eldiario.es

9

El machismo también desahucia: "He perdido mi pensión y ahora mi hijo y yo podemos perder nuestra casa”

Después de renunciar a la pensión compensatoria de su expareja a cambio de disfrutar de la vivienda familiar hasta que el niño alcanzara la mayoría de edad, Darma Vivienda S.A., propiedad de su exmarido, le interpuso a Sara un juicio por desahucio

“Encima de la maternidad, me quedé también en paro. Me veía con un niño súper pequeñito, sola y hacía tres años que había pasado una enfermedad grave”

El Movimiento Feminista de Murcia se manifiesta en la puerta de la Ciudad de la Justicia en contra del desahucio de Sara García y su hijo de 3 años

El Movimiento Feminista de Murcia se manifiesta en la puerta de la Ciudad de la Justicia en contra del desahucio de Sara García y su hijo de 3 años

Sara sale “noqueada” del juicio contra Darma Vivienda S.A., propiedad de su expareja, para evitar ser desahuciada de su casa en Murcia junto con su hijo de tres años. “Él ya ha dicho dentro con su abogada que el hecho de estar fuera con una pancarta eran coacciones”. Representantes del Movimiento Feminista de Murcia la acompañaron el martes por la mañana hasta la Ciudad de la Justicia para evitar que “el machismo se cobre una nueva víctima”.  

"Ahora me tengo que recomponer un poco antes de ir a recoger a mi hijo al colegio", afirma con un hilo de voz al teléfono.

“Me demanda un día sí un día también. Es una persona con muchísimo dinero. Se mueve con los mejores abogados de Murcia que es una ciudad muy provinciana. Siento una enorme impotencia pues es el gigante que aplasta a la hormiga. Me puedo quedar sin casa con mi hijo en la calle”, dice Sara García, quien se ha representado a sí misma en el juicio junto con su abogado de oficio.

Sara, de 42 años, se trasladó junto con su exmarido a uno de los pisos de la promotora Darma Vivienda S.A., de la que él tiene participaciones junto con otros miembros de su familia, cuando estaba embarazada. "Se portó mal conmigo al final del embarazo y en el posparto. Estaba agresivo”, dice Sara. El niño, además, nació con el síndrome del cólico del lactante. En noviembre de 2015 resolvió separarse de él con un bebé de dos meses edad.

Sara García se enfrenta a un juicio contra Darma Vivienda S.A. por desahucio / CARLOS TRENOR

Sara García se enfrenta a un juicio contra Darma Vivienda S.A. por desahucio / CARLOS TRENOR

En ese momento, Sara aceptó un acuerdo que le presentó su expareja en el que ella renunciaba a la pensión compensatoria a la que tenía derecho a cambio de que el pequeño disfrutara del uso de la vivienda familiar hasta la mayoría de edad. A la semana le interpuso una demanda de desahucio. “Me engañó y ya tenía toda la documentación preparada para desahuciarme diciendo que la casa no es suya, y que es de la promotora. Ahora he perdido mi pensión -que hubiese necesitado al menos hasta encontrar un trabajo-, y mi hijo y yo podemos perder nuestra casa”, afirma.

Para Sara el movimiento es incomprensible ya que su ex “es multimillonario, un gran tenedor de vivienda. Tienen muchísimas casas vacías en Santo Ángel, Murcia, Alcantarilla, Sangonera...”

“Siempre pensé que si fuese yo sola la afectada no estaría ahí, pero con el niño tengo otra situación”, dice Sara, quien además trabajaba para sus empresas sin estar dada de alta. “Encima de la maternidad, me quedé también en paro. Me veía con un niño súper pequeñito, sola y hacía tres años que había pasado una enfermedad grave”.

Reunión del grupo de apoyo de la PAH Murcia / CARLOS TRENOR

Reunión del grupo de apoyo de la PAH Murcia / CARLOS TRENOR

A partir de ese momento se puso en contacto con la Plataforma Antidesahucios de Murcia. “He encontrado a gente con situaciones personales duras, la mía tampoco es buena porque yo trabajaba como consultora en Madrid, me vine por él”. En un primer momento trabajó en Polaris hasta que quebró, de modo que empezó a trabajar para a marido, “una situación que nunca quise”. “Pero como además encima me sobrevino un cáncer, no pensé en un proyecto laboral que me fuera a suponer un desgaste”, añade. 

"Hay gente que nos vemos solos con un hijo, sin trabajo y con estas situaciones", afirma Sara. Ahora su mayor temor es que tras la casa vayan a quitarle la guardia y custodia que tiene del niño. "La forense lo calificó mal en el juicio porque fue a atacarme con la enfermedad para quitarme al niño".

"Es doloroso pasar por una situación personal así recién tenido un niño", añade Sara, quien está colegiada como abogada en Madrid. "Colegiarse en Murcia supone un gasto adicional importante y además sin recompensa porque el turno de oficio da muy poco dinero. Estaba preparando unas oposiciones para administrativa, pero para eso necesito energía y poder concentrarme", concluye.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha