eldiario.es

9

Historia de una bala mexicana en la Guerra Civil: la vida de un disparo

Bala fabricada en México y que acabó salvando la vida a un republicano. | GABRIEL HERRERÍA - DESMEMORIADOS

La imagen es inquietante, reconocible pero inquietante más allá de la percepción que tenemos grabada en nuestra mente respecto al uso con que comúnmente se identifica a ese objeto. Sí, no hay duda, este objeto es una bala. Una bala con malformación. Una bala muerta, sacrificada.

Si la observamos detenidamente comprobamos que la visión del proyectil aún nos puede dar más claves. En su base vemos que está datada: una fecha y un país. México, 1931. Hasta aquí los signos externos. Luego se abren otros caminos. Uno de ellos nos adentra en una vía histórica más o menos abordable: el motivo por el que armamento de fabricación mexicana llega a España alrededor de una fecha, 1931, en la que en este país se instaura la II República.

El otro sendero, más cercano pero, paradójicamente, también más inexpugnable, tiene que ver con la razón por la que una antigua e inútil bala mexicana se conserva hasta nuestros días en una anónima vivienda del extrarradio obrero de Santander.

Seguir leyendo »

Testimonio de niñas de la guerra: haciendo memoria 80 años después

Este año se conmemora el 80 aniversario del final de la Guerra Civil Española, de la que recuperamos las historias de vida de tres mujeres que vivieron aquel momento cuando aún eran unas niñas y que tuvieron que ser evacuados durante la contienda, lo que determinó el devenir de sus vidas. Es indudable que además del horror y del miedo producido por la guerra en toda la población, el hecho traumático de la separación de estos niños y niñas de su entorno familiar, emprendiendo un viaje en solitario hacia países desconocidos con idiomas incomprensibles, la hacía especialmente significativa por las consecuencias que tendría en su existencia.

Las evacuaciones desde Santander comenzaron en el año 1936 y terminaron poco antes de la entrada de las tropas franquistas en esta ciudad, el 26 de agosto de 1937. Gracias a las vivencias que Carmen Camus Ribera (siendo los apellidos de sus progenitores Antona Santos), Araceli Cabrero Llata y Francisca Cabrero Llata transmitieron hace años al colectivo 'Desmemoriados', abordamos el tema de las evacuaciones infantiles desde Santander y cómo se encaminaron sus vidas. La fotografía muestra una imagen entrañable de unas jóvenes que sonríen felices, tendrán entre 14 y 16 años. Podrían estar en cualquier lugar, en un internado o residencia cualquiera, pero se encuentran en el Home Espagnol de Rixensart, municipio belga perteneciente a la provincia de Brabante Valón y son niñas evacuadas durante la Guerra Civil.

Grupo de pensionadas del Hogar Español de Rixensart en 1939, patrocinado por el Comité de Asistencia a España de Brabante Valón. | Araceli Cavada/ Desmemoriados

Grupo de pensionadas del Hogar Español de Rixensart en 1939, patrocinado por el Comité de Asistencia a España de Brabante Valón. | Araceli Cavada/ Desmemoriados

Seguir leyendo »

La Asamblea de Mujeres, cuatro décadas despertando conciencias en Cantabria

El folleto que la Asamblea de Mujeres de Cantabria publicó con motivo del 8 de marzo en 1990.

La organización Asamblea de Mujeres de Cantabria ha cedido parte de su archivo a Desmemoriados para que sea digitalizado, procesado y puesto a disposición del público para su consulta. El material cedido da lugar a la historia del feminismo en Cantabria enfocada desde una organización, Asamblea de Mujeres, y de las mujeres que la fundaron con todas sus reivindicaciones, en aquellos años -como hoy- mal entendidas, incomprendidas o sencillamente ignoradas.

El movimiento feminista en España se empezó a organizar a la muerte del dictador asociado a partidos de izquierda: PSOE, Partido Comunista, Partido del Trabajo, Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT). Estos partidos políticos, a diferencia de los partidos liberales y demócrata-cristianos, reconocían las demandas de los grupos feministas: plena igualdad entre los sexos en el ámbito jurídico, laboral y familiar, así como la creación de ciertos servicios colectivos que permitieran "sociabilizar" el trabajo doméstico. Las diferencias de carácter teórico, la diversidad geográfica y política determinaron la proliferación de diferentes asociaciones feministas.

En este contexto, Asamblea de Mujeres nació el 8 marzo de 1980 con la intención de poner en marcha un organismo unitario (mujeres de distintas ideologías), asambleario y autónomo (de partidos, de instituciones, de gobiernos y de los hombres). Se trataba de crear un espacio propio desde el que despertar conciencias, reivindicar y denunciar las discriminaciones que sufrían las mujeres por el hecho de serlo en un mundo de hombres.

Seguir leyendo »

Crónica de años de esperanza: el tránsito hacia las elecciones democráticas

Felipe González en el mitin del PSOE en Santander el 13 de marzo de 1977. | DESMEMORIADOS

El domingo 10 de febrero de 2019, Pedro Sánchez visitó la ciudad de Santander para presentar la candidatura socialista a las elecciones municipales que se celebrarán el último fin de semana del mes de mayo. Este hecho, habitual en el arranque de procesos electorales, puede recordar a la gente mayor el inicio de la precampaña socialista en marzo de 1977, con un PSOE recién legalizado apenas un mes antes y en un contexto muy fluido en el que las condiciones políticas cambiaban cada día.

Por aquella fecha no existían muchas certidumbres. Se sabía que habría elecciones, pero no cuándo, ni cuáles serían las condiciones marcadas por el poder que basaba su legitimidad en las instituciones de la dictadura. Tampoco se sabía quiénes podrían participar en la contienda. Existía una pugna entre quienes creían que aquellas elecciones carecerían de reconocimiento internacional si no se permitía la presencia del Partido Comunista (PCE) y quienes –la Guerra Fría mandaba– aspiraban a mantener al margen de la legalidad política a los comunistas.

Por supuesto que tampoco estaba claro en qué momento serían legalizados los sindicatos de clase. Nadie cuestionaba que eso acabaría ocurriendo, pero el plazo para hacerlo se iba dilatando. Definitivamente, el Gobierno de Suárez, que todavía no había sido capaz de organizar su propio partido para concurrir a las elecciones, tenía la iniciativa en sus manos y jugaba con ventaja para garantizar que la partida no se le fuera de las manos. De ahí que las Cortes resultantes de las elecciones celebradas el 15 de junio, finalmente, no supieran si iban a ser ordinarias o constituyentes.

Seguir leyendo »

Urbanismos de derrumbe: Hotel Bahía 1992

Imagen del derrumbe del Hotel Bahía el 27 de enero de 1992.| VALENTÍN ANDRÉS / DESMEMORIADOS

"Tenía 20 años y había terminado mis estudios de COU. Había trabajado algunos veranos en la hostelería. Mi vida por aquella época era coger olas por el día y juerga los fines de semana. Mi padre, harto de esa situación, me dijo que me iba a meter a trabajar en el desescombro del hotel. Se había enterado de que necesitaban peones y pensó en mí. Cuando yo empecé, el trabajo ya estaba en marcha. No recuerdo el tiempo que hacía que habían empezado. Si no recuerdo mal yo solamente estuve trabajando tres días. Creo que empecé un miércoles y acabé la semana el viernes. Al lunes siguiente a primera hora ocurrió el desastre. 

El recuerdo que tengo de los días que estuve trabajando es que éramos un grupo de unos 40 peones y el encargado. Creo que trabajábamos todos juntos de 8.00 a 17.00 con una hora para comer. El encargado era un hombre serio y estricto, pero muy correcto en el trato con nosotros. Todas las mañanas, a primera hora, cuando nos estábamos cambiando, nos recordaba la obligación de hacer uso de los EPI'S que nos proporcionaba la empresa, botas de seguridad, buzo, guantes y casco. Como viera a alguien sin casco...

El viernes, creo que a primera hora de la mañana, nos comunicó que a partir del lunes trabajaríamos en dos turnos. La mitad desde las seis a las dos de la tarde y la otra mitad de las dos a las diez de la noche. Como yo había sido el último en llegar, quedé englobado en el grupo de tarde. Creo que el plan era ir alternando semanalmente mañana y tarde. El trabajo que hacíamos allí era de desescombro. Había que dejar las plantas del hotel totalmente diáfanas, respetando la fachada y los pilares. Cuando yo empecé, ya no había ni decoración, ni lámparas, ni suelos, solamente tabiques. Unos operarios tiraban los tabiques, y otros, entre ellos yo, cargábamos el escombro con palas de mano en carretillas y lo trasportábamos hasta unos tubos de desescombro que unían la planta en la que estábamos trabajando con el nivel de la calle, donde los residuos quedaban depositados dentro de unas bañeras.

Seguir leyendo »

La Albericia, de espacio agrario y ocio de reyes a periferia urbana

Panorámica del poblado Canda Landaburu asentado en La Albericia en los años 40. Foto El Avance Montañés / Desmemoriados.

La evolución de las periferias de las ciudades y de sus gentes no ha sido una línea de investigación histórica especialmente fecunda. Si habláramos como geógrafos nos referiríamos a cómo han cambiado los usos del suelo en función de las necesidades de los centros de poder y sus clases dominantes, y cómo estos cambios han determinado la forma de vida de las personas que habitan el territorio. Si ya dedicamos un 'Documento del Mes' a la evolución de El Sardinero, ahora vamos a hacer una primera visita a La Albericia.

En la década de los cuarenta, La Albericia todavía era un barrio del pueblo de San Román de la Llanilla, en el extrarradio de Santander, donde predominaban la agricultura y la ganadería. Estas actividades, junto con la tejera allí asentada y alguna fábrica más o menos cercana, como Nueva Montaña, permitían ganarse la vida a su población en aquellos duros años de posguerra. Hasta ese momento, si había tenido un espacio en las crónicas fue para dejar huella de las actividades de recreo que las clases pudientes realizaron en los descampados de la zona. El Diario Oficial de Avisos de Madrid del 29/7/1878 informaba de esta manera de la existencia de un hipódromo:

"Santander, 27. Los festejos de esta capital atraen a ella multitud de forasteros. Ayer tuvieron lugar ante una concurrencia numerosa y escogida, en el hipódromo de la Albericia, grandes carreras de caballos. El caballo Nino, del Sr. Pezuela, ganó tres premios. Por la noche estuvo muy animado el baile campestre".

Seguir leyendo »

30 años del 14-D: la huelga general que paralizó Cantabria

Huelga general 14-D en Santander. |

El miércoles 14 de diciembre de 1988 se convocó una huelga general por los grandes sindicatos, Comisiones Obreras y UGT, debido a la reforma laboral que pretendía hacer el gobierno del PSOE, en aquel momento presidido por Felipe González, y en el que presentaba un 'Plan de empleo juvenil' que estaba destinado a jóvenes entre 16 y 25 años, y en el que se preveía un salario mínimo interprofesional e importantes exenciones en la Seguridad Social para los empresarios, abriendo paso con ello a la precariedad laboral.

El 14D se convirtió en una movilización general debido al descontento social que existía contra la política económica del Gobierno. Fue la huelga más secundada de la democracia. Más de ocho millones de trabajadores se adhirieron al paro general, el 90% de la población activa. Tras la huelga, la reforma fue retirada y el Gobierno "percibió el mensaje", aunque en las siguientes elecciones revalidó su mayoría absoluta.

En Cantabria la huelga se llevó a cabo con normalidad y, según datos que ofreció el Diario Montañés, fue secundada por el 90% de la población. A las seis de la tarde, partió una manifestación desde el edificio de Ministerios, recorriendo todo el centro de Santander hasta la Plaza de las Farolas. Asistieron 20.000 personas. La foto que corresponde a nuestro 'Documento del mes' es del masivo piquete que recorrió las calles de la capital cántabra esa mañana.

Seguir leyendo »

El Santander-Mediterráneo y el túnel de La Engaña: antecedentes del despilfarro y la corrupción en la obra pública

Boca del túnel de La Engaña en la localidad cántabra de Vega de Pas. | DESMEMORIADOS

Pocas manifestaciones en Santander han sido tan numerosas como la celebrada el 10 de abril de 1933. El diario ABC del día siguiente insertó una fotografía tomada desde la sede del Gobierno Civil, entonces ubicado en el edificio de la Real Aduana de Santander, en la antigua calle de la Ribera (hoy Calvo Sotelo), a la cual se dirigía una "imponente manifestación", que -según se describe- paralizó la industria y cerró todo el comercio de la ciudad.

Unas 35.000 personas respondieron a la convocatoria para apoyar la construcción del séptimo tramo del Ferrocarril Santander-Mediterráneo y entregar a las autoridades las conclusiones acordadas por el pleno de la comisión gestora del citado proyecto. La fotografía que recoge esta movilización apareció publicada en el semanario madrileño Mundo Gráfico. No fue la primera vez, otra gran manifestación había desbordado las calles de Santander el 28 de mayo de 1930 con el mismo propósito.

Recorte de la revista Mundo Gráfico. Número 1.119. Miércoles,12 de abril de 1933. | DESMEMORIADOS

Recorte de la revista Mundo Gráfico. Número 1.119. Miércoles,12 de abril de 1933. | DESMEMORIADOS

No solo la ciudadanía cántabra, sino también las de Castilla, Aragón y Valencia entendieron la construcción del ferrocarril Santander-Mediterráneo como una oportunidad de mejora de las comunicaciones y de desarrollo económico. En el siglo XIX la red de ferrocarriles española estaba estructurada de forma radial, con centro en Madrid; el trazado del Santander-Mediterráneo venía a ser un complemento de esta ordenación en sentido transversal, uniendo directamente la fachada cantábrica con la mediterránea, de Santander a Valencia. Pese al apoyo popular y de muchas instituciones el proyecto nunca vería la luz.

Seguir leyendo »

El barriuco: ¿Qué fue del Sardinero de Toda la Vida?

Imagen tomada desde los Jardines de Piquío de Santander a mediados del siglo pasado. | Colección Agustín Macías González - DESMEMORIADOS

La fotografía que encabeza este artículo está tomada desde los Jardines de Piquío a mediados del siglo pasado. Sin lugar a dudas sorprende la casi total ausencia de viviendas unifamiliares y mucho menos de urbanizaciones.

Lamentablemente no poseemos ninguna foto de Cueto y sus barrios: La Rochela, El Recial, el barrio de la Iglesia... donde sus gentes se dedicaban al campo, a la ganadería, a la albañilería o las conocidas como "burreras" que vendían en el mercado, los productos que cultivaban en sus huertas.

Como de todos es conocido, la zona del Sardinero se transformó a partir del último tercio del siglo XIX. Los denominados "baños de ola" atrajeron tanto a monarcas como a cortesanos, lo que conllevó la construcción de paseos y caminos que les acercara a las playas. Como no podía ser de otra manera, sectores de la burguesía local adquirieron terrenos y construyeron chalets y palacetes donde dar cobijo a tan "ilustres" visitantes.

Seguir leyendo »

La caída del 1968: comunistas y católicos en el origen de las Comisiones Obreras

Concentración el 1º de mayo de 1969 a la puerta de la Prisión Provincial de Santander. | DESMEMORIADOS

Terminada la Guerra Civil, la dictadura franquista necesitaba de forma urgente normalizar la actividad económica para asegurar la consolidación del Régimen por medio del control y sometimiento del movimiento obrero. Así lo expresaba el ministro de Trabajo, José Antonio Girón, en 1951: "Que de todos los esfuerzos realizados por el Régimen, incluyendo los más visibles y espectaculares a favor de la clase trabajadora, ninguno tan fatigoso, ninguno tan difícil como barrer la niebla en que las mentalidades de los trabajadores estaban sumidas".

Este esfuerzo se materializó a través del encuadramiento obligatorio y jerárquico de empresarios y trabajadores en el sindicato vertical, intentando encauzar el descontento dentro del ordenamiento franquista. La conflictividad laboral fue considerada como un delito de lesa patria y la lucha de clases un tabú en el imaginario patrio. En este periodo las relaciones laborales (salario y condiciones de trabajo) fueron reguladas a golpe de decreto por el Estado.

La crisis de gobierno de 1956 fue la evidencia del fracaso económico de la autarquía. Franco incorporó a los tecnócratas del Opus Dei, con la misión de integrar la economía española en la Europa capitalista y aumentar la productividad industrial. Dentro de las reformas legales que se introdujeron se aprobó en 1958 la Ley de Convenios Colectivos, que autorizó a los empresarios y los representantes de los trabajadores a negociar las condiciones laborales y los salarios en el seno del sindicato vertical, intentando recluir la conflictividad en la empresa y mejorar la productividad.  Poco después se modificó la Ley de Orden Público que rebajó a la consideración de delito grave los paros colectivos de trabajo. Las primeras elecciones sindicales bajo esta nueva coyuntura se celebraron en 1960.

Seguir leyendo »