eldiario.es

9

MOTOR

El ‘concept car’ Ariya anticipa cómo serán los futuros modelos eléctricos de Nissan

En concreto, adelanta la nueva identidad de Nissan como marca electrificada, además de concentrar las tecnologías de conectividad y conducción autónoma que se irán generalizando en el medio y largo plazo

Nissan Ariya.

Nissan Ariya.

Hay automóviles que son simplemente un coche más y otros que, por el contrario, ostentan la capacidad de mostrar cómo serán todos los modelos que una marca lanzará en un futuro más o menos cercano. El Nissan Ariya, a pesar de ser aún un concept car -eso sí, muy próximo a la realidad-, forma parte de esta segunda categoría, como quedó claro durante su presentación en el Salón de Tokio de 2019.

Más concretamente, el Ariya adelanta la nueva identidad de Nissan como marca electrificada, además de concentrar las tecnologías de conectividad y conducción autónoma que se irán generalizando en el medio y largo plazo. Es decir, que los futuros vehículos de baterías que ponga en el mercado la marca japonesa, y especialmente los de carrocería SUV, se parecerán mucho en sus rasgos esenciales a este concept de estilo armonioso y moderno.

El director de Diseño Global de Vehículos Eléctricos de Nissan, Giovanny Arroba, explica que han creado “una experiencia única de coche eléctrico” y que el Ariya resume su visión “sobre cómo dar forma al futuro”. Y prosigue: “Es un nuevo vehículo que está dispuesto a traspasar los límites del diseño y la tecnología para capturar la esencia de lo que un vehículo eléctrico realmente debería ser”.

En el corazón del prototipo se encuentra un sistema de propulsión provisto de dos motores eléctricos con los que la marca pretende brindar un equilibrio entre potencia y conducción precisa, así como multiplicar la estabilidad y la emoción al volante.

De anticipar la conducción automatizada se encarga el sistema de asistencia ProPilot 2.0, que combina el dispositivo de conducción guiada por autopista, el cambio de carril automático y la posibilidad de circular por un solo carril sin necesidad de utilizar las manos. Un nuevo asistente personal virtual puede ayudar a buscar información y localizar aparcamiento de modo que el conductor no tenga que desviar su atención de la carretera.

Con unas cotas de 4,6 metros de longitud, 1,92 metros de anchura y 1,63 metros de altura, el Ariya exhibe una carrocería de voladizos cortos que da lugar a un espacio interior considerable. También contribuye a esta amplitud la colocación de las baterías entre los ejes, una cualidad de la nueva plataforma CMF-EV desarrollada por Renault y Nissan que ha estrenado la firma del rombo en otro concept de lo más interesante, el Morphoz.

Sobre el modo en que tomó forma el prototipo, en cierta manera de dentro hacia fuera, Giovanny Arroba señala lo siguiente: “Todo empieza con una plataforma totalmente plana que nos ofrece hoy el pack de baterías de nuestro vehículo 100% eléctrico. De ahí surgen esas grandes ruedas de 20 pulgadas y esa nueva experiencia elevada de crossover eléctrico. En cualquier caso, el diseño exterior y el interior van de la mano siempre”.

Con respecto al habitáculo, Nissan se ha resistido a la tentación de instalar una de esas tablet a la moda y ha preferido recurrir a dos pantallas de 12 pulgadas unidas por un panel que fluye entre conductor y acompañante. Curvadas y en forma de ola, favorecen que asimilación de información por parte del usuario, informa el fabricante, además de situarse en una posición más segura, esto es, en la línea de visión y más cerca de la carretera.

A mayor abundamiento, Tomomichi Uekeri, responsable del equipo de ingeniería encargado de la interfaz entre hombre y máquina, asegura que “el ojo humano tiende a mirar de lado a lado durante la conducción. Las personas podemos ver y absorber más información si está dispuesta de manera horizontal. La visión periférica también funciona de esta manera”.

Hasta que lograron el resultado pretendido, los diseñadores crearon pantallas similares dentro de una especie de caja negra a la que bautizaron jocosamente como el monolito, en un guiño claro a la película 2001: Una odisea del espacio. Finalmente, consiguieron que esos dos displays que pueden pasar por uno solo se integren de manera natural en el diseño interior del coche y no parezcan un pegote lanzado al azar sobre el salpicadero, que es la impresión que se tiene en algunos modelos tanto de calle como de exhibición.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.