eldiario.es

9
Menú

Asaltar los cielos para pelearse en el barro

Segundo congreso de Podemos en el palacio de Vistalegre, en Madrid

Hace unos días se murió una persona cercana y mi hija pequeña decía que no podía estar en el cielo porque la habían metido en una caja. Algo parecido se ha propuesto Podemos: anunció que asaltaría los cielos pero se ha quedado en tierra firme y peleándose en el barro. Hay quien augura ya la defunción de Podemos y suena muy exagerado pero como sigan fumando y desayunando dos kilos de panceta al día les van a terminar por reventar las arterias.

Este no es un artículo para dirimir quién tiene la razón: Pablo Iglesias o Íñigo Errejón. Probablemente los dos la tengan y los dos sean responsables del suicidio político para el que han cogido cita. Errejón, por su deslealtad y su traición. Iglesias, por sus razias internas y su verticalismo (en esta materia Errejón también obtiene buenas notas). El caso es que, uno por otro, los dos se han encargado de parecer que trabajen para el enemigo.

El propósito de Podemos siempre fue el de sumar más allá de las fronteras clásicas del electorado de izquierdas pero, una vez que sumaron, sus peleas internas, entre otros muchos factores, empezaron a restarles apoyos. Las trifulcas en casa nunca ayudaron y se extendieron prácticamente por toda España para culminar en este errejonazo que más parece una escisión que otra cosa.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

"Hazte voluntario": el truco de algunas empresas para conseguir mano de obra gratuita

La Euroliga anunció el 3 de enero en su web que está buscando voluntarios para la Final Four

Vitoria va a celebrar en mayo un evento histórico. En la capital de Euskadi se va a celebrar la Final Four de la Euroliga de baloncesto. En una ciudad como Vitoria en la que este deporte se vive con devoción, los aficionados al basket hemos acogido con entusiasmo la iniciativa. Pero más entusiasmados están todavía los políticos que han aportado 4 millones de euros de dinero público a la Euroliga, a través de  un convenio que está plagado de irregularidades, según informes realizados por técnicos de la administración.

Las instituciones han mirado a otro lado. Es el precio que hay que pagar, dicen. O lo tomas o lo dejas. O aceptas las condiciones de la Euroliga o se llevan la Final Four a otro lado. Así que los políticos han desoído los reparos técnicos y han acusado a quienes preguntaban por ello de aguafiestas, amargados e irresponsables. Y, de paso, los gobernantes se han llevado también un regalito. La Final Four se celebrará en plena campaña electoral. Será el gran acontecimiento de baloncesto europeo del año y será también el gran acto electoral de los mandatarios institucionales de Vitoria y Álava. 

En este estado de las cosas, se ha conocido en los últimos días que la Euroliga ha puesto en marcha un proceso para seleccionar 170 voluntarios para labores de todo tipo en la organización de la Final Four. Algunos grupos políticos como Podemos lo han denunciado: la Euroliga busca perfiles profesionales entre los voluntarios pero no les quiere pagar ni un euro. De hecho, se van a realizar entrevistas por videoconferencia para comprobar que los aspirantes tienen un nivel adecuado de inglés. Entrevistas de trabajo para realizar un trabajo... a cambio de cero euros. Un abuso sin matices.

Seguir leyendo »

Los reyes son los reyes

El otro día cuando volvíamos a casa mi hija pequeña de 6 años me confesó lo que quería ser de mayor:

-Yo quiero ser jubilada.

-¿Jubilada? ¿Pues? -contesté extrañado.

Seguir leyendo »

Las huelgas no sirven para nada (y II)

Camareras de piso de Bilbao celebran su victoria tras más de mes y medio de huelga

Las camareras de piso de dos hoteles de Bilbao han ganado la batalla. Después de más de mes y medio de huelga ininterrumpida, las cadenas NH y Barceló han cedido. Estas trabajadoras - que cobraban 2,5 euros por habitación limpiada- han conseguido un aumento salarial del 48%. Las huelgas no sirven para nada.

Los trabajadores de Correos habían convocado dos jornadas de huelga en diciembre y las han desconvocado esta semana después de que la empresa haya aceptado  una subida salarial del 9% en los próximos años y la consolidación y reposición de miles de puestos de trabajo hasta 2020. Pero no olvidemos que las huelgas no sirven para nada.

A finales de noviembre y tras cuatro días de huelga, los médicos de atención primaria consiguieron que la Generalitat se comprometiera a garantizar  un mínimo de 12 minutos de atención por paciente y una inversión de 100 millones de euros. Este año también, con una amenaza de huelga, los socorristas de Gipuzkoa han conseguido de 200 a 400 euros más al mes. Etcétera. Porque las huelgas no sirven para nada.

Seguir leyendo »

No te fíes de un político que habla de empleo digno: puede ser un explotador

Operarios trabajando en una cadena de montaje

Desde hace un tiempo llevo todas las semanas a mi hija pequeña a aprender a nadar en el centro cívico del barrio. Las instalaciones son excepcionales. Piscina, bibliotecas, sala de encuentro, ludoteca, canchas deportivas, un servicio de atención municipal y hasta una estupenda colección de cómics. Es una de esas infraestructuras públicas por las que uno se siente orgulloso de pagar impuestos. Algo útil para el barrio que ofrece servicios, crea comunidad y favorece la cohesión social. Un lugar de encuentro que nos hace la vida mejor a los vecinos.  

Cuando, hace unos pocos años, se estaba construyendo el centro cívico solía alzar a mis hijas sobre los hombros para que echaran un vistazo por encima de las vallas de obra y descubrieran excavadoras, socavones y pilares que crecían hacia el cielo. Todo empezó como una ocurrencia y, al final, cada vez que pasábamos por allí, ellas me lo pedían insistentemente: “Aita, aupas”. Lo que no les contaba, porque todavía eran muy pequeñas para entenderlo, es que ese centro cívico del que disfrutarían poco después se estaba construyendo sobre la explotación laboral de decenas de trabajadores.

Operarios llegados de otros países y otras comunidades trabajaban de sol a sol, en turnos a veces de 11 horas. Cuando terminaban su jornada, un grupo de diez de esos trabajadores era trasladado a  un piso patera en el que, algunos de ellos, dormían sobre colchones en el suelo del salón en el que habían retirado los muebles para hacer sitio.

Seguir leyendo »

Cuando nieva en Madrid, nieva en España

Gran Vía en el primer día de Madrid Central

España se ha convertido en un gran informativo local de Madrid. Telediarios nacionales -y autonómicos que nada tienen que ver con Madrid- han lanzado a sus reporteros a las calles madrileñas, las radios de ámbito estatal han hecho conexiones a pie de calle, los periódicos lo llevan a sus portadas, en las redes sociales nos están contando todo al minuto. Cuando nieva en Madrid, nieva en España, se suele decir,  pero esta vez la brasa está siendo de extraordinarias proporciones.

España, un país en el que todo lo que no pase por Madrid tiene vocación de engordar las secciones de noticias provincianas graciosas, está ahora mismo envuelta en el gran debate sobre la restricción del tráfico de los vehículos privados en las ciudades. ¿España? No. Madrid, sí. Pero España, no. Salvo que seas uno de esos madrileños para los que España no es más que una especie de Madrid en versión extendida. 

Escuchar hablar, a estar alturas, sobre restricciones de tráfico, movilidad sostenible y transporte público en los términos en los que se está hablando desde Madrid suena casi entrañable desde las ciudades provincianas en las que tenemos superado este debate desde hace mucho -mucho, de verdad- tiempo.

Seguir leyendo »

TripAdvisor no quiere que sepas que hay hoteles en los que se limpian habitaciones por un salario de miseria

Protesta durante la huelga de las camareras de piso de los hoteles Barceló Nervión y NH Villa de Bilbao

El pasado 10 de noviembre, Joaquín Urías se alojó en el Hotel Barceló Nervión de Bilbao. Sobre la mesilla de su habitación se encontró una carta firmada por el director del hotel José Luis Fernández:

Efectivamente, unos tapones naranjas acompañaban a la carta. Joaquín Urías sacó una foto y la publicó en Twitter: " En vez de disculparse por el ruido que causan las protestas de las trabajadoras en huelga, mejor harían en pagar un sueldo decente a las Kellys!". 

El ruido lo provocaban las camareras de piso que una semana antes habían iniciado una huelga indefinida -convocada por el sindicato ELA- y que todas las mañanas se manifiestan frente al hotel. Otro paro indefinido -también ruidoso- se está llevando a cabo en el NH Villa de Bilbao. 

Seguir leyendo »

El algoritmo de Netflix nunca será el videoclub de tu barrio

En una búsqueda rápida en JustWatch compruebo que el catálogo de Netflix en España suma 2.966 títulos. En mi perfil, sin embargo, aparecen cerca de 800 títulos recomendados (y algunos de ellos repetidos). ¿Dónde están los otros dos millares de películas, series y documentales que no veo en mi aplicación? Netflix ha decidido por mí que lo más probable es que no me interesen y los guarda en un almacén oscuro a la espera de que algún gesto en mis hábitos provoque que salgan a la luz.

En este universo de hiperactividad y escasa atención que hemos creado, Netflix calcula que nuestra paciencia de búsqueda de contenidos acaba a los 90 segundos. A partir de ese momento, crecen las posibilidades de que cerremos la aplicación y nos dediquemos a otra cosa. Yo soy de la vieja escuela y, en ocasiones, pierdo el tiempo enredando de qué manera puedo conseguir que Netflix me recomiende algo diferente a lo que me recomienda cada noche. El esfuerzo, por lo general, suele ser baldío.

Hace un tiempo me enteré de que existen vías alternativas para acceder a todos los contenidos sin necesidad de intermediarios: códigos a través de su página web, extensiones del chrome… Pero apenas llego con aliento a la noche, agotado del trabajo y de todas esas exigencias cotidianas de la vida, y me desparramó en el sofá sin fuerzas para ponerme a hackear a Netflix. Así que me mezo en los inescrutables designios de su algoritmo. Como el resto del mundo. Según datos ofrecidos por Netflix, un 80% de los visionados surgen de sus recomendaciones. 

Seguir leyendo »

Hola, España: Europa también era esto

Arnaldo Otegi

Esta semana el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha dictaminado que Arnaldo Otegi y otros cuatro dirigentes de la izquierda abertzale no tuvieron un juicio justo en la Audiencia Nacional. La sentencia destaca la “falta de imparcialidad” de la magistrada Ángela Murillo. El caso Bateragune por el que fueron condenados nunca tuvo sentido. Fueron enviados a prisión por pertenecer a ETA (y ser los ejecutores de sus órdenes dentro de la izquierda abertzale), cuando precisamente ocurría lo contrario: estaban en una pugna interna desoyendo a ETA y a quienes apoyaban la estrategia terrorista, para llevar su movimiento hacia la no violencia.

No es la primera vez que este tribunal ha alertado de las vulneraciones de derechos que ha provocado la lucha antiterrorista en España. Este mismo año, condenó a las autoridades españolas por los malos tratos que sufrieron a manos de la Guardia Civil los miembros de ETA Igor Portu y Mattin Sarasola, autores del atentado de la T4 de Barajas. En otra  condena a España del año 2016 por no investigar las torturas a Xabier Beortegui, el tribunal -en la línea de otras instancias internacionales- reclamaba la mejora de la calidad de las investigaciones de los médicos forenses que atienden a las personas incomunicadas en comisaría así como la puesta en marcha de un código de conducta para los agentes policiales. Y no son las únicas condenas por el escándalo de las torturas que ha vivido España Uno de los casos más estremecedores analizados por Estrasburgo fue el del exdirector de Egunkaria, Martxelo Otamendi.

Las autoridades españolas también recibieron un revés a su estrategia de piruetas jurídicas para alargar las condenas de los presos de ETA. El Tribunal de Estrasburgo tumbó en 2013 la 'doctrina Parot'.

Seguir leyendo »

Camareras de piso a 2,5 euros la habitación en la ciudad 'cool' de los premios MTV

Camareras de piso arreglando una habitación

Gracias a la organización de los premios MTV en Bilbao hemos recordado que la MTV fue en algún momento de su existencia una cadena de televisión dedicada a la música. Desde hace años si estás zapeando y caes por casualidad en la MTV, es muy probable que te encuentres a gente retozando en Gandía o a Mario Vaquerizo gritando “indies de mierda” en unos autos de choque, lo que no es mejor ni peor -y probablemente es más divertido-, pero música no es.

Durante mucho tiempo la MTV fue un medio que lanzaba carreras musicales, pero desde finales de los noventa el canal se convirtió en el hogar predilecto de los reallity shows locos. Como todo lo que es mainstream y pura industria del dinero, en su época dorada la MTV dio su altavoz a unos músicos y arrinconó a otros, pero fue un fenómeno musical con interés y una de las referencias de la cultura popular. Sin embargo, la marca MTV no es lo que era, y lo que queda es más parecido a una tarde con Jorge Javier que al unplugged de Nirvana. Y puestos a elegir entre Jorge Javier y la MTV, mola mucho más Jorge Javier.

Las instituciones de Bizkaia, convertidas en organizadoras de eventos internacionales -son un Live Nation con dinero público a espuertas- no han desaprovechado la ocasión de poner a Bilbao en el mapa con la versión europea de unos Premios MTV que son lo poco de música que le queda ya a la MTV. Los premios se van a celebrar este domingo como un logro más de  esa clase política que ha hecho del turismo su cocaína y que ha convertido a Bilbao en la ciudad cool de los vascos y del resto del mundo mundial.

Seguir leyendo »