eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La izquierda se vuelve a mover... con realismo

Los gobiernos de México, Grecia, Portugal y España demuestran que la izquierda tiene futuro si abandona el esencialismo

El pesimismo repunta en Francia, tras haberse amortiguado con la victoria de Macron

Dinamarca adopta duras medidas para restringir los derechos de los inmigrantes

- PUBLICIDAD -
López Obrador recibe el apoyo de los mexicanos, los políticos y la patronal tras su triunfo

Andrés Manuel López Obrador. EFE

En México, Grecia, Portugal y España la izquierda avanza

Jean-Michel Bezat cree en Le Monde que Andrés Manuel López Obrador en México, Alexis Tsipras en Grecia, Antonio Costa en Portugal y también Pedro Sánchez y su entendimiento con Podemos en España están demostrando que la izquierda que ha optado por abandonar el esencialismo aún tiene recorrido. Para el columnista francés, la excepción más sangrante es justamente lo que ocurre en su país:

" Una izquierda en parte liberada de sus oropeles ideológicos se mueve todavía. Tras Lula en Brasil, Alexis Tsipras en Grecia y Antonio Costa en Portugal, Andrés Manuel López Obrador, elegido presidente de México con el 53 % de los votos, podría dar una nueva prueba de que vive. En un país con el 46 % de pobres su campaña se ha focalizado en la lucha contra las desigualdades, así como en la erradicación de las otras dos plagas mexicanas, la corrupción y la violencia. Pero tras la victoria ha echado agua en su tequila para tranquilizar a los ambientes empresariales de la decimoquinta potencia económica del mundo. "Los cambios serán profundos pero se harán respetando el orden jurídico establecido", ha prometido. "No habrá confiscación ni expropiación de bienes".

" En contextos distintos, algunos dirigentes europeos han sabido adecuarse a la dura realidad. Desde luego, el griego Tsipras. Elegido en 2015 para dirigir un país en quiebra con un programa radical, el líder de Syriza tuvo la lucidez -¿y la valentía?- de retirar sus promesas inviables para evitar la salida del euro. Comprendió que el Grexit sería 'la ruina garantizada para los más modestos'. Atenas sigue bajo la vigilancia de Bruselas, pero ya no bajo su tutela financiera"

" Llegado al poder el mismo año en Lisboa, el socialista Antonio Costa ha levantado una economía devastada por la crisis de la deuda, tras tres años de austeridad humillante bajo la férula de los gestores de fondos. Ha pasado la página del rigor y ha rehecho las finanzas públicas, al tiempo que ha sostenido la actividad y el consumo. Lo ha hecho con sus difíciles aliados del Bloque de Izquierdas anti-austeridad y del Partido Comunista".

" En Madrid, Pedro Sánchez, victorioso en junio, quiere construir 'una nueva socialdemocracia contra el neoliberalismo' lo que le proporciona una neutralidad todavía benevolente de los radicales de Podemos que querían una coalición con él".

" El realismo económico y la valentía política tienen efectos en las urnas. Esas virtudes dan nueva legitimidad a la izquierda y deberían inspirar su refundación en Francia. Desde hace un año ese terreno está en barbecho. El Partido Socialista no tiene voz. Queda la Francia Insumisa, que se ha autoproclamado única fuerza de oposición de izquierdas a Macron. Pero hay una pregunta sobre ella: ¿ese maestro de la imprecación que es Jean-Luc Mélenchon aspira sinceramente al poder?"

" Esto respondió Tsipras en una entrevista a Le Point el 28 de junio: 'Tengo la sensación de que no tenía verdaderamente deseos de gobernar. Me he dado cuenta de que no sabría bien qué hacer en caso de victoria. Cuando eres de izquierdas, tienes que prepararte para el poder con un programa a favor de los más débiles. Pero sabiendo que a veces tendrás que tomar decisiones difíciles. El resto es postureo revolucionario' ".

" Mélenchon le ha fulminado en Twitter: 'Contrariamente a ti, Tsipras, nosotros queremos gobernar y no ser sometidos. No, no queremos gobernar como tú contra los jubilados, los funcionarios y la independencia del país'  ". 

Francia empieza a dejar de creer en Macron

Le Monde también reseña el prestigioso sondeo que cada año elabora Sopra-Steria y que concluye que el pesimismo de los franceses que en buena medida cayó tras la victoria de Emmanuel Macron ha vuelto a recuperarse:

" La idea de que Francia es un país en declive, que antes compartían 4 de cada 5 franceses cayó el año pasado al 69%. Este año de estabiliza en el 70%. Asímismo, la idea de que 'Francia es un país lleno de posibilidades' (53%) ha vuelto a caer a su nivel de 2015 (44%)".

"Por otra parte la confianza de los franceses en la mayor parte de sus instituciones políticas y económicas es débil. Se reforzó en 2017 y ha vuelto a caer a sus niveles anteriores. Sólo los alcaldes tienen un crédito sólido (68%). Por el contrario, la caída es clara en lo que respecta a la Unión Europea (36% de confianza, 5 puntos menos) y sobre las grandes empresas (40%, 4 puntos menos). La que se tiene en los diputados cae 7 puntos, hasta el 26% y es débil en lo que se refiere al presidente de la República: el 34%"

" Por otra parte el 66 % de los encuestados (el 87% de los de derecha y el 97% de los de ultraderecha) opina que 'hay demasiados extranjeros en Francia" y el 62 % considera que "los inmigrados no se esfuerzan por integrarse en Francia', al tiempo que sólo el 42% opina que la religión musulmana es compatible con los valores de la sociedad francesa". 

Dinamarca es el país más xenófobo de Europa

" Esto no puede terminar bien" titula el Guardian el artículo que dedica a las últimas medidas que el gobierno danés está a punto de adoptar para restringir aún más los derechos de los inmigrantes:

"Forzar a los inmigrantes a tener a sus hijos en guardería 25 horas a la semana desde la edad de un año; doblar automáticamente las condenas por delitos cometidos en los barrios de inmigrantes, 'ghettos'; amenazar con graves multas o incluso sentencias de cárcel para quien no denuncie a los padres sospechosos de haber pegado a sus hijos; establecer cuotas en las escuelas infantiles para que no puedan tener más del 30% de alumnos procedentes de zonas de inmigrantes".

" Todas estas medidas serán introducidas por el gobierno danés en último espasmo de xenofobia que aflige a la política europea. Parece que el gobierno danés quisiera ir más allá que cualquier otro gobierno europeo en su intento de asimilar a los inmigrantes por la fuerza. El gobierno y buena parte de la prensa utilizan el término 'ghetto' sin ironía para referirse a las viviendas sociales en donde se agrupan los inmigrantes. Es una manera de hablar que refleja muy claramente cómo hoy los musulmanes en Europa son víctimas de actitudes que tiempo atrás habrían sido calificadas de antisemitas".

" La política danesa ha estado marcada por la xenofobia y a veces el racismo desde hace décadas. El Partido Popular Danés obtuvo el 20% de los votos en las últimas elecciones".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha