eldiario.es

9

Seis consejos que harán de ti un presidente autonómico eficiente

¿Eres presidente autonómico? ¿Son cada vez más los que, injustamente, creen que has venido a la política a forrarte y no a hacer de tu comunidad un referente económomico, cultural y social?  ¿Las pesadillas con imágenes de duchas penitenciarias y pastillas de jabón que se resbalan de tus manos son cada vez más frecuentes?  ¿Comienza a cernirse sobre ti el socorrido “esa persona de la que usted me habla”?  Si la respuesta a todas estas preguntas es sí, tenemos seis consejos  que pueden cambiar radicalmente tu vida, y que  allanarán tu camino hacia un retiro dorado donde incompetencia, inmoralidad y desvergüenza, pasan totalmente desapercibidas,  tal como un ministerio, un puesto en el Consejo de Estado o porque no, una presidencia de Gobierno.

CONSEJO NÚMERO 1: UN FISCAL ES  LO QUE TU QUIERES QUE SEA

Este consejo es capital. Ejemplos los tenemos a miles: el caso Noosel caso Ritaleaks,  el Caso Bárcenas… Olvida  ese concepto bucólico, basado en `thrillers´ judiciales yanquis sobre que el fiscal es un funcionario que debe dirigir la investigación criminal y atacar al acusado en defensa del interés del Estado. Bastante tienes tú con aguantar a la oposición y a los diarios bolcheviques digitales, como para encima tener que ir a pasar un mal rato a los juzgados. En España,  un fiscal no es un fiscal. Un fiscal es lo que tú quieres que sea, que para eso has ganado las elecciones.

CONSEJO NÚMERO 2: NO INFRAVALORES EL PODER DEL AZAR

Puedes encontrarte con el problema de que el fiscal tenga algunas de esas cualidades tan sobrevaloradas hoy en día: dignidad, integridad, objetividad…en fin, CHORRADAS.  Sin ningún género de dudas, la criptonita de los presidentes autonómicos eficientes no es otra que  un fiscal anticorrupción íntegro y por tanto nuestro consejo número uno no te va a funcionar.

No te pongas nervioso, mantén la calma. De hecho nuestra recomendación es que no hagas absolutamente nada, deja que sea el azar el que ponga las cosas en su sitio. A lo mejor, sin saber por qué,  una panda de cacos entra a casa de ese fiscal que te está investigando. E incluso, en el colmo de las casualidades, resulta que esos cacos tienen una extraña querencia por ordenadores con información comprometida y no tocan dinero, obras de arte ni televisiones de plasma. Cosas más raras se han visto, ¿verdad? Oye, ¿qué al final resulta que el fiscal tiene una copia de esa información en su despacho? No pasa nada, al menos los ladrones podrán  sacar una buena pasta en Wallapop por el ordenador. Eso sí, antes de venderlos, crucemos los dedos para que no olviden borrar la información de los dispositivos, que nunca se sabe.

Si aun así, el fiscal sigue insistiendo en investigarte, vuelve a creer en la casualidad, nunca pierdas la fe.  ¿Y si el asalto vuelve a suceder por segunda vez? ¿No puede, el aleteo de una mariposa, provocar el asalto a la casa de un fiscal para robar información sensible? ¿Acaso no hay gente que ha sobrevivido  a dos accidentes de avión?

Llegados a este punto puedes llegar a sentir ciertas dudas, porque, pese a que tú no tengas nada que ver con estas extrañísimas coincidencias,  ¿no sospecharán tus electores de un segundo asalto a una casa de un fiscal anticorrupción en un periodo tan corto de tiempo?  ERROR. El fuerte de tu votante potencial no es precisamente la capacidad crítica. Si  durante décadas, tu partido se ha empleado a fondo para  cargarse la educación de tu comunidad y por ende, el criterio de tus votantes, ha sido precisamente para que ocurran enormes e increíbles casualidades como estas  sin consecuencias electorales. Qué demonios, incluso si ocurre un tercer asalto es muy probable que la gente comience a verlo como algo normal .

CONSEJO NÚMERO 3: PIDE UN FISCAL A LA CARTA

Si aun así el fiscal sigue sin captar el mensaje y, de forma injusta, un clima de suspicacia comienza a rodearte tras el triple asalto a casas ajenas, recurre a tus superiores  para que te ayuden a reconducir la carrera de ese funcionario díscolo. Recuerda que cuando a  un presidente autonómico  le van mal las cosas en los juzgados, no tiene que cambiar de juez o de abogado, tiene que cambiar de fiscal .

No se trata de echar a nadie, por Dios, sino de buscar un destino más interesante para ese encomiable servidor público que comienza a estar ligeramente obsesionado contigo.  En el fondo casi se puede decir que le estás haciendo un favor. Eso sí, procura que  tus superiores busquen un sustituto que sea de tu  cuerda, pero sin pasarte. Que no sea un familiar directo, no olvides que la clave es la sutilidad y que tú eres muy fan de Voltaire, ¿o era Montesquieu?

CONSEJO NÚMERO 4: MANEJA A LOS MEDIOS

La prensa, qué cojones, TÚ prensa, no está ahí para hablar de LA VERDAD, está ahí para hablar de “la verdad”. Te has dejado la vida por poder usar esas comillas y ahora nada ni nadie, y mucho menos la dignidad profesional de una panda de juntaletras, se va a interponer en tu camino. Utiliza los medios.  Haz que rebusquen en la basura de tus rivales. Siempre habrá un concuñado de algún diputado regional de Podemos con antecedentes penales. También puedes inventarte que el principal partido de la oposición te ha puesto quince  querellas.  No dudes en presentarte ante la opinión pública como una víctima de un complot urdido en el horno macartista de la oposición bolchevique. Pon el ventilador a tope, apunta hacia la ventana y deja caer la mierda. La verdad no existe, la capacidad crítica de tus votantes tampoco. Aprovéchalo.

CONSEJO 5: SÉ DISCRETO

Si uno de tus compañeros, un ministro de Justicia por poner un ejemplo totalmente imaginario,  accede a información reservada  de la Fiscalía en un caso de supuesta corrupción en el que estás inmerso, y se reúne contigo para contártelo, procura que nadie se entere que esa reunión tuvo lugar. Sé discreto siempre. Limítate a utilizar esa información, que nunca debería haber llegado a ti, para contarla a todo el mundo.

Nunca  reveles tus fuentes aunque todo el mundo sepa quién te ha dado el soplo. Tranquilo,  contrariamente a lo que pueda parecer, eso no te hará parecer un idiota o un bocazas, sino que te dará empaque y creará en torno a ti, una sensación de misterio y poder. Eso aumentará tu prestigio e incluso te hará parecer más atractivo, a la par que dejará a la altura del betún  al ministro, un posible rival político para el próximo gabinete.  Si consigues librarte de la cárcel, claro.

CONSEJO NÚMERO 6. ELIGE BIEN A TUS SOCIOS

A veces la democracia es un coñazo y no siempre vas a poder gobernar en solitario. Es vital que  busques una amante que sea buena en la cama y te exija lo mínimo a cambio. Tranquilo, estamos hablando de política, es sólo una metáfora.   No te estoy aconsejando que frecuentes casas de citas. Pero casi: te estoy aconsejando que te asocies a Ciudadanos.

Si te ves acuciado por esas pequeñas chorradas tipo cohecho y fraude, tan magnificadas últimamente, Ciudadanos irá a tu rescate poniéndote a parir en todos los medios pero no haciendo nada a efectos reales. Ellos pedirán tu dimisión si es necesario, pero jamás romperán el pacto que firmaron contigo. Y es que los de Rivera saben que no hay nada mejor para acabar con la corrupción, que darte el poder a ti, aunque la sección regional  de tu partido rompa récords de corrupción política a nivel europeo.

Es posible que muchos acusen  a tus socios de hipócritas o de haber venido a mantener el cotarro bajo una pátina de regeneración democrática. Olvídalo,  tú  sabes que la formación naranja es pura ingeniería y creatividad política. La nueva política del siglo XXI.

Pero pongámonos en el peor de los casos, ¿y si al final Ciudadanos te obliga a dimitir? No te preocupes. Tu adiós bastará para que sigan manteniendo el apoyo a tu partido. La corrupción es puntual en España, no tiene nada que ver con ningún partido en concreto, ni con el sistema. Cualquier imbécil sabe eso.

Si estos consejos no terminan haciendo de ti un presidente eficiente, capaz de enfrentarte a tus problemillas con la fiscalía, no tengas miedo. Con unos buenos recursos al Supremo y sucesivas dilataciones, lo mismo evitas la cárcel. Recuerda las palabras del ministro de Justicia tras la sentencia Noos: “En España la justicia es igual para todos”,  para todos los pringaos.  Y  tú no eres ningún pringao.

RESUMIENDO:

Comprométete con la ejemplaridad, la limpieza y la regeneración, firma acuerdos que lo atestigüen y declara solemnemente que dimitirás si eres imputado.  Después incumple cada uno de tus compromisos, acuerdos y declaraciones cuando la justicia caiga sobre ti. Eso te dará una pátina juvenil, anárquica, fresca, imprevisible e independiente. Un verso suelto  que atraerá electoralmente a los indecisos apolíticos y repugnará a aquellos que jamás te votarían seas o no ejemplar (los podemitas).

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha