eldiario.es

9

REGIÓN DE MURCIA

Caciques

"Así, chulería tras chulería, los dirigentes populares murcianos han ganado en el mundillo de la imagen lo que perdían en el mundo real: infraestructuras, educación, libertades y patrimonio de Murcia."

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, Roque Ortiz

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, Roque Ortiz

Las filtraciones de Roque Ortiz aleccionando a sus pedáneos sobre cómo pedir obra pública sin pasar por concurso y las amenazas de dejar sin trabajo a gente si pierden las próximas elecciones son la gota que colma el vaso de la opinión pública que ya está saciada de las maneras machistas y (ahora sabemos que) caciquiles de este personaje.

No es el único "popular" que gasta esta extraña "formalidad" tabernera, los malos modos de Juan Guillamón en el parlamento cartagenero (en el diario de sesiones consta su costumbre de responder a la oposición con desdén y rozando el insulto) o de Esteban Bernabé en la Delegación del Gobierno (ha dado una rueda de prensa para anunciar la captura de 3 vándalos mientras cohortes enteras de neo fascistas se le comen las calles) dibujan un partido prepotente bajo el recuerdo de Trillo y otros "piezas" que, a pesar de dar golpes en la mesa de la murcianía, acudían mansos a Madrid y olvidaban las necesidades locales nada más subir Chinchilla.

Así, chulería tras chulería, los dirigentes populares murcianos han ganado en el mundillo de la imagen lo que perdían en el mundo real: infraestructuras, educación, libertades y patrimonio de Murcia. Mientras que los dirigentes del PP asistían trajeados y bien alimentados a reuniones y desfiles en el centro de la ciudad, mientras externalizaban servicios para que sus coleguitas tuvieran oportunidades de negocio, mientras construían una ciudad fea, asfáltica y ayuna de servicios en el norte de la capital, mientras ignoraban a los creadores artísticos... la Murcia de siempre, la milenaria región de los huertos, los saladares vírgenes, los mineros y las águilas costeras, caía en el olvido: Murcia sigue, como en los años 40, a la cabeza en analfabetismo, dependiente de los presupuestos generales del Estado (pues no tiene industria y a nadie parece ocurrírsele poner ninguna fábrica, excepto la servil explotación turística), carente de vías férreas que conecten sus pueblos y sus pedanías, ha perdido su patrimonio medieval y ha ahogado la joya feraz de su río y su Mar Menor en sendos charcos verdes.

A ellos quiero recordarles que el trabajo, es decir, el medio de vida de cada uno, no es un privilegio ni algo que es concedido desde arriba.

Recientemente, además, hemos sabido que vecinos luchadores de todo signo y en todo el espectro político han sido encarcelados, multados y desprestigiados por sucesivos Delegados de Gobierno incompetentes.

A la energía solar, cuya investigación y desarrollo esta Región debería liderar ni está... ni se la espera.

Los frutos de la chulería popular son mínimos. Sus compañeros de Génova 13 se ríen de ellos en cuanto bajan Chinchilla.

A pesar de todo esto, puede que en algún lugar de este país haya alguien reflexionando sobre las polémicas declaraciones del concejal Ortiz (quien espero que haya sido cesado a la publicación de estas líneas), alguien honrado pero necesitado de trabajo, o bien no necesitado pero habituado a las costumbres de "hablar" directamente con "los que manejan los dineros" y puede que estas personas opinen que es bueno que por lo menos alguien les dé trabajo y que quién lo va a hacer si se van los "señores"...

A ellos quiero recordarles que el trabajo, es decir, el medio de vida de cada uno, no es un privilegio ni algo que es concedido desde arriba. Cada uno de nosotros nacemos sobre el planeta Tierra libres y únicos, y con el derecho inalienable a vivir y a ganarnos la vida haciendo lo que cada uno desee o sepa hacer mejor. A este respecto, el único deber de los gobernantes es procurar que las tareas a cumplimentar sean repartidas entre todos con las mismas oportunidades y en igualdad de condiciones. Y que si hay que arreglar una acera o educar a unos niños, este trabajo debe ser sacado a concurso publico transparente y ganado por la mejor oferta, nunca por el amigo o el sumiso. Eso por no hablar de los numerosos métodos de laborar entre todos nosotros sin ayudas. Desde la cooperativa hasta la empresa pública común tenemos un amplio abanico de modos de trabajo para los que no necesitamos crédito de nadie.

La sociedad es una reunión de iguales y no una taberna de señoritos y siervos.

*Cristina Morano es Escritora y miembro de Cambiemos Murcia

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha