eldiario.es

9
Menú

ENTREVISTA | Jordi Roig (Love of Lesbian)

"Love of Lesbian siempre ha sido como un rompehielos: parece que no avanza pero, a velocidad de crucero, es imparable"

"Esté de moda lo indie o no, ahora hay festivales cada fin de semana, la gente consume música y compra entradas", cuenta Jordi Roig, guitarrista de la banda

El grupo catalán llega este viernes 9 de noviembre al Palacio de Festivales de Santander con su gira 'Espejos y Espejismos' a partir de las 20.30 horas

- PUBLICIDAD -
Love of Lesbian traerá al Palacio de Festivales su espectáculo 'Espejos y Espejismos'

Love of Lesbian traerá al Palacio de Festivales su espectáculo 'Espejos y Espejismos'.

El grupo catalán Love of Lesbian lleva veinte años subido en los escenarios. Jordi Roig, el guitarrista, cuenta que tienen "carácter perdedor", pero la banda es la reina del género  indie español, tiene nueve discos en el mercado y ha encabezado los festivales más importantes de nuestro país. Ahora, los intérpretes de 'Allí donde solíamos gritar' recorren España con su espectáculo 'Espejos y Espejismos', una gira en teatros que recalará en el Palacio de Festivales de Santander este viernes a partir de las 20.30 horas.

Después de 20 años, ¿hay una fórmula para mantener el éxito?

No existe una fórmula mágica y absoluta que puedas aplicar a cualquier cosa para que funcione. En nuestro caso, creo que ha sido una suma de tener la ambición justa para continuar, pero sin perdernos por el camino. Alguien dijo una vez que Love of Lesbian tuvo muchas oportunidades de morirse por el camino, pero nunca las ha aprovechado. Quizá, hay una parte del camino que hemos sobrevivido y otra que hemos gozado. Sí es cierto que una gran parte del éxito fue la decisión de cambiar el inglés por el castellano, a la vez que Santi -el cantante- iba tejiendo su discurso a través de sus letras y su universo y la gente conectaba más cada vez.

¿Con los años son más selectivos al elegir los proyectos?

Aunque parezca que Love of Lesbian es esa banda que toca en todos los sitios habidos y por haber, desde el interior del grupo lo vivimos de una manera distinta. Hemos tomado decisiones que en el momento parecían duras, como renunciar a algunos conciertos o decir que no a tocar en algún sitio por un tema de estrategia, equivocada o no. La banda siempre ha sido como un rompehielos; parece que no avanza pero, cuando coge una velocidad de crucero, es imparable.

¿Una gran discográfica les permite trabajar de esta manera?

Nosotros hemos estado en cinco discográficas a lo largo de estos años. No hemos encontrado una distinción a nivel de trabajo, porque la manera interna a la hora de escribir, tomar decisiones, elegir la portada o las canciones que entran en un disco siempre ha sido igual, lo hemos decidido nosotros. Es cierto que, cuando vas acompañado de una multinacional, estás más respaldado por más recursos y tienes la sensación de que todo es un poco más fácil.

¿Lo  indie está de moda?

Es una frontera un poco difusa. Lo  indie  underground tendría que ser esa escena donde nacen bandas y propuestas, donde la imaginación está por encima de todo, incluso de los recursos de cualquier banda. Es donde pasan cosas, donde la música se fragua en locales, salas donde se pueden hacer conciertos minoritarios, donde no hay ninguna presión. Cuando una banda toca delante de miles de personas, de alguna manera tienes una presión o un discurso que ya no es el mismo que el que podías tener en una sala de cien personas. Es obvio que, de moda o no, hace veinte años había un festival, el FIB, y ahora hay uno cada fin de semana, la gente consume música y compra entradas.

Las canciones de 'Poeta Halley' son largas y la letra pesa mucho. ¿Dedicaron más tiempo que nunca?

Hubo un parón en 2015 y, de alguna manera, tuvimos como un año sabático. No nos fuimos cada uno a su casa, sino que estuvimos muy centrados en la creación del disco y relajados porque no pusimos fecha de entrega. Decidimos que lo íbamos a sacar cuando estuviéramos seguros de que era el disco que, dentro de diez años, tocaríamos sin sentir ningún reparo. Los temas, las letras, la métrica de las canciones es más larga. Ha habido temas que fueron reducidos, llegamos al local y la letra tenía cinco páginas. A veces, tenemos tendencia a pensar que la gente no está preparada para escuchar y es mentira, todo el mundo está preparadísimo para escuchar cualquier propuesta... Pero, claro, seis páginas de letra es otra cosa.

Han grabado 'El gran truco final', un disco entero en directo que recopila sus temas más míticos. ¿Por qué sacan adelante este proyecto?

Los últimos diez años hemos vivido muchas cosas pensando que siempre sería la última vez que nos pasarían. Lo decidimos cuando se nos presentó la oportunidad de hacer el Wizink en Madrid. Aunque parezca fácil, es muy complicado vender 14.000 entradas y hacer un bolo de esas características. Nosotros tenemos un carácter perdedor y siempre tenemos tendencia a pensar que nunca más nos va a pasar, así que creímos que había que grabarlo y registrarlo.

¿Qué opinan los integrantes de una banda catalana de las polémicas en torno a la bandera española como las que vemos estos días y los problemas de libertad de expresión?

Hay un mundo en el que están pasando cosas que traspasan la frontera entre la política y la sociedad civil. No hay una polarización y estamos más mezclados. Eso se ha traducido a nivel social. Love of Lesbian, de hecho, es un reflejo de lo que sería la España plurinacional. Somos de distintos sitios, pensamos de distintas maneras, pero llevamos 20 años juntos y no es ningún problema. Dani Mateo, por ejemplo, tiene razón en algo: cuando ponemos los símbolos por encima de las personas, significa que algo no se está haciendo bien. Se puede defender todo, tanto desde la libertad de expresión como desde el respeto a los símbolos, pero el fervor con el que se defienden ciertas cosas hace que, a veces, se eche en falta defender otras.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha