eldiario.es

9

Zafarrancho en la Glorieta

"Filtrar esa grabación solo buscaba lanzar un misil a la línea de flotación del alcalde Ballesta de cara a su posible concurso en 2019."

"Al fin y al cabo, lo que Roque dijo a los pedáneos y representantes de las juntas municipales de su partido no era nada nuevo bajo el sol."

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, Roque Ortiz

El concejal de Fomento del Ayuntamiento de Murcia, Roque Ortiz

No es la primera vez que alguien amenaza con una moción de censura, lanza el mensaje a los cuatro vientos, teatraliza unas conversaciones y, al final, todo se queda en agua de borrajas, bien porque no se cuenta con respaldo suficiente o porque la iniciativa ni siquiera llega a debatirse.

En Murcia, unas desafortunadas palabras del concejal de Fomento, Roque Ortiz, han dejado más que patente que hay dirigentes en el seno del PP que se toman el chocolate de espaldas. El muñidor italiano Giulio Andreotti, que de eso sabía un rato, fue el que sentenció aquello de que en la vida había amigos, conocidos, adversarios, enemigos y compañeros de partido. Filtrar esa grabación solo buscaba lanzar un misil a la línea de flotación del alcalde Ballesta de cara a su posible concurso en 2019. Ahora este se encuentra entre la espada y la pared. O cesa a Ortiz o pende sobre su cabeza la moción de censura, anunciada por el PSOE y sobre la que la oposición calienta motores.

¿Llegará la sangre al río? La clave está en Ciudadanos, el partido que en su día posibilitó al PP su continuidad tras dos décadas en la alcaldía de la capital, por haber sido la lista más votada. La formación naranja, esa misma que ahora vive momentos efervescentes tras su victoria en Cataluña.

Pasa como expresó magistralmente aquel político gallego en los venerables tiempos de la Transición: eso de ‘al suelo, que vienen los nuestros’.

Es evidente que hay gente en Ciudadanos que le tiene muchas ganas a los populares en Murcia, si bien es cierto que la última palabra no la tendrán ellos. Y es que desbancar al PP de la alcaldía, faltando año y medio para que acabe la legislatura, con el apoyo de “socialistas, podemitas y comunistas”, no sé si lo encajarían de buen grado muchos de sus potenciales votantes. Así es que lo más probable es que la moción de censura no prospere, que Roque Ortiz sea cesado ante la presión general -incluso del propio aparato del PP, con aviso a navegantes del propio López Miras-, o que siga en su puesto con el apoyo tácito de su alcalde, contra viento y marea, hasta junio del año que viene. La relación de Ballesta y Ortiz se remonta a la época en la que el primero era rector de la UMU y el segundo, su gerente.

Al fin y al cabo, lo que Roque dijo a los pedáneos y representantes de las juntas municipales de su partido no era nada nuevo bajo el sol, pues lo de colocar ‘a los nuestros’ es algo que siempre pasó, pasa y me temo que seguirá pasando. Pero estas cosas tan poco ejemplares y nada edificantes no se publicitan ni de ellas se saca pecho en público. Y menos, si todos hoy llevamos en el bolsillo un teléfono móvil con grabadora, de esas que carga el mismísimo diablo. Con todo, está claro que a algunos de sus correligionarios les ha venido de perlas la efusividad verbal del concejal, situado estos días en pleno centro de la diana. Pasa como expresó magistralmente aquel político gallego en los venerables tiempos de la Transición: eso de ‘al suelo, que vienen los nuestros’.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha