eldiario.es

9
Menú

"Ciudadanos es un partido liberal en lo económico y socialdemócrata en lo social"

El candidato de la formación de Albert Rivera a la Presidencia de Cantabria califica al Gobierno de Ignacio Diego de "indolente", no se decanta entre servicios públicos o privados sino lo "más eficiente" dependiendo de cada caso y apuesta por potenciar el vínculo entre la Universidad y las empresas. 

- PUBLICIDAD -
Rubén Gómez, candidato de Ciudadanos a la Presidencia de Cantabria.

Rubén Gómez, candidato de Ciudadanos a la Presidencia de Cantabria.

La vida de Rubén Gómez (Santander, 1983) puede dar próximamente un giro de 180 grados. Este licenciado en Físicas por la Universidad de Cantabria se afilió a Ciudadanos hace poco más de un año, y ahora encabeza una formación que, según apuntan las encuestas, tiene muchas papeletas de entrar en el nuevo Parlamento de Cantabria que salga tras las elecciones del 24 de mayo.

Para ello, se presenta ante los ciudadanos como una opción “moderada”, guiada por el “sentido común”, y la “honradez y la transparencia” como banderas. No obstante, no le duelen prendas reconocer que sus posibilidades de ser diputado se deben a Albert Rivera, “un crack”, y a su proyecto nacional. Ataviado con una corbata naranja, el color de su partido, explica a eldiario.es sus prioridades, da su opinión de Ignacio Diego, habla de posibles pactos y rememora su pasado en UPyD. Ha trabajado como profesor particular, en el mantenimiento de subestaciones eléctricas y más recientemente en el desarrollo de aplicaciones móviles. En breve, puede que comience a trabajar para los cántabros.  

¿Qué propone Ciudadanos para Cantabria?

Para Cantabria proponemos un poco lo mismo que para el resto de España. Lo defino en tres pilares fundamentales: regeneración, transparencia y sentido común, que desgraciadamente faltan mucho en la política. Y luego, algo que no incluyo en estos tres pilares porque entiendo que debe ser como el valor en la mili, que se daba por hecho, que es la honestidad y la lucha férrea contra la corrupción.  En resumen, esto es lo que propone Ciudadanos en Cantabria, aire fresco, aire nuevo y hacer política del siglo XXI, que en el 2015 ya va siendo hora.

Pero también habrá propuestas concretas...

Por supuesto. Estamos terminando de perfilar el programa autonómico. Me lo terminan de presentar esta semana; yo he estado participando en la medida de mis posibilidades, y después empezaremos a desgranarlo.

Estará enraizado en los tres pilares; lo que buscamos es una Administración más transparente, más cercana y más abierta a los ciudadanos.

En cuanto a al paro, la Administración tiene que dar facilidades y recursos a las empresas privadas. El cómo crearlo es la parte complicada. Nosotros huimos de lo que son las ayudas directas, simplemente creemos en dar facilidades, como reducir la burocracia, facilitar los espacios… aunque el suelo industrial ya está ahí. En un país donde el 80% de las empresas son pymes, hay que agilizar los procesos para poder montar el negocio y no tener que estar un año esperando a los trámites. Por ejemplo, con una ventanilla única en el Ayuntamiento y la Administración regional.

A nivel nacional proponemos la reducción de la cuota de autónomos. Y a partir de ahí apostamos por potenciar las pymes en nuevas tecnologías, que creo que es un gran valor que puede tener esta región. Tenemos una Universidad muy potente, con grandes grupos de investigación que colaboran en estamentos tanto europeos como internacionales. Todo esto hay que aprovecharlo, y desgraciadamente en España no existe esa sinergia. Nosotros apostamos por ese sistema, favorecer esa colaboración entre la Universidad y la empresa porque así se retroalimentan ambas. La empresa obtiene unos recursos que no tiene necesariamente que contratar y puede apoyarse en grupos de investigación ya establecidos, y a su vez la Universidad puede recibir réditos económicos que le permitan tener mayor autosuficiencia.

Apostamos también por mejorar la red de mercancías. Ahora se habla mucho del AVE pero más que por el tráfico de pasajeros, apuesto por el transporte de mercancías por ferrocarril, que es el sistema más eficiente y más barato para las empresas y que en Cantabria no se explota lo suficiente. Y también utilizar el aeropuerto de Santander para que pueda existir ese tráfico que facilite a las empresas el poder instalarse en la Comunidad.

Estas son las líneas generales que iremos exponiendo con más detalle en las próximas semanas.

¿Y en lo social? ¿Qué propone su partido para los personas con mayores dificultades económicas?

Nosotros somos liberales en lo económico y socialdemócratas en lo social. Con lo cual entendemos que es muy importante el atender las demandas de los más necesitados, como a través de alquileres sociales. A nivel nacional estamos proponiendo la dación en pago. Pero para estas ayudas, que son muy necesarias, primero uno tiene que obtener recursos, que desgraciadamente se están logrando a costa de las clases medias. Desde Ciudadanos lo que proponemos es la reducción de la Administración pública, cargos de confianza, asesores, empresas públicas…

No obstante, el objetivo no es quedarse en lo inmediato, que es vamos a ayudar a los que lo están pasando mal, que también, sino que en el futuro reduzcamos al máximo posible esas ayudas, generando empleo y recursos. Lo que queremos todos y lo que nos dignifica es tener un puesto de trabajo, no que el Estado nos ayude. Obviamente ahora va a ser necesario generar prestaciones a los más desfavorecidos.

Una de las medidas más interesantes que ha propuesto Ciudadanos es el apoyo a las nóminas más bajas para poder cubrir unos mínimos, y que esas familias tengan el poder adquisitivo mínimo para poder subsistir. La línea va en este sentido pero el objetivo final tiene que ser el que todo el mundo tenga acceso a un puesto de trabajo.

Ciudadanos y UPyD son dos formaciones de centro, que el 95% de su ideario es igual o semejante.

¿A qué achaca esta 'ola' del partido en las encuestas?

Después de años de descrédito de la política y desafección de los ciudadanos por la política lo que se han encontrado en Ciudadanos es un proyecto que les ilusiona. Esa es la palabra clave: ilusión. Mientras que otros han apostado más por enarbolar la indignación y el cabreo, nosotros hemos apostado por comprometer a la gente en base a ilusión. Es decir, plantearles que sí, que la situación está mal pero que tenemos la capacidad suficiente para salir adelante.

Ese es el hueco que la gente esperaba, que la política les volviera a ilusionar como se ilusionó en su día durante la Transición y volver a convencernos a todos que no somos menos que nadie, que podemos ser dueños de nuestro presente y de nuestro futuro y construir entre todos una sociedad mejor y más justa. Esa es la clave, más allá de que, como es obvio, tenemos a un auténtico crack comunicativo y político como es Albert Rivera, que aglutina lo mejor de todo esto.

¿Cuándo se afilió a Ciudadanos?

En enero de 2014.

¿Y cuándo salió de UPyD?

Oficialmente entre mayo y junio de 2013. Mucho tiempo antes ya había dejado de colaborar y había comunicado a mi gente más cercana que iba a abandonar el partido. Me comprometí con mis compañeros a esperar unas primarias de las que estábamos pendientes, pero ya les había anunciado que pasara lo que pasara me iba a marchar. Al final no se produjeron y salimos.

¿Y se puede ser del Madrid y el Atlético de Madrid o del Racing y la Gimnástica?

Del Racing y la Gimnástica sí porque los dos son cántabros. Se puede ser del Racing, la Gimnástica, el Tropezón, el Bezana, el Naval…

Era un símil futbolístico. Me refiero a los partidos.

Sí, sí (sonríe). UPyD y Ciudadanos son muy confluentes. Ya estando en UPyD era de los que defendía que Ciudadanos era nuestro hermano y que tenían que confluir con nosotros y que teníamos que sumar porque, al final, lo que defendemos es prácticamente lo mismo. Los matices son los que me han llevado a salir de UPyD y entrar en Ciudadanos, donde estoy mucho más convencido.

Nunca me llegué a implicar tanto en UPyD; nunca hubiera ocupado la posición que ocupo ahora porque no me llegaba a llenar del todo. Pero los dos partidos son confluentes, no defendemos cosas antagónicas. No es pasar del Partido Comunista a la extrema derecha; son dos formaciones de centro, que el 95% de su ideario es igual o semejante.

Ha sido una transición lógica partiendo de la base de que la dirección de UPyD no ha querido confluir en un partido único, que es lo que debería haber pasado de forma natural. Pero bueno, ya estamos viendo que las propias bases de UPyD están optando por la lógica y por sumarse a este proyecto. Por tanto, no es ninguna incongruencia, es lo que debería haber pasado hace mucho tiempo.

Hablaba antes del transporte por ferrocarril. ¿Para Ciudadanos es una prioridad la llegada del AVE a Cantabria en la próxima legislatura?

No. La prioridad es conseguir que el tren de alta velocidad que ya tenemos llegue y la catenaria no se estropee cada poco tiempo. Lo que no podemos pretender es pasar a conducir un coche de lujo cuando no hemos aprendido a conducir siquiera. Es decir, vamos a tener una infraestructura de alta velocidad, que ya tenemos, que funcione de verdad y luego ya nos podemos plantear otras cosas. El AVE no es una necesidad vital, es un lujo. Además, es caro.

Estamos en un país que tiene 4.000 kilómetros de línea de alta velocidad, sólo estamos superados por China. ¿Qué queremos el modelo de aeropuertos vacíos, AVEs vacíos, universidades vacías o queremos algo más racional y más útil para la sociedad? Yo apuesto porque ese dinero se invierta en investigación e innovación y cree puestos de trabajo. Si le preguntas a la gente: ¿usted qué prefiere: 50.000 puestos de trabajo o un AVE para viajar a Madrid en tres horas? Estoy seguro que les importa poco viajar en cuatro horas siempre y cuando el tren llegue sin pararse por la catenaria.

¿Fracking sí, fracking no?

Fracking no. No, y además somos el único partido que defiende esto a nivel nacional desde el principio.

¿Servicios públicos o servicios privatizados?

(Piensa). Lo que sea más eficiente. Tenemos una red de funcionariado que está muy preparada y que está infrautilizada. Eso es absurdo. ¿Para qué tenemos que privatizar servicios cuando tenemos funcionarios que lo pueden hacer perfectamente? Eso es duplicar costes.

Por poner un ejemplo práctico, hay un informe del Tribunal de Cuentas que refleja que las privatizaciones del servicio de basura suponen un sobrecoste de entre 7 y 15 millones de euros de media. Además pone como uno de los peores ejemplos al Ayuntamiento de Santander. Eso no tiene que estar privatizado per se. A la mejor la gestión pública es más barata y más eficiente. Nosotros apostamos por la racionalización, por lo que suponga el mejor servicio al menor coste posible para los ciudadanos. Si alguien me demuestra que un servicio privatizado puede dar mejor servicio a menor coste, adelante.

Otro ejemplo. El Ayuntamiento de León, gobernado por el PP, recuperó esa concesión de basuras y ha ahorrado unos 6 millones de euros a los contribuyentes. Eso es una buena gestión. No soy partidario de vetar lo público o lo privado sino lo que funcione mejor y más barato.

¿Qué opinión tiene de Ignacio Diego?

Creo que ha desaprovechado una oportunidad muy buena para hacer cosas. Ha tenido cuatro años de mayoría absoluta, igual que a nivel nacional,  y han hecho más bien poco. Defino su gobierno como un gobierno indolente, donde han pasado cuatro años haciendo lo justo, aplicando recortes donde quizá menos debían aplicarlos, que es a la sociedad, y menos así mismos y a la Administración pública, que es donde primero tiene que atacar un político.

Y desgraciadamente con dos cañones de innivación y dos teleféricos, difícilmente Cantabria va a recuperar el tono de ese nivel empresarial e industrialización que tenía.

En lo personal no tengo mala opinión de él porque no lo conozco más allá de un par de actos en los que nos hemos cruzado. Pero su gestión es muy mejorable. Su Gobierno se ha dedicado a dejar pasar cuatro años, a hablar de la herencia recibida, que estoy de acuerdo que era muy mala, pero no tenía excusa. Tenían mayoría absoluta y podían haber hecho más cosas y desgraciadamente no las han hecho, quizás porque no han tenido recursos o porque no han sabido hacerlo.

¿Cuáles son las líneas marcadas por Ciudadanos para un pacto?

Partimos de la base de que no vamos a entrar en ningún gobierno a no ser que seamos la lista más votada y, por tanto, gobernemos nosotros. No vamos a pactar sillas, a entrar en el mercadeo de cargos ni de puestos… Sí vamos a acordar ideas, propuestas, proyectos y, además, indistintamente de dónde partan siempre y cuando entendamos que es beneficioso para la sociedad; igual que esperamos que si nosotros presentamos una buena idea los demás tengan la humildad suficiente como para reconocerlo y apoyarla.

Pero para dar un apoyo a un gobierno en minoría, nuestras líneas rojas son las que estamos viendo en Andalucía. En primer lugar, lucha contra la corrupción. Somos muy firmes en esto, no podemos pactar con un partido que alberga imputados en sus listas. A partir de ahí, apostamos por el Estado de Bienestar y consideramos que es algo innegociable. Por tanto, aquellos que atenten contra ese Estado de Bienestar también se van a encontrar frontalmente con nuestra oposición. Y aquí en Cantabria no se da pero nosotros somos un partido europeísta y, por tanto, todos aquellos que pretendan sacarnos de Europa también se encontrarán con nuestra oposición.

Estas son nuestras líneas que no vamos a traspasar y dependerá de la voluntad de los demás si las aceptan o no.

Se lo pregunto de otro modo. ¿Qué le da más 'miedo, otros cuatro años de Gobierno del PP o un tripartido PRC-PSOE-Podemos?

Miedo a ninguna de las opciones.  El mundo no se acaba porque gobiernen unos u otros. Evidentemente la situación puede empeorar o no, y ahí está la responsabilidad nuestra de intentar solucionarlo. A mí lo que me da miedo es encontrarme  con un gobierno que no escuche, que se atrinchere en etiquetas y posiciones ideológicas. Eso sí me genera miedo, porque eso no deja de ser un modo de ignorancia.

¿No cree que los votantes tienen derecho a conocer de qué lado se inclinaría Ciudadanos en caso de que, tal y como parece, nadie obtenga mayoría absoluta en el Parlamento de Cantabria?

Por el lado de los ciudadanos. El único compromiso que vamos a tener es con los ciudadanos, con los que nos voten y con los que no, porque el que no vota a ciudadanos no es mi enemigo, es mi compatriota.   

¿Qué ha hecho Ciudadanos en Cantabria para que las encuestas le den un papel electoral importante?

Voy a ser sincero. Es indudable que el mérito no es nuestro, es de un proyecto. No es una cuestión de qué ha hecho Ciudadanos en Cantabria, es cuestión de un proyecto nacional, que naciendo en Cataluña ha sabido llevar la ilusión a todas partes de España. Nosotros solamente somos parte de ese proyecto, los que lo abanderamos aquí en Cantabria.

Insisto el mérito no es nuestro. Hemos puesto nuestro granito de arena para darnos a conocer, hemos salido a la calle, hemos recibido a todo el mundo... Y también lo que hemos hecho es crear un grupo humano representado por todas las partes de la sociedad. El proyecto es el importante. Nosotros estaremos aquí el tiempo que estemos, pero al final el proyecto es el que ilusiona y el que genera esas encuestas.

No es habitual que alguien que opta a la Presidencia de Cantabria opte también a concejal en el puesto dos en Santa Cruz de Bezana. ¿Han tenido problemas para elaborar las listas?

Problemas no, porque la gente ha estado muy receptiva. Las listas municipales se diseñaron bastante antes. Puedo entender que sorprenda a la gente que estemos repitiendo en varias listas, pero es que la regional es la última que se ha hecho y, además, era votada por los afiliados, con lo que no sabíamos cómo iba a quedar. En cualquier caso, en Ciudadanos es incompatible tener dos cargos, por tanto, si entramos al Parlamento renunciaré como concejal de Santa Cruz de Bezana.

La última. Escribía un columnista de eldiario.es Cantabria que Ciudadanos es "una derecha con mejor gusto a la hora de elegir corbata y zapatos".

Eso desde luego (ríe). No somos el nuevo Partido Popular, yo lamento decir que no es así. Entiendo que la gente tiene ganas de etiquetarnos porque somos algo diferente, algo nuevo, no somos de derechas ni de izquierdas…

Es muy gracioso porque desde la derecha se nos dice que somos muy de izquierdas y al revés. Pero creo que esa teoría es anacrónica. Somos un partido de centro, moderado y no somos el nuevo PP ni aspiramos a serlo. Yo de hecho, y quizá esto no debería decirlo, en mi vida he votado al PP. Lo que somos es sentido común y sensatez, no nos presentamos para sustituir a nadie sino para cubrir un espacio electoral que entendemos estaba huérfano en este país desde hace muchos años.         

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha