por omisión o por trivialización y se las juzga por sus cuerpos y sus vestidos, lo cual reduce el foco de lo que hacen realmente”. Recuerda por ejemplo las críticas a Leire Pajín por sus fotos en bikini, “cuando muchos ministros están gordos y nadie dice nada” o el episodio de la reina Letizia hace unos meses, al coincidir en una entrega de premios con una mujer que llevaba el mismo vestido. “Los hombres siempre van vestidos todos iguales y eso jamás se comenta”, opina, “a las mujeres se las juzga más por el ámbito privado que por su poder”.

En este sentido, lo que ha pasado con la foto de las integrantes de Unidas Podemos es que “se asume que son como menores de edad, que no tienen esa responsabilidad o autoridad que sí se les atribuye a otros ministros u otra gente. Se les pone un sombrero de niñas pequeñas que solo se lo van a pasar bien y ya”. Una infantilización que no suele ocurrir con los hombres.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Comunicación Política Verónica Fumanal, también señala el machismo detrás de las declaraciones de la derecha: “Siempre que se critica a una mujer por su aspecto o se intenta frivolizar con su imagen, detrás hay una estructura machista que lo permite. Y estas estructuras están muy vinculadas a las de poder”. Por eso cree que hay una “especie de síndrome de la impostora de estar usurpando cargos de poder que pertenecen a los hombres, y es ahí cuando la derecha carga contra esa usurpación”.

El machismo, un “envoltorio” para criticar a las mujeres de Podemos

La politóloga y experta en teoría feminista Mariam Martínez Bascuñán piensa que el machismo tiene mucho que ver, pero que “es el envoltorio de unas críticas” que en el fondo se deben a que son mujeres de Unidas Podemos. “Seguramente tenga que ver que tienen una agenda feminista, pero creo que si hubiese ido Alberto Garzón a tratar temas de Transición Ecológica hubiese pasado lo mismo y también se habría criticado”. Las críticas a un hombre de izquierdas, según Martínez Bascuñán, no “habrían tenido ese tono machista, pero el viaje sí habría dado lugar a la polémica, el cuestionamiento, etcétera”.

La experta en género cree que “obviamente, hay tintes machistas como la infantilización, la jocosidad con el aspecto físico o la crítica a la pose, que son cosas que siempre se relacionan más con mujeres”. Pero va más allá y señala que “lo que de verdad molesta es que sean de Podemos”. “Hay una concepción muy patrimonialista del poder por parte de la derecha, que impide la normalidad de un viaje de estas características”, asevera.

Martínez Bascuñán se “niega” a entrar en la polémica de que el viaje se haya hecho en el Falcon, el avión presidencial: “Es un viaje oficial y claro que se puede utilizar. No se me ocurre pensar en esta polémica si alguien de la Administración Biden hace un viaje oficial en el Air Force One o lo mismo con el avión de Macron”. “Lo que molesta principalmente es eso, que son de Unidas Podemos. Pero además son mujeres de más de 30 años y con una agenda de Igualdad”.

En las críticas de Cuca Gamarra, además, la experta ha identificado también un tono “clasista”. A la portavoz del PP le sorprendía que “las fotos de una de las principales líderes de Podemos sea en la cuna del capitalismo”. “Nueva York son muchas cosas y es una ciudad a la que hay que ir. Una ciudad cosmopolita y llena de cultura. Decir que alguien de izquierdas no puede ir a Nueva York es muy cutre”, concluye Martínez Bascuñán.

Fumanal coincide con Bascuñán en este sentido. “La derecha le hace críticas a la izquierda cuando está en determinados ámbitos de poder o tiene determinados privilegios”, asegura, “lo vemos cuando se van de vacaciones, cuando utilizan el Falcon... Hay una crítica muy afinada que pretende quitarle el componente aspiracional a la izquierda”.

La comunicadora opina que “si la izquierda está en ámbitos que no son humildes, de alguna manera se le critica para quitarle el aspecto de éxito y la capacidad de triunfar o disfrutar de algunos privilegios”. “Hay un interés de la derecha en decirle al votante que la izquierda tiene que ver con la pobreza y que la derecha es éxito”, asevera.

Cuatro personas posando sonrientes la plaza de Times Square, en el centro de Nueva York (EEUU). Es la imagen por la que, durante los últimos días, se ha criticado por una parte de la derecha muy duramente a la ministra de Igualdad, Irene Montero, y a tres mujeres de su equipo. Y por la que el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha llegado a pedir dimisiones. En realidad, es la misma estampa que el número tres de Alberto Núñez Feijóo, Elías Bendodo, protagonizó en 2016. Y muy parecida a la foto que se hizo Isabel Díaz Ayuso en septiembre de 2021 en el mismo lugar.

En la imagen de la última polémica montada por la derecha mediática y política salen, junto a Montero,  la portavoz de Podemos, Isa Serra, la secretaria de Igualdad, Ángela Rodríguez y la responsable de comunicación del Ministerio, Lidia Rubio. Se trata de un viaje para reforzar la agenda feminista en el que Montero ha tenido reuniones con la secretaria general adjunta de las Naciones Unidas y directora ejecutiva de ONU Mujeres, Sima Bahous; con la directora de Asuntos de la Mujer del Estado de Nueva York, Emily Kadar; o con la directora Ejecutiva del Consejo de Políticas de Género de la Casa Blanca, Jennifer Klein, entre otras.