La Policía Foral denuncia al responsable de una explotación ganadera acusado de dejar morir a 36 animales en Navarra

Archivo - Agente de la Policía Foral.

Agentes de la Policía Foral adscritos al Grupo de Investigación Medioambiental han imputado a un hombre de 53 años dos delitos de maltrato animal continuado por abandono en lugar cerrado, con el resultado de 36 animales muertos. Además, se investiga el paradero de otras 23 ovejas y cuatro vacas que forman el resto de la explotación ganadera. Según ha informado la Policía Foral y recoge Europa Press, los hechos se conocieron cuando un agente de la Brigada de Protección Medioambiental y un veterinario del Gobierno de Navarra acudieron a inspeccionar una explotación ganadera situada en una localidad del Pirineo navarro, debido a que el responsable de los animales había comunicado la baja del censo al Servicio de Ganadería.

En concreto, en el lugar encontraron los restos de 26 cráneos de ovinos entre pieles y restos óseos. Además, en otra zona de la explotación ganadera descubrieron 9 vacas en estado de putrefacción (encadenadas por sus cuellos a los pesebres), así como un ovino descompuesto. De acuerdo al estado esquelético de los cadáveres de las ovejas, los investigadores llegaron a la conclusión de que el imputado presuntamente habría dejado los animales encerrados en la borda y habría cesado de darles alimento hasta que murieron por inanición, momento en que solicitó la baja definitiva de los animales en el censo del Departamento de Ganadería.

Además, meses más tarde habría dejado atadas a nueve vacas a sus pesebres, sin comida, hasta que fallecieron. Cabe destacar que tanto un ovino como un bovino pueden tardar entre 15 y 20 días en morir en esas condiciones, según características de cada ejemplar. Se da la circunstancia de que el lugar en el que se encuentran la explotación está rodeado de abundantes prados, donde los animales podrían haber sobrevivido estando en libertad, lo que permite concluir que el investigado deliberadamente ocasionó su muerte por inanición, según ha añadido la Policía Foral.

Por todo ello, se investiga al responsable de la explotación como presunto autor de sendos delitos continuados de maltrato animal con resultado de muerte, por abandono en lugar cerrado de 27 ovinos y 9 vacas. Además se investiga la desaparición del resto de la explotación ganadera, consistente en otros 23 ovinos y cuatro vacas. Las diligencias propias del atestado han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Aoiz y a la Fiscalía de Medio Ambiente de Pamplona.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats