eldiario.es

9

REGIÓN DE MURCIA

Tibieza del alcalde de Murcia con la Memoria Histórica

A la vista de la tibieza y el retraso con que se ha enfocado ese homenaje a nuestros deportados, pareciera que el alcalde José Ballesta se ha visto forzado a dar cumplimiento a aquella moción, pero sólo para guardar las formas

Placa conmemorativa a los deportados murcianos en los campos de concentración nazi

Placa conmemorativa a los deportados murcianos en los campos de concentración nazi eldiariomurcia

Cuando el 29 de junio del pasado año 2017, y por acuerdo conjunto de la junta de portavoces del Ayuntamiento de Murcia, el Pleno municipal aprobaba por unanimidad rendir un homenaje a los 85 murcianos del municipio deportados a los campos de exterminio nazis, quienes estamos embarcados en que en este país se conozca la Verdad sobre la represión franquista y nazi, se haga Justicia y se produzca la Reparación, veíamos que toda una Corporación municipal, aparcando aparentemente sus diferencias ideológicas, demostraba cierta sensibilidad con el drama humano y personal que supuso aquella horrible experiencia histórica.

Para hacer memoria, recordemos que aquella moción, que se gestó merced a los buenos oficios del joven historiador ceheginero Víctor Peñalver, fue auspiciada por la Asociación para la Recuperación y Defensa de la Memoria Histórica de Murcia-Tenemos Memoria (MHMU) y tramitada inicialmente por los grupos de la oposición.  Y aunque recogía tres acuerdos, a saber, reconocimiento institucional del Ayuntamiento de Murcia hacia los deportados en los campos de exterminio entre 1940 y 1945, la instalación de un monolito en una calle o plaza pública en la memoria de las víctimas y un homenaje personal por parte del Ayuntamiento a D. Francisco Griéguez Pina, único murciano de la capital superviviente en esos momentos, no preveía lo que nos parece fundamental, y que sí reclamó MHMU: inscribir los nombres de los 85 murcianos represaliados.

Ha pasado todo un año sin que el equipo de gobierno hubiera hecho efectivo ese acuerdo de pleno. Por fin, el pasado lunes 25 el Ayuntamiento de Murcia lo cumplió sólo parcialmente. El pequeño monolito instalado en un lugar con escaso tránsito peatonal y poco visible, la calle Derechos Humanos, no contiene, como he dicho arriba, los nombres de las víctimas. A mayor abundamiento, si lo comparamos con otras esculturas que adornan la ciudad, como el Monumento al Nazareno y la estatua sedente del rey Alfonso X el Sabio, ubicados en sitios tan céntricos como la Glorieta de España y la Gran Vía que lleva el nombre de aquel monarca, respectivamente, no resiste la comparación con el diseño y la relevancia de esos grupos escultóricos. Y como advirtiera acertadamente el compañero de Cambiemos Murcia Carlos Egio en un tuit, por lo visto matar toros (en alusión al monolito dedicado a Ortega Cano) tiene para el PP el mismo valor que morir por la libertad. La memoria de las víctimas murcianas de la represión nazi hubiera merecido un esfuerzo y dedicación mayor por parte del equipo de Gobierno.  El homenaje personal a Francisco Griéguez tampoco va a ser ya posible, pues falleció hace unos días. Y se hubiera podido hacer, porque en los actos del lunes se encontraban familiares directos, su sobrina y su hermana.

Monumento a Alfonso X el Sabio (Murcia)

Monumento a Alfonso X el Sabio (Murcia)

A la vista de la tibieza y el retraso con que se ha enfocado ese homenaje a nuestros deportados, pareciera que el alcalde José Ballesta se ha visto forzado a dar cumplimiento a aquella moción, pero sólo para guardar las formas, pues parece claro que el PP no se destaca precisamente por su entusiasmo con Ley de Memoria Histórica. (Recordemos, a este respecto, que el expresidente Rajoy se jactaba de la nula consignación presupuestaria para el desarrollo de esa ley).

Por eso, en relación con el cumplimiento de la misma por parte de este Ayuntamiento, detectamos en el equipo de Gobierno algo más que relajación.  No de otro modo hemos de entender la parálisis que se observa en las obras de rehabilitación de la Cárcel Vieja de Murcia (en las que está previsto, recordemos, un espacio para la Memoria), una vez resuelto el concurso de ideas previo a la licitación de esas obras, o la desesperante lentitud con que transcurren los trabajos para la eliminación del callejero franquista. Por cierto, y aunque no sea competencia municipal, la existencia de la inscripción falangista en la fachada de la catedral que da a la Plaza de la Cruz es algo que rechina a cualquier demócrata. La MHMU ya se ha puesto en contacto, sin éxito por el momento, con el Deán de la Catedral y cursado escritos al Obispo de la Diócesis Cartagena-Murcia. ¿Podría el Ayuntamiento hacer algo más para la desaparición de esa vergonzosa inscripción?

Esperemos que otra Corporación municipal con distinto sesgo político sea más sensible al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.   

*Diego Jiménez es Vocal de la Asociación para la Recuperación y Defensa de la Memoria Histórica de Murcia-Tenemos Memoria

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha