eldiario.es

9

MOTOR

Las marcas de coches se vuelcan con el esfuerzo de guerra contra el coronavirus

La mayoría de iniciativas de los grandes fabricantes mundiales recuerdan al esfuerzo de guerra realizado durante la Segunda Guerra Mundial

Fábrica de Ford en Kansas.

Fábrica de Ford en Kansas.

Junto a un rosario de muertes y penalidades de toda clase, la pandemia del coronavirus ha traído consigo hermosos gestos de solidaridad tanto individuales como colectivos. Entre otras muchas, las marcas de coches han dado un paso adelante para contribuir, si no a la erradicación de la enfermedad, sí a paliar sus efectos sobre la población, especialmente a través de la fabricación de respiradores para los enfermos más graves.

En iniciativas que recuerdan al esfuerzo de guerra realizado durante la Segunda Guerra Mundial, fabricantes como General Motors, Ford y Tesla han puesto a disposición del Gobierno de Estados Unidos sus instalaciones, cerradas en buena parte precisamente debido al coronavirus y aptas para la producción de dispositivos médicos en caso de que sea necesario. Jaguar y Toyota, por su parte, han respondido al llamamiento del Ejecutivo inglés para ayudar a fabricar respiradores.

La mismísima Ferrari está estudiando también cómo producir en su sede de Maranello estos equipos fundamentales para mantener con vida a los pacientes aquejados de insuficiencia respiratoria. La firma del cavallino y FCA (Fiat Chrysler Automobiles), junto a la marca de componentes Magnetti Marelli, se hallan en conversaciones con Siare Engineering International, la empresa líder en Italia en máquinas de respiración, para ver el modo de aumentar la producción de estos dispositivos.

Fue la directora ejecutiva de General Motors, Mary Barra, la primera en ofrecer el espacio no utilizado en sus fábricas estadounidenses para llevar a cabo “una movilización al estilo de la Segunda Guerra Mundial”, y acto seguido el creador de Tesla, Elon Musk, se sumó a la iniciativa. Este último explicó que los coches eléctricos disponen de sofisticados sistemas de climatización y que los vehículos de SpaceX, su empresa de transporte aeroespacial, incorporan equipos de soporte vital que podrían resultar de utilidad en las actuales circunstancias.

Vista de una planta de BYD.

Vista de una planta de BYD.

En China, el país donde surgió el Covid-19, la firma automovilística BYD decidió, ya a finales de enero, que ante la gravedad de la situación -por entonces solo aún en el gigante asiático-, iba a crear una línea de producción dedicada en exclusiva a la fabricación de mascarillas. Dicho y hecho: en dos semanas el proceso estaba en marcha, y apenas seis días después estaban haciendo lo propio con geles desinfectantes.

Otra marca china, Geely, además de haber desarrollado en tiempo récord un filtro para el habitáculo que protege del coronavirus, ha querido compartir los métodos gracias a los cuales ha conseguido mantener a raya el contagio entre sus trabajadores. En un artículo publicado en su página web, detalla los procedimientos con los que controlan el acceso de los 6.000 empleados de su sede central de Hangzhou por si fueran útiles para otros fabricantes, tanto de coches como de otros bienes. 

Flotas corporativa a disposición de los hospitales

En España, Toyota, Hyundai y Suzuki han puesto su flota corporativa a disposición de los hospitales y el personal sanitario de Madrid, adhiriéndose así a una campaña, #YoCedoMiCoche, nacida hace unos días cuando los taxistas y empresas de VTC ofrecieron sus vehículos a los profesionales que más están haciendo por atenuar los efectos del coronavirus entre la población.

Toyota España ha cedido a la Fundación Aladina y organizaciones de voluntariado una serie de coches con los que podrán trasladar pacientes a los centros hospitalarios, realizar visitas a los domicilios de los enfermos y llevar a cabo todo tipo de acciones necesarias en estos momentos.

Las circunstancias difíciles espolean la imaginación, y prueba de ello es la idea de medio centenar de empleados de Renault de fabricar mascarillas para hospitales y residencias de ancianos en las impresoras 3D de sus domicilios, así como de colaborar en el diseño de componentes para respiradores que también se pueden realizar en este tipo de dispositivos.

La marca del rombo favorecerá la iniciativa de sus trabajadores poniendo a su disposición la veintena de impresoras 3D (y sus consumibles) de que disponen. Renault, además, ha donado al sistema público de salud 30.000 mascarillas, 1.000 pares de guantes, 500 buzos traje y 100 pares de gafas protectoras.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.