La portada de mañana
Acceder
Europa se conjura frente a Putin
Silencio y cabezas gachas en el colegio mayor de los cánticos machistas
OPINIÓN | 'No hay vertedero moral para tanto detritus', por Esther Palomera
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia Europa Press

Esta información es un teletipo de la Agencia Europa Press y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Al 32% de los navarros le gustaría realizar alguna reforma en su casa

Edificio de viviendas.

EP

PAMPLONA —

0

El precio a pagar por el trabajo, los retrasos o la calidad de las reformas, algunas de las quejas más habituales

PAMPLONA, 13 (EUROPA PRESS)

Al 32% de los navarros les gustaría realizar alguna reforma en su casa, según una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache. Lo que más se desea es una reforma integral -44% de los que quieren hacer reforma-, seguido de obras en los baños -21%-, reformas dirigidas a ahorrar energía -18%-, cambios en la cocina -17%-, en el sistema de calefacción -11%- y en el de refrigeración -3%-.

Por edades, los que en mayor medida quieren hacer alguna reforma en su casa son los menores de 30 años -43%- y los que menos los mayores de 65 años -22%-. En cuanto al tipo de reforma, los de entre 30 y 45 años son los que más se inclinarían por trabajos para ahorra energía en casa y los más jóvenes, menores de 30 años, son los que se muestran más inquietos por mejorar el sistema de calefacción, ha apuntado la asociación en una nota.

Irache ha considerado que desde la Administración y el sector se debe “seguir fomentando estos trabajos de rehabilitación para ir formando un patrimonio de vivienda más sostenible, habitable y adaptado a las nuevas necesidades de los ciudadanos”.

A la vez, ha aconsejado a los consumidores interesados que se informen sobre las subvenciones y ayudas que se ofrecen para costear estos trabajos, “ya que pueden suponer un abaratamiento notable del precio a pagar”.

QUEJAS POR EL PRECIO, LOS RETRASOS O LA CALIDAD DEL TRABAJO

Según ha explicado Irache, entre las quejas más habituales por problemas en la reforma de una casa se encuentran l precio a pagar por el trabajo, los retrasos en la ejecución o la calidad de la reforma.

En este sentido, ha recomendado pedir varios presupuestos antes de iniciar una obra, aunque sean aproximados, para poder comparar. Una vez elegida empresa, esta deberá entregar un presupuesto, ya detallado, que indique “exactamente” las labores a realizar y el coste que va a tener cada una de ellas. En él debería desglosarse también el precio de los materiales y de la mano de obra con las horas de trabajo estimadas. También se deben detallar los impuestos.

A este respecto, la asociación ha indicado que la empresa debería comunicar cualquier imprevisto que suponga un encarecimiento del pago y el consumidor debería aceptarlo para que lo puedan cobrar. De la misma manera, ha recomendado fijar en el contrato una fecha de inicio y de finalización de las reformas y concretar una penalización por la demora que se pueda producir respecto a la fecha fijada.

Otra queja habitual es “la deficiente calidad o terminación de los trabajos”. Por ello, Irache ha apostado por “concretar al máximo las reformas, si es posible, aportando en el contrato descripciones y elementos gráficos que plasmen el resultado final encargado. Cuanto más detallada sea esta descripción, más posibilidades habrá de reclamar posteriormente posibles incumplimientos”. Igualmente, ha aconsejado concretar materiales, marcas, modelos o piezas que se van a utilizar.

PAGAR POR FASES O TRABAJOS CONCLUIDOS

Por otro lado, Irache ha destacado la importancia de determinar en el contrato la forma de pago, “para que quede claro de qué manera y cuándo se van a efectuar los abonos”. Así, ha señalado que algunas personas determinan pagar ciertas cantidades o porcentajes del presupuesto en varios pagos, lo que “permite que el consumidor sólo tenga que pagar ciertas partidas cuando ya han concluido los trabajos y asegurarse que la empresa no le deja con la reforma sin concluir una vez que ya tiene el dinero en su cuenta”.

“Si se detectan fallos en la obra es importante comunicarlos a la empresa encargada del trabajo lo antes posible. También puede venir bien sacar fotografías o cualquier otro elemento que atestigüe estos errores. Además, siempre hay que conservar contrato y facturas de los trabajos realizados”, ha remarcado.

La asociación ha resaltado que “un punto básico es pagar todo con factura de por medio”, ya que “sin factura ni contrato el margen de reclamación es mínimo ya que no hay documentación que demuestre el encargo”.

Por otra parte, la asociación ha recomendado informarse de las licencias o permisos urbanísticos necesarios para llevar a cabo cualquier reforma, así como informar al resto de vecinos sobre ellas. De la misma manera, ha llamado a asegurarse de que las obras no afectan a elementos comunes del edificio y preguntar por si hay horarios fijados para las obras en el edificio.

Además, ha aconsejado asesorarse si la reforma puede estar sujeta a subvenciones o ayudas de algún tipo, así como desgravaciones o impuestos reducidos, “ya que pueden suponer un importante abaratamiento del coste final”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats