eldiario.es

Menú

“El hoyo donde estaba la guardería de La Paz es el cuerpo del delito”

Las madres y padres, junto con el apoyo de vecinos, colectivos sociales y partidos políticos, volvieron a manifestarse en defensa de la guardería de La Paz, derribada hace ocho años para llevar a cabo un proyecto urbanístico

Los niños y niñas junto con los docentes de la guardería pública llevan ocho años en unos barracones provisionales a medio kilómetro del lugar donde se levantaba su edificio

- PUBLICIDAD -
Madres, padres y vecinos concentrados en defensa de la guardería de La Paz, junto al solar que ocupaba / MJA

Madres, padres y vecinos concentrados en defensa de la guardería de La Paz, junto al solar que ocupaba / MJA

"Aquí crece la hierba y crían los ratones",  explica José Manuel Muñoz, abogado representante de la asociación Nuevo Barrio de la Paz, junto al hoyo que se abre donde se levantaba la guardería. Hoyo que, dice, "es el cuerpo del delito". Así de contundente se muestra justo antes de que la manifestación de protesta salga del solar en dirección al ayuntamiento de Murcia.

El sábado se produjo la última manifestación organizada por los padres y madres de la Escuela Infantil de La Paz, cuyos hijos acuden a diario a los barracones que se instalaron hace ocho años, cuando la guardería se derribó, según se dijo entonces desde el ayuntamiento de Murcia, para a empezar a construir la primera torre de viviendas de lo que iba a ser una barriada de ensueño, tras la recalificación promovida por el empresario López Rejas, que contó con el beneplacitito de Miguel Ángel Cámara y sus concejales en pleno.

A preguntas de eldiaro.es Región de Murcia, a pie de hoyo, el abogado Muñoz ha señalado que “este es cuerpo del delito, lo que ha quedado de todo el proyecto de remodelación de La Paz, de todo lo que prometieron, de todo lo que iban a hacer... Esto es lo que ha quedado. Nosotros nos manifestamos contra la actuación tan lamentable que se llevó a cabo y que acabó la guardería en el suelo y los niños en barracones”.

“Los que vivimos por aquí cerca hemos sentido que el solar nos llama, grita para que lo defendamos. Pasar junto al solar una y otra vez, fue lo que nos motivó para hacer la protesta", explica. “Aquí crece la hierba y crían los ratones, y lo que ha pasado con la guardería es lo que ha pasado con todo el proyecto de remodelación que ha terminado en la desatención y el abandono por parte de las autoridades", sentencia Muñoz.

“Queremos recuperar nuestra Escuela Infantil”

Carmen Nicolás es madre del AMPA de la guardería de La Paz, y sabe bien lo que es llevar a sus hijos cada día a los barracones que sustituyeron de manera temporal, hace ocho años, al edificio de la guardería de La Paz, que fue derribado por orden del ayuntamiento -a pesar de estar en perfecto estado de revista-, porque allí, según se dijo, iba levantarse el primer edifico promovido por un particular que consiguió meterse en el bolsillo a las autoridades.

Y de qué manera se los metió, con camisetas y todo, de "I love Cámara". También a muchos vecinos, convenciéndoles de lo que resultó ser un imposible: la construcción de miles de viviendas de lujo, con cocina regalada y todo, que vendrían a sustituir los humildes pisos en los que habitan.

Cansada de esperar respuestas, Carmen aún sigue preguntándose el por qué de esta situación que se llevó por delante una escuela ejemplar, que estaba entre las mejores de España cuando fue demolida.

Esta madre, como las de los otros niños, cree que todavía es posible que alguien la escuche. Sólo quiere que los pequeños que soportan injustamente unas condiciones lamentables a diario tengan algún día lo que se merecen, lo que les quitaron de manera inexplicable a fecha de hoy con el asunto incluso en los tribunales.

Carmen va por la segunda niña. La primera, asomada a la valla del boquete, acompaña a su madre en la protesta, con su hermana que contempla la escena desde su carricoche sin entender muy bien lo que pasa.

La mayor, que ya va al cole, estuvo en los barracones, y la pequeña sigue su estela. Su madre sigue allí porque confía en un equipo educativo que contra viento y marea -nunca mejor dicho, porque cuando llueve hay goteras-, trata de educar y cuidar a los niños lo mejor posible.

Carmen, ejemplo de madre y de mujer, cuando le preguntamos qué les pediría a los que mandan y a los que quieren mandar después de las próximas elecciones, nos dijo sólo una cosa: “Queremos recuperar nuestra Escuela Infantil”.

Los niños y niñas jugando en el patio de la guardería provisional -desde hace ohco años- de La Paz / MJA

Los niños y niñas jugando en el patio de la guardería provisional -desde hace ohco años- de La Paz / MJA

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha