eldiario.es

Menú

La cara oculta de un Mundial de Fútbol: corrupción, derechos pisoteados y esclavitud laboral

El expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, durante el anuncio de Qatar como sede de la Copa del Mundo de 2022

El Mundial de Fútbol se está celebrando en un país en el que se ha advertido a los aficionados que no se den la mano en público con sus parejas si son del mismo sexo: en el mejor de los casos pueden ser denunciados por la policía; en el peor, pueden terminar apaleados en un hospital. Milicias progubernamentales han anunciado que durante la Copa del Mundo van a realizar  patrullas urbanas para evitar que aficionados gays se besen en público. Ser un aficionado al fútbol en este Mundial es un riesgo si no eres heterosexual. 

La persecución a la comunidad LGTBI en Rusia está promovida por el Estado y alentada por la extrema derecha. “La ley antigay rusa de 2013 contra la llamada “propaganda homosexual” se ha utilizado para aplastar protestas pacíficas, despedir a profesores y reprimir organizaciones benéficas que apoyan a adolescentes de este colectivo”, escribía este jueves en eldiario.es el activista Peter Tatchell.

Por supuesto, al fútbol profesional que celebra su cumbre estos días en Rusia esto no le importa demasiado. O por lo menos, no le importa lo suficiente como para que la FIFA hubiera levantado algo más la voz o los futbolistas se hubieran atrevido a hacer algún tipo de gesto. Pero, claro, en el fútbol profesional no hay gays. “Deja ya de insistir, Alcalá. No es posible lo que pides. En este club no hay maricones”, le contestaron al periodista Juan Antonio Alcalá que intentaba convencer a una estrella de fútbol para que hiciera pública su homosexualidad.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Rosas de junio: la hora de los advenedizos en la corte de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez preside el Consejo de Ministras

Una de las peores noticias del año ha sido la muerte del escritor Philip Kerr. Ha dejado huérfanos a los lectores que esperábamos con ansiedad cada entrega de las andanzas de Bernie Gunther, ese policía socialdemócrata que intenta sobrevivir en la Alemania nazi. Cínico y enamoradizo, Bernie Gunther es para muchos el protagonista de una de las mejores series de novela negra que se han publicado en los últimos años.

La primera aventura de Bernie Gunther se titula ‘Violetas de marzo’, una expresión que los nazis de primera hora utilizaban para referirse de forma despectiva a los que se afiliaron al partido cuando Hitler ya había alcanzado el poder. Los advenedizos. Los que cambian de bando cuando el viento cambia de dirección.

Esta tradición es ancestral y no sólo alemana. En esta nuestra España pelota, clientelar y enchufada existe una larga historia de ‘cambiochaquetismo’. Quizás el ejemplo más desvergonzado fue el que se vivió en la Transición con esa gente que pasó de disfrutar del franquismo a afiliarse a partidos democráticos. Y no, no hablo sólo de la Alianza Popular de Manuel Fraga Iribarne o a la UCD de Suárez. Hablo también de todos esos que se apuntaron al antifranquismo cuando Franco ya había muerto en la cama. 

Seguir leyendo »

Gora España

Aitor Esteban (PNV), durante el anuncio del apoyo a la moción de censura

“Creemos que respondemos a lo que mayoritariamente reclama la sociedad vasca”, dijo el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, para explicar el disputado voto de su partido con el que finalmente el PNV ponía el último clavo sobre el ataúd de Mariano Rajoy. Y es verdad. Como también es verdad que en otras ocasiones el PNV no ha tenido demasiados remilgos en tomar decisiones en contra de la mayoría de la sociedad vasca. Pero, en este caso, el precio político a pagar era demasiado arriesgado. Y si hay algo que no le gusta al PNV es correr riesgos innecesarios.

No me las daré de listo escribiendo aquí que ya sabía que el PNV se iba a ventilar a Rajoy porque no lo sabía. Lo que sí sabía - lo dejé escrito en Twitter- es que al PNV no le quedaban muchas alternativas. Salvar con sus votos al jefe de un partido corrupto era mucho más difícil de 'vender' en Euskadi que el hecho de que le haya estado salvando a cambio de unos tractores llenos de millones de euros para Euskadi.

Hay partidos políticos que interpelan a una sociedad que sólo existe en sus deseos. El PNV, sin embargo, se amolda a la sociedad a la que se dirige. Esa es una de sus virtudes para conseguir el enorme respaldo electoral que tiene en Euskadi. Son expertos en conocer cómo respira la sociedad vasca y actuar en consecuencia. Y con Rajoy al borde del precipicio, en Euskadi muy pocos -incluso dentro de su propio partido- hubieran entendido que se le diera la mano para ayudarle.

Seguir leyendo »

Carta abierta a los diputados del Congreso: echen al señor Rajoy, por favor

25 Comentarios

Rajoy durante su comparecencia para rechazar la moción de censura de Pedro Sánchez

Estimados diputados y diputadas del Congreso:

España está gobernada por un partido corrupto. Puede que ustedes como millones de ciudadanos tuvieran la convicción de que el Partido Popular está gangrenado por el pillaje sistemático del dinero público desde hace décadas. Ahora a esa convicción se ha sumado esta semana  el encarcelamiento de otro exministro del PP y una  condena judicial que considera que “no quedan dudas de la existencia de la caja B del PP” y que existía “un eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública”. La sentencia pone además en duda la credibilidad del testimonio del señor Rajoy, aunque sus señorías ya saben que Rajoy miente con cierta asiduidad y que, respecto a la corrupción del PP, les mintió airoso en el Senado sin que tuviera consecuencias políticas.

Estimados diputados y diputadas del Congreso, la corrupción no es el único problema. El partido corrupto que ha gobernado España en los últimos años ha conseguido que el país esté en el podio de los países europeos en precariedad laboral y desigualdad social. Gracias a este partido corrupto, los trabajadores estamos más desprotegidos y nuestras pensiones más amenazadas. Hubo un rescate europeo de 100.000 millones de euros para los bancos, mientras a los ciudadanos se nos han pedido múltiples sacrificios que han dejado a una parte importante de la sociedad tirada en la cuneta de la supuesta recuperación.

Seguir leyendo »

Aprovechategui: diccionario vasco para políticos españoles

Rajoy durante la sesión de control en la que pronunció la palabra aprovechategui

Aprovechategui ha sido la palabra de la semana. Cuando Rajoy la pronunció en la sesión de control del Congreso para referirse a Albert Rivera y su política con Catalunya, se escucharon reacciones de jolgorio entre sus señorías y prestigiosos periodistas aventuraron que el uso de esta palabra podría estar relacionado con la buena sintonía que Rajoy mantiene con el PNV.

El efecto aprovechategui -aprobetxategi en euskera- llegó a tal punto que el New York Times escribió la palabra por primera vez en su historia, fue trending topic en Twitter y la RAE, Fundeu y Euskaltzaindia fueron consultadas para aclarar la existencia de la expresión. España quedó en vilo.

En efecto, gracias a  un teletipo de EFE con declaraciones de un miembro de la Academia de la Lengua Vasca pudimos comprobar que la palabra existe. Aprovechategui se utiliza en conversaciones informales y fundamentalmente en el País Vasco. Tiene sentido despectivo y sirve para llamar a alguien aprovechado u oportunista. Una definición perfecta para Albert Rivera.

Seguir leyendo »

Los dragones de Daenerys arrasando turistas en Gaztelugatxe

San Juan de Gaztelugatxe ha pasado de ser ese precioso lugar en el que se casó Anne Igartiburu a ese precioso lugar en el que han rodado Juego de Tronos. En este cambio hemos dejado de cotillear sobre los vascos famosos que triunfan en Madrid a buscar chascarrillos sobre los actores famosos que pisan suelo vasco. Hemos pasado a ser aldeanos buscando reconocimiento en la Puerta de Sol a especializarnos en sedosas alfombras rojas para todo el que tenga un apellido tuiteable en inglés. 

El precio es evidente y no hay más que pasarse por allí para comprobarlo. Muchos días San Juan de Gaztelugatxe es un Corte Inglés en día de rebajas, abarrotado de turistas que ocupan las escaleras y obligan a hacer cola como en las ascensiones patrocinadas al Everest. En la temporada vacacional, el sonido de la campana de la ermita deja de ser un tañido esporádico y poético, y suena con la fruición de quien alerta de una invasión vikinga a las costas vascas. 

Las instituciones del Oasis Vasco le han visto el negocio a este asunto y la Diputación de Bizkaia ya ha lanzado el globo sonda de la necesidad de cobrar entrada a los turistas para poner coto a la avalancha. No, no es que estén preocupados por la avalancha. Al contrario, quieren que Gaztelugatxe sea la punta de lanza para que esa avalancha se extienda por toda la costa vizcaína. Y de paso, privatizar el marco incomparable y hacer caja. 

Seguir leyendo »

Me había prometido a mí mismo dejar de hablar del franquismo

24 Comentarios

Rajoy rinde homenaje a los desaparecidos argentinos por el terrorismo de estado

Me había prometido a mí mismo dejar de hablar del franquismo. No era la primera vez que lo intentaba. Lo había hecho yo solo de un día para otro, había leído el famoso libro sobre dejar de hablar del franquismo, había recurrido a la acupuntura y hasta me habían movido los chacras. La última vez que decidí dejarlo estuve dos años sin hablar del franquismo. Pero hace unos meses tuve una recaída y acudí a un prestigioso médico especializado en procesos de deshabituación del franquismo. La primera medida consistió en reducir de forma paulatina las referencias al franquismo. Bajé de veinte a quince menciones al día. Luego a diez. Y el pasado 29 de marzo dejé por fin de hablar del franquismo.

Parafraseando a Aterriza como Puedas, elegí un mal día para dejar de hablar del franquismo. Ese mismo día aparecieron en la tele cuatro ministros del Gobierno de Rajoy cantando 'El Novio de la Muerte’, el charlestone cabaretero que el fascista Millán Astray convirtió en un himno militar de la Legión para glorificar que “el legionario debe ensalzar la muerte, que fallecer no es más que un acto de servicio”. “¡Mueran los intelectuales! ¡Viva la muerte!”, le había gritado Millán Astray a Unamuno el 12 de octubre de 1936, el día que el filósofo vasco se enfrentó al general falangista de Franco en un acto celebrado en el paraninfo de la Universidad de Salamanca. Y precisamente, uno de los ministros cantarines era Iñigo Méndez de Vigo, que lo primero que hizo cuando llegó a su despacho del ministerio de Cultura fue retirar el cuadro de Unamuno que colgaba desde hace años en la pared. Como dice Peio H. Riaño, "el  ministro expulsó a Unamuno de su despacho, como lo despachó Millán Astray del Paraninfo de Salamanca". 

Ay. Un hijo de franquistas retirando un cuadro de Unamuno y cantando a la muerte. Un ministro que todavía habla de las “vascongadas” como en los tiempos en los que en Vitoria se cerraban las joyerías para que no apareciera Carmen Polo y se llevara los collares como se llevan en el PP los masters de la URJC. No podía haber elegido peor día para dejar de hablar del franquismo pero recordé lo que me había aconsejado mi médico. Respiré profundamente y repetí cien veces el mantra “hablar del franquismo es reabrir viejas heridas”. Y superé la crisis.

Seguir leyendo »

Cuando el PNV te pide que no hables de (su) corrupción

Los acusados del 'caso De Miguel' el día que arrancó el juicio / ADRIÁN RUIZ HIERRO (EFE)

Hace unos días me contaba un colega muy bien informado -una de esas fuentes que nunca falla- que dirigentes del PNV habían trasladado al Partido Popular que para llegar a acuerdos entre ambas formaciones sería deseable que los populares no azuzaran en público con el caso De Miguel, uno de los mayores casos de corrupción que afecta a los nacionalistas. Una trama -que se juzga desde hace semanas en Vitoria- por la que están sentados en el banquillo exdirigentes del PNV y cargos del Gobierno de Ibarretxe, acusados de cobrar comisiones ilegales y adjudicar contratos irregulares.

La petición del PNV al PP se había producido dentro de las conversaciones que mantienen ambas formaciones desde hace tiempo para normalizar sus relaciones -en Euskadi son socios- y que tienen ahora mismo en el horizonte la posibilidad de que el PNV repita su apoyo a Rajoy en los presupuestos, siempre que se levante el 155 en Cataluña.

Como es obvio, el PNV dice que es “radicalmente falso” y que nunca se puso esa cláusula al PP. Y puede que sea así, pero la historia que me contaban es verosímil por múltiples razones, pero especialmente por una: todo esto ha ocurrido con anterioridad en varias ocasiones.

Seguir leyendo »

Mindfulness en las empresas o el embudo para seguir tragando

Hace algo más de dos años comencé a sentir mareos recurrentes. No eran desmayos repentinos sino una sensación permanente de haberme bajado del Dragon Khan. Además, empezaba a tener problemas para tragar cuando comía. Como una especie de nudo en la garganta. Al principio, no le di demasiada importancia. Ya se pasará, decía. Luego empecé a pensar en lo peor (es lo que se suele pensar a partir de cierta edad). Después de varias pruebas médicas, me diagnosticaron ansiedad y estrés laboral severo. Descansé durante un tiempo y, cuando los síntomas desaparecieron, volví a la vida de siempre. Había sido un pequeño bache pero ya era historia.

Un año después empezó a picarme todo el cuerpo. Todo el rato. Picores continuos salvo cuando estaba durmiendo. Los médicos no encontraron alergias ni enfermedades habituales asociadas a los picores. De nuevo, la ansiedad y el estrés por el curro. Aguanté así durante un tiempo -confiando en que podría controlarlo- hasta que el agobio desembocó en un bajón. Era el segundo aviso. Volví a descansar. Esta vez, más tiempo. Esta vez, con médicos especializados y pastillas. Y descubrí el mindfulness. La meditación.

En su día había estado indagando en ello: sus beneficios para combatir el estrés estaban científicamente comprobados desde hace tiempo pero los chamanes que enseñaban mindfulness en mi ciudad eran demasiado místicos para mi gusto. Hasta que encontré a un médico, muy acreditado y que en el pasado me había ayudado con éxito en varias lesiones deportivas. En los últimos años se había dedicado a formarse en las bondades del mindfulness para la salud, en especial, para las personas con dolor crónico.

Seguir leyendo »

La España del Fahrenheit 451 o la del clítoris de la Virgen

La obra de Santiago Sierra "Presos Políticos", retirada de Arco.

Dicen que la peor nostalgia es la nostalgia de lo que no se ha vivido. Siempre deseé haber nacido diez años antes para vivir la Movida de los ochenta como hay que vivirla: con veinte tacos. La viví pero de niño viendo en la tele a la Bruja Avería. Y no hablo de la mitificada Movida madrileña de Tierno Galván y Alaska. Hablo de la Verdadera Movida. La que surgió en mi ciudad, en Vitoria, en los años 80.  

“Cuando yo llegué, creo que Vitoria era la ciudad de Euskadi donde se veía hervir algo, donde se veía gente de diferentes áreas, que si escultura, que si pintura, que si músicos, que si periodistas, ¿sabes?”, comentaba Gari, el que fuera cantante de la banda vitoriana Hertzainak, probablemente la más destacada del momento en Euskadi. De aquella época hay muchos nombres y no hay espacio para citarlos a todos, pero a quien no sea de Vitoria le sonará el director de cine Juanma Bajo Ulloa o el actor Karra Elejalde, el de los ‘8 apellidos vascos’, entonces un ‘chino’ -así se llamaba a los maoístas- al que no le gustaban nada los troskos.

Vitoria era la “sede del rollo libertario”, cuenta Eneka Aranzabal. El lugar de encuentro de una efervescencia cultural y política que no se ha vuelto a vivir en la ciudad. Artistas, músicos, anarquistas, autónomos, abertzales, dibujantes, troskos, la radio libre Hala Bedi, la Banda Municipal de Ska tocando medio en bolas en la Plaza del Machete, la eclosión de los fanzines, etc. Como decía la canción de Potato, todos rulando en la Pinto, en la Kutxi y en la Zapa, rulando “en Vitoria-Gasteiz, donde hacen la ley, capital artificial de un país singular”.

Seguir leyendo »