eldiario.es

9

Facturas a pagar

El UCAM Murcia cayó derrotado por primera vez en la BCL, ante el Dinamo Sassari (78-83), en un nuevo final de moneda al aire que en esta ocasión salió cruz

Sadiel Rojas organizando un ataque

Sadiel Rojas organizando un ataque UCAM Murcia CB

La temporada es larga, tanto como los ejercicios fiscales, y al nivel en el que ya se mueve el UCAM Murcia, de cuando en cuando abre periodos de pago en los que no hay más remedio que pasar por caja y abonar las facturas; facturas de lo consumido anteriormente y facturas de inversiones a futuro, de pago adelantado por aquello que se espera disfrutar lo antes posible. Así, contra el Dinamo Sassari y en la BasketBall Champions Leage, al equipo de Ibón Navarro le ha tocado afrontar ambos tipos de desembolso: por un lado, ha pagado de golpe toda la factura del esfuerzo físico y mental que le supuso la semana anterior, con desplazamientos a Donosti y Krasnoyarsk, y con un partido de exigencia máxima frente a Valencia Basket; y por otro, ha empezado a pagar la factura por recuperar e ir introduciendo en el juego a Vítor Faverani.

Cualquiera podría pensar que la recuperación de un jugador tan importante como Faverani supondría una fuente de ingresos inmediatos -un mejor rendimiento colectivo desde ya mismo- o, al menos, que no tendría coste, pero esto no es así, e Ibón Navarro ya se encargó de anticiparlo en declaraciones previas al partido contra Valencia. Navarro no parece un técnico de los de ‘viva la virgen’, si me permitís la expresión: en mi opinión, se trata de un entrenador concienzudo y metódico que se centra en el tiempo presente y que, por tanto, intenta sacar el máximo rendimiento de las piezas con las que cuenta en cada momento. También avisó de que la BCL tenía que servir para ir buscando y encontrando el mejor tono competitivo posible de cara a la Liga Endesa, dado que es en la competición doméstica donde Murcia se juega el sustento. A ello hay que sumar que, con partidos entre semana, la cantidad de entrenamientos es menor respecto a otros equipos de la ACB.

Por eso, y sin que esto suponga en absoluto menospreciar a la BasketBall Champions Leage, en ocasiones estos partidos serán como entrenamientos con el equipo abierto en canal bajo los focos y ante los ojos de todos; entrenamientos al más alto nivel, sí, pero, a fin de cuentas, momentos propicios para seguir con la construcción del equipo. E insisto: con las impresiones que nos va dejando Ibón Navarro, y con las circunstancias impuestas por las continuas lesiones y recuperaciones de sus piezas, tiene pinta de que el proceso de construcción del equipo aún va a durar mucho.

Como ya apunté en una crónica anterior, aun valorando el trabajo del cuerpo técnico y su objetivo de mejora constante en la búsqueda de un mejor aprovechamiento de sus recursos, cabe preguntarse hasta qué punto no estarán constatando ya la imposibilidad de sacar más de determinados jugadores, o el desequilibrio producido en la plantilla bien sea por las lesiones, bien por el sempiterno asunto de los cupos o bien por ambas razones. Algunos nombres nos vienen a la mente y, sin tener toda la información, desde fuera sólo nos queda tener paciencia y analizar lo que vemos de manera constructiva y respetuosa. Por ejemplo, un dato a analizar es el de los paupérrimos porcentajes en tiros de campo que volvió a tener Murcia: 29% en triples y 39% en tiros de dos. Si encima capturó 20 rebotes menos que el rival, parece un milagro perder sólo por cinco puntos.

Dinamo Sassari no había ganado aún en la BCL, y vino aquí a ganar, claramente. Puede que sea el equipo ‘más equipo’ de los que ha tenido que afrontar el CB Murcia hasta la fecha en esta competición; con un líder ‘top’ en estado de gracia, Bamforth, dispuesto a coger el mando en los momentos calientes, pero también con un buen grupo, con roles definidos y con una buena dirección desde el banquillo. Y, aun así, los de Ibón Navarro, en modo ‘pagar facturas’, estuvieron en el partido casi todo el tiempo y nos llevaron a otro final apretado que esta vez no tuvo premio.

Murcia, que dejó fuera de la convocatoria a Benite y Soko, repitió su ya tradicional y peligrosa ‘caraja’ inicial con un parcial de 0-10, y luego fue intercambiando golpes y parciales más o menos contundentes con el equipo italiano. Con un Lukovic incapaz de parar a su defendido, el técnico vasco optó entonces por jugar con sus dos cincos en pista, Tumba y Delía, y logró equilibrar el marcador con una mejor defensa y con acierto en el triple. Todavía en el primer cuarto, Navarro hizo debutar a Faverani, que con una bandeja empató el choque a 17 y después robó un balón. Entre el final de este cuarto, que tuvo su colofón en una espectacular canasta de Rojas sobre la bocina, y el principio del siguiente, Vítor Faverani y sus compañeros tuvieron su primer ensayo serio en pista. Más tarde, Murcia volvió a incurrir en errores y despistes defensivos, y el entrenador nos enseñó algo nuevo: jugó con sus tres bases a la vez, Hannah, Kloof y Martín, tratando de detener el acierto exterior italiano y de imponer orden al ataque. Esto no resultó y Sassari llegó a tener 9 puntos de ventaja, 28-37, que se pudieron enjugar gracias a un parcial de 11-0, con un Hannah inmaculado en el triple: con el 39-37 se llegó al descanso.

En el tercer cuarto siguió el intercambio de golpes, pero sin grandes parciales a favor de uno u otro equipo: ni siquiera el cortocircuito de Sadiel Rojas, sancionado con una técnica en la misma jugada de un 2+1 a favor de Sassari, impidió al CB Murcia llevar el ritmo de partido y coger cinco puntos de ventaja antes de encarar el último periodo: 63-58. Y poco después se acabó lo que se daba: con 66-61 a falta de 7 minutos para el final del choque, el equipo rojiblanco entró en bonus y también en barrena.

Los Randolph, Hatcher y Jones dieron la ventaja a Sassari, y los italianos ya no soltarían el mando, especialmente cuando Scott Bamborth olió la sangre del bonus murciano y se hizo con todos los ataques de su equipo. ‘Balones a Will’ frente a un UCAM Murcia con los plomos fundidos, sin correr en el balance defensivo e incapaz de parar al escolta en estático, ni en la defensa del uno contra uno, ni con ayudas. Esta vez no pudo emerger Urtasun para dar aire, y hasta el final todo fue o canasta, o tiros libres de Bamforth: 78-83.

Lo que está por venir son dos desplazamientos: el primero será el domingo hasta el Palau Blaugrana, una de las canchas aún no conquistadas en ACB en la historia del CB Murcia, y frente a un Barça que vendrá con dos partidos seguidos de Euroliga a sus espaldas y con su primer bache de juego y resultados; y el segundo a Alemania para jugar contra el Ewe Basket de Oldemburg, equipo con el que comparte balance de 2 victorias y 1 derrota en la primera fase de la BCL.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha