eldiario.es

9

REGIÓN DE MURCIA

Goebbels y el cambio climático

- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave. Muy bien usado por el PP y ahora por Vox, pero en general por cualquier inmoral con principios de quita y pon

La recuperación plena de un ecosistema degradado puede durar varios siglos

La recuperación plena de un ecosistema degradado puede durar varios siglos EFE

La emergencia climática lo es porque el cambio climático se ha visto de lejos como algo que sí, que está ahí, pero que ya lo abordaremos algún día. Sin embargo, desde la década de los setenta legiones de expertos multidisciplinares llevan avisando por activa y por pasiva con evidencias, cada día más sólidas, contundentes y mejor construidas, sobre observaciones y predicciones que, incluso siempre intentando no alarmar para no ser machacados por los lobbies energéticos, entre otros, han demostrado quedarse muy cortas. 

El Grupo Internacional de Expertos sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC), tan atacado por los negacionistas (los de verdad, no los Martínez cualquiera que logran algo de fama pasajera entre cerveza y cerveza repitiendo como papagayos la enésima simplificación burda y obscena que han oído), desde hace dos décadas está dando análisis y predicciones que, con el paso de los años, se han demostrado increíblemente certeras, en sus rangos medios y altos de predicción, y con un nivel de precisión que hace que su lectura sea un excelente ejercicio de vacunación ante la manipulación para cualquier ciudadano.

Sin embargo, por algún motivo, la gente tiende a ignorar la apabullante evidencia científica, que no 'opinología', y, aunque eso no sea una sorpresa, se aferra a los mantras rancios, simplones y ramplones que se les ponen a tiro, siempre que se les diga que pueden seguir consumiendo y sin cambiar nada, salvo, quizá, separar la basura en tres o cuatro bolsas distintas, y ya habría que darles un Nobel de la paz por ello, porque ¡vaya nivel de esfuerzo e implicación!

Ahora bien, ¿por qué se produce dicho fenómeno? ¿Es todo el mundo imbécil o colaborador necesario con un genocidio y ecocidio sin precedentes? Bueno… sí y no.

Aquí entra en juego nuestro amigo, el cojo diabólico. Un genio sin parangón, aunque lo fuera para el mal sin paliativos. No sé si estaréis familiarizados con este personaje deleznable y, sobre todo, si conocéis los que se han venido en denominar "los once principios de la propaganda nazi de Goebbels". Buscándolos así, tal cual, en Google, los encontraréis fácilmente y podréis leerlos en un par de minutos. Es una lectura corta, pero muy reveladora. Todo aquel que los ha leído un par de veces y los ha interiorizado resulta inmunizado en gran medida contra la propaganda (salvo que sea parte de los propagandistas), porque ya se sabe, el Diablo necesita que creamos que no existe para hacer y deshacer a su antojo.

Obviamente, no voy a entrar a detallar todos los principios, ya que eso lo dejo a cada uno, pero por mencionar alguno de los más significativos en relación al tema con el que nos jugamos el aire, la comida y el agua de nuestros hijos, me gustaría citar dos de ellos:

- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave. Muy bien usado por el PP y ahora por Vox, pero en general por cualquier inmoral con principios de quita y pon. En cuanto al cambio climático se puede ver por ejemplo con aquello de "pero si lleva tres días haciendo frío (en un punto cualquiera irrelevante), ¿qué coño va a haber calentamiento?", o si Greta Thunberg coge un tren… "vaya niñata falsa, tanto decir que no hay que contaminar". La anécdota irrelevante convertida en caricatura, exagerada y tergiversada hasta la náusea.

- Principio de la vulgarización. "Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar". Ejem, creo que éste ni lo voy a comentar. Se explica él solito.

- Principio de orquestación. "La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas". De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.  Fácil hallar en los ejemplos que puse más arriba cómo toda la troupe vergonzosa de colaboradores mediáticos con el genocidio planetario baila el agua que se les marca por sus auténticos amos, que no son precisamente los accionistas.

- Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, en este caso, con respecto al cambio climático, usando informaciones fragmentarias, desvirtuarlas, retorcerlas, ignorar las partes que no interesan, e incluso decir verdades parciales fuera de contexto cuya refutación lleva mucho más tiempo que el eslogan insidioso y falsario que se lanza desde la horda mediática.

En fin, los otros siete son demoledores y debería mencionarlos, pero espero haber creado el suficiente interés para que el lector dueño de su propia mente los busque, caso de no conocerlos, y los ojee y tal vez a través de su lectura y comprensión, la próxima vez que se encuentre con noticias sospechosas e interesadas, podrá aplicarles un implacable escrutinio desde la pregunta central: ¿es así como me lo habría vendido Goebbels?

Considero que estamos en guerra, una guerra total, como la que declaró Goebbels en 1943, tras la debacle de Stalingrado. El enemigo es insidioso y tiene medios ilimitados. Tal vez no podamos ganar, ya se verá, pero lo que desde luego no podemos hacer es aceptar la derrota antes de que sea completa. Al menos, a mí no me da la gana.

¡A despertar conciencias!

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha