La portada de mañana
Acceder
Marruecos provoca una crisis con España utilizando a su población
La oleada de mensajes positivos alienta la sensación de que la pandemia se acaba
Opinión - ¿Quiénes son los enemigos del pueblo?, por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia Europa Press

Esta información es un teletipo de la Agencia Europa Press y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

La Unidad Canina de la Policía Municipal de Pamplona triplica este año las actas de aprehensión de drogas

Miembros de la Unidad Canina de la Policía Municipal de Pamplona.

FPM

PAMPLONA —

0

PAMPLONA, 4 (EUROPA PRESS)

La Unidad Canina de la Policía Municipal de Pamplona ha triplicado en el primer cuatrimestre del año las actas de aprehensión de drogas, pasando de una media mensual de 25 en los años anteriores a 73 al inicio de este ejercicio.

Entre enero y abril de este año, la Unidad Canina ha realizado 295 actas de aprehensión. De ellas, 81 tuvieron lugar en controles en la estación de autobuses, 34 en la estación de tren, 16 en salas de juego, 32 en controles DEC, 47 se hicieron por requerimiento de otras unidades de Policía Municipal, 38 en clientes de establecimientos de hostelería y 47 más en intervenciones propias de la Unidad Canina.

Tyrion y Suri son los dos perros que, junto a dos agentes adscritos al Grupo de Prevención, conforman la Unidad Canina de la Policía Municipal de Pamplona, que ha sido presentada este martes a la Comisión de Presidencia del Ayuntamiento.

Esta unidad se constituyó en 2020, aunque anteriormente ya había trabajado de forma esporádica para Policía Municipal, con el objetivo de aportar una nueva metodología a la inspección, la detección y el control del tráfico de drogas y sustancias estupefacientes en la ciudad.

La unidad se encuadra dentro del Área de Proximidad y Prevención, en la brigada de Proximidad. Los dos perros son un pastor belga, Tyrion, que fue el primero en formar la unidad junto a los dos agentes, y un labrador, Suri, que se incorporó posteriormente. Los dos animales son propiedad de los propios policías de la Unidad Canina, que son quienes los cuidan y alimentan.

Su trabajo diario consiste en una serie de tareas de control e inspección predeterminadas, independientemente de los posibles requerimientos que puedan llegar de otras unidades de Policía Municipal.

Su tiempo se reparte entre esas labores y también los entrenamientos y adiestramientos necesarios para el desarrollo eficaz de su trabajo.

Esas tareas diarias habituales pasan por controles en las estaciones de tren y autobuses, la inspección de salas de juegos, controles de seguridad ciudadana con apoyo de agentes uniformados y la atención a requerimientos del Grupo de Policía Comunitaria relacionados con el consumo de sustancias en los diferentes barrios de la ciudad.

A requerimiento de otras unidades o por iniciativa propia de la Unidad Canina se llevan a cabo inspecciones en locales y terrazas de hostelería; patrullaje en lugares habituales de consumo; y patrullaje en recreos, entradas, salidas e inmediaciones de colegios.

Este martes, como uno de los puntos del orden del día de la Comisión de Presidencia, se ha llevado a cabo una exhibición que ha servido como presentación de esta nueva unidad de Policía Municipal.

En la plaza Consistorial, ante la mirada de los miembros de la comisión y del alcalde de Pamplona, Enrique Maya, Tyrion y Suri han realizado una demostración de sus cualidades detectando la presencia de sustancias estupefacientes en un vehículo y en una persona.

En primer lugar, uno de los perros ha localizado la droga en el coche. Posteriormente, los agentes han colocado deliberadamente un señuelo en el concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Labairu, que se ha colocado en una línea junto a varios concejales del Ayuntamiento. El otro perro ha localizado la droga, que había sido colocada en un zapato del edil.

Beatriz Izquierdo, responsable de la Unidad Canina, ha explicado que el proceso de formación de esta unidad se hace "poco a poco". "Se hace con muchísimo trabajo por parte de los agentes, porque al final el perro está en casa, tienen que trabajar con él, tienen que entrenarlo a diario. Los días que nosotros trabajamos, nos vamos a nuestra casa y terminamos el trabajo, pero los perros tienen que seguir, no disciernen entre ser y no ser. Son siempre. Para los perros es juego. Hay que hacerlo diariamente. El trabajo ha sido laborioso y estamos viendo ya mucho fruto", ha explicado, señalando que ahora está a punto de entrar en la unidad una nueva perra, Arya.

En el último trimestre de 2019 la Unidad Canina realizó 75 actos de aprehensión de sustancias, con 6 detenidos y 5 narcotest o test de detección de drogas. Los datos de 2020, un año marcado por la pandemia de Covid-19 y sus consecuencias, estuvieron supeditados a una actividad intermitente debido al confinamiento y al cierre y restricciones en zonas como colegios, salas de juego, hostelería o estaciones de tren y autobús, lugares donde habitualmente patrulla la Unidad Canina. Aun así, se llevaron a cabo 300 actas de aprehensión, se detuvo a 18 personas y se realizaron 25 narcotest.

En lo que va de año se han registrado 23 pruebas positivas en narcotest, con un aumento cualitativo mes a mes. Además, se ha procedido a la detención de 16 personas, la mayor parte de ellas por temas relacionados con delitos contra la Salud Pública.

PLAN EN LOS CENTROS EDUCATIVOS

Desde comienzos de 2021, se está desarrollando un plan de control de consumos de sustancias estupefacientes en centros educativos, tanto en entradas y salidas como en horarios de recreo, con presencia en la medida de lo posible de la Unidad Canina.

En algunos casos se ha hablado con el centro sobre problemas concretas, horarios y lugares. También se extrae información de la interacción con el propio alumnado de los centros o del trabajo de la Policía Comunitaria. Dentro de este plan se han realizado unos 24 servicios y se han obtenido 15 actas de aprehensión.

La presencia de la Unidad Canina y del perro en los centros hace que disminuya considerablemente el consumo, debido a la rápida transmisión de la información entre los jóvenes.

La Unidad Canina ha detectado también un aumento de la aprehensión de sustancias a menores. En este primer cuatrimestre del año se han realizado 20 actas de aprehensión a jóvenes, dos de ellas en intervenciones que tuvieron lugar en las inmediaciones de centros educativos fuera de lo que es ese plan de control de consumos.

En cuanto a los establecimientos de hostelería, la inspección y el control se realizan a requerimiento del CECOP por llamadas de vecinos y vecinas, por aviso de la propia clientela o por conocimiento de los propios agentes de policía.

En numerosas ocasiones, se observa por parte del cuerpo policial la necesidad de intervenir ante la presencia de evidentes signos de consumo en las terrazas.

Se ha establecido un calendario conjunto con Policía Foral para la presencia canina en esos servicios, para intervenir si fuera necesario.

Las salas de juego son también un punto de inspección diaria, debido a la presencia de personas consumidoras y problemáticas. Las inspecciones de estos locales se han incluido en el servicio ordinario de la Unidad, sin necesidad de requerimiento previo.

Asimismo, también se está produciendo un aumento de personas al volante que arrojan valores positivos en sustancias estupefacientes o psicotrópicas detectadas en los diferentes DEC realizados por la Unidad Canina.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats