Sobre este blog

Contrapunto es el blog de opinión de eldiario.es/navarra. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de la sociedad navarra. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continua transformación.

Las noticias que no existen

Ortega Smith (VOX): "Galicia no es el feudo del Partido Popular"

A mí me sucede con frecuencia, e imagino que a casi todos: al abrir un periódico al azar o al echar un vistazo rápido a la televisión, nos queda una sensación amarga que nos hace pensar que todo va a peor. Cualquier asunto que se convierte en noticia, lo que merece un gran titular o un artículo extenso, lo es por algún factor negativo que lo distingue de la normalidad, y no al revés. Da igual que sean desastres urbanísticos o naturales o cambios políticos que hace poco nos parecerían tan disparatados que nadie los creería, como el del surgimiento de una derecha situada tan a la derecha que cuesta verla dentro del mapa de la legalidad, porque la sensación de apocalipsis que deja es inevitable.

Así que al escribir una columna como esta uno puede actuar por reflejo: añadir un gruñido más a los que acaba de leer, porque no faltan razones para preocuparse, y hay suficientes temas para la indignación como para llenar columnas en varios periódicos a la vez.

Estos días hay un fenómeno que invade todos los espacios: la aparición de VOX, que no es la réplica de Podemos en la esquina ideológica opuesta, sino una formación que sostiene algunas posiciones que la dejan fuera del tablero.

Su discurso sobre la inmigración, por mucho maquillaje que utilice sobre la preservación de la identidad europea o nacional o la defensa de los intereses de los ciudadanos, es abiertamente xenófobo: no sólo por el conocido problema demográfico español, sino porque en nuestro país no había habido problemas significativos de convivencia hasta el momento, ni nadie pedía azuzar esa hoguera. Todas las diferencias con respecto a otros países europeos señalaban una excepcionalidad a nuestro favor: España había sido receptora de una inmigración intensa en muy pocos años, que la equiparaban a nuestro entorno, y a este fenómeno le siguió la peor crisis económica en mucho tiempo, que elevó las tasas de paro casi hasta el 30% en algunas regiones, y sin embargo no despertó una reacción hostil hacia los últimos en llegar.

Si entonces no sucedió, alentar ahora a una cacería que nadie pide deprende un tufo dudoso que permite las peores comparaciones. Es una actitud tan gratuita y ofensiva y peligrosa, que se han ganado la atención de todas las tertulias.

Y mientras se sucedían noticias y opiniones que yo también hubiera firmado, presencié una que me hubiera gustado grabar, sólo para mostrarlo a los que les molestan los manteros y proponen la expulsión de decenas de miles de inmigrantes de Andalucía. Fue un episodio sencillo que ocurrió un viernes al mediodía antes de Navidad, en la estación de metro de Lavapiés, cuando se abrieron las puertas del vagón y en la confusión de gente que entraba y salía del tren se oyó la alarma de una turista alterada porque le habían robado el teléfono. Resultó fácil entender lo que pasaba: el joven vestido en chándal al que le gritaba se señalaba a sí mismo por la precipitación con que trataba de alejarse, mientras a sus espaldas ninguno nos movimos durante varios segundos.

Sólo uno entre todos los que conformábamos el grupo de estáticos testigos reaccionó al fin: un hombre africano que bajó las escaleras mecánicas tras el carterista y al momento recuperó el teléfono y se lo devolvió a la propietaria, más nerviosa por la impotencia que por la propia pérdida del teléfono.

El se marchó antes de que el tumulto se disolviera, y al verlo pasar el torno de salida, frente a los vigilantes de seguridad que tal vez ni se habían enterado del robo, imaginé el país al que algunos aspiran: un país en que lo detuvieran para revisar su documentación, porque su comportamiento atentara contra nuestras costumbres y pusiera en peligro nuestros derechos. 

Sobre este blog

Contrapunto es el blog de opinión de eldiario.es/navarra. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de la sociedad navarra. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continua transformación.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats