eldiario.es

9

Cositas de fascistas

Paraninfo de la Universidad de Cantabria en Santander. | ARCHIVO

Karl Popper formuló en 1945 la Paradoja de la tolerancia en la que expresa que la capacidad de tolerancia ilimitada de una sociedad con los intolerantes pasa por la destrucción de esa misma sociedad a manos de quien les defiende. Y en esas estamos.

En Cantabria hemos tenido unos días moviditos en cuanto a ideas intolerantes se refiere. A principios de esta semana conocíamos que la Asociación filo-fascista Alfonso I iba a celebrar sus jornadas de La Galerna de este año en la Universidad de Cantabria, finalmente canceladas por la institución gracias la respuesta de la sociedad cántabra.

No es la primera vez que este colectivo, afín a Casa Pound y Hogar Social, entre otras organizaciones ultras, ve cómo la presión ciudadana da al traste con sus intenciones pero este año lo sorprendente no es que un grupo de nostálgicos del fascismo quiera difundir su discurso xenófobo, homófobo y racista; lo sorprendente es la argumentación, o más bien debería decir 'la pataleta', de la UC para justificar dicha suspensión.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

A propósito de Las Trece Rosas

Comunicado de Desmemoriados a propósito de Las Trece Rosas.

Ellos mienten sobre todo y mienten siempre. No conviene olvidarlo. Aunque nos pueda parecer extraño y por mucho que nos duela, lo de menos es que hayan dirigido esta vez sus dardos envenenados contra Las Trece Rosas. Saben perfectamente la razón por la que lo hacen. Las Trece Rosas son un símbolo, tal vez el más importante, por doloroso e injusto, de la memoria democrática de este país. También lo son Federico García Lorca, Miguel Hernández o Antonio Machado. ¿Cuánto tiempo creen que pueden tardar en insultarnos, insultando a cualquiera de esos tres poetas?

El problema no es ése, porque sus mentes retrógradas e imperiales ya lo hacen. Lo han hecho siempre.

Y es que es una completa falsedad que estén en contra de la Memoria Histórica. En realidad están a favor de “su” memoria histórica. Es la que impusieron con fusiles  durante el tiempo de la dictadura y mantuvieron con el silencio cómplice y la costumbre después. El problema ahora es el relato, como en tantas otras cosas. Un relato que se les va de las manos a medida que la gente corriente de este país ha dejado de callar. A medida que se van abriendo fosas, una a una, y quedan al descubierto las infamias. Y entonces se agarran, como siempre y más que nunca, a lo que podríamos llamar “Síndrome Paracuellos” o “Alfonso Pérez” si nos restringimos al área de Cantabria, como si esas víctimas fueran más víctimas, como si esas víctimas no hubieran sido reconocidas y dignificadas sobradamente a diferencia de las que aún yacen anónimamente en campos, páramos y recodos de la geografía de este país, como si cualquiera de los muertos de una triste guerra civil no tuvieran la misma categoría, como si no fuera necesario cerrar heridas –utilizando una expresión, que a fuerza de falsearla, se está convirtiendo en algo demasiado manido- en favor de la conveniente salud democrática de un pueblo. No, ellos quieren la herida cerrada y bien cerrada, pero con la infección dentro. Es lo que les conviene y se aplican a ello con todo el fervor de sus ideas totalitarias.

Seguir leyendo »

La chaqueta regionalista

Miguel Ángel Revilla, secretario general del PRC. |

Ya sé que los os voy a decir no es nada nuevo: tenemos un presidente de Cantabria molón. Sí, molón. No hay persona de a pie en este país que no conozca a este cántabro universal. De hecho, calculo que es más fácil verle por los platos de las televisiones patrias que en el despacho del Gobierno. Cada vez que salgo fuera de Cantabria o que alguien de otras comunidades viene de visita, la pregunta es obligada: "Con Revilla bien, ¿no? Con lo majo, lo campechano y las verdades que dice en la tele…ya me gustaría a mí que fuera presidente de mi comunidad". Y la respuesta suele ser la misma: "Os lo envolvemos en papel de regalo y lo enviamos para allá rapidito".

A mí, personalmente, me gustaría que entre programa y programa, entre firma y firma de autógrafos, se centrara un poquito en gobernar la tierra de la que presume. Esta semana hemos conocido el dato del paro del mes de septiembre y podemos jactarnos de ser los primeros en algo. Tristemente lideramos la subida del desempleo en España con un 6,77% más que en agosto, un 6% superior a la media nacional. Nada, precioso todo. Y nuestro dicharachero presidente, como si de un mal sin remedio se tratase, nos cuenta que es "lo esperado" al acabar el turismo de verano.

Estaría bien que alguien le recordase que es él quien gestiona esta comunidad autónoma junto con el PSOE, no sea que se le haya olvidado, y no precisamente durante los últimos dos meses. Que tengamos un territorio económicamente dependiente del turismo estacional no es una plaga bíblica caída del cielo. Es un modelo fomentado y auspiciado desde el Ejecutivo cántabro. Está muy bien decir que hay que 'hacer hincapié' en una economía basada en el desarrollo industrial pero con palabras no damos trabajo a todos las personas que se quedan en paro, esperando un contrato cuando el buen tiempo traiga el turismo a nuestras costas.

Seguir leyendo »

Políticas inactivas de empleo

Exterior de una oficina del Servicio Cántabro de Empleo en Santander. | JOAQUÍN G. SASTRE

Este mes hemos sabido que Cantabria cuenta ya con 34.111 desempleados, pues "ha liderado" —extraña expresión reiterada en medios, como si se pudiera liderar el fracaso— la subida del paro en septiembre con un 6,7%. Al presidente Revilla los datos le han parecido "lo esperado" al acabar los contratos del turismo en verano "porque no nos engañemos, tenemos una economía muy dependiente de las contrataciones de julio y agosto". Y tan pancho se queda. ¡Ah! También culpa a la incertidumbre internacional y a la carencia de gobierno en el Estado, pero de lo suyo, nada. Estacionalidad como modelo asumido, turistificación de la economía que nos lleva a la pobreza y la precariedad de modo galopante, y todo ello sin visos de solución, ya que es "lo esperado".

Revilla echa balones fuera. Por ejemplo, esas políticas activas de empleo que fueron motivo de no-pacto en julio son competencia, como titulares de su ejecución, de las comunidades autónomas —el PSOE de Zuloaga en la Consejería de Empleo y Políticas Sociales y Revilla de responsable al fondo— aunque pautadas en rasgos generales por el Servicio Público de Empleo estatal (SEPE) —este sí, del Estado—. Ubicadas en lo que antes se denominaba INEM y que hoy ponen cara las oficinas conjuntas del SEPE y el Emcan, su utilidad se ha cuestionado a menudo y con razón.

Cualquiera que se encuentre en paro y ya no tenga prestación que tramitar, luego no pueda cobrar ninguna, conoce bien tales oficinas: son el sitio que, en tal situación, sirven para… nada. Algunos pajaritos en paro me han contado que el funcionariado, con niveles de apatía variables, te mira como si estuvieras loco si muestras insistencia en que te ayuden a buscar trabajo. "¿A mí que me dices?", parecen estar pensando. También es el lugar donde adjudican cursos a los que, si realmente son útiles, el acceso es como una edición de Los juegos del hambre. Vale, citar declaraciones como toda prueba responde a esa habitual —y poco profesional— práctica del periodismo actual de recurrir solo a fuentes, sin contrastar los datos, en especial de la clase política, permitiendo que cobren notoriedad declaraciones que son auténticas barrabasadas. Pero vamos a avalarlo con datos.

Seguir leyendo »

Ecologismo de clase

Los jóvenes fueron los protagonistas de las marchas por el clima. |

La semana pasada se llenaron las calles en diferentes ciudades de todo el orbe para celebrar la Huelga por el Clima y Cantabria no fue menos. Miles de personas gritaron en Santander y otras ciudades cántabras, alto y claro, que queremos otro modelo productivo, que estamos agotando el planeta, que no tenemos otra 'casa' donde vivir.

Pero en pureza, debemos especificar qué demandamos, a qué nos referimos con esas peticiones tan generalistas y hacia qué modelo de planeta queremos ir. De entrada definir como 'huelga' algo que es una manifestación es, cuando menos, confuso. Solo hubo parones en ciertos sectores, entre ellos el educativo, que se unieron a las concentraciones por la mañana o detuvieron su actividad para realizar alguna acción reivindicativa. Y no lo digo como una crítica al movimiento, que considero más que necesario; es que tengo la costumbre de llamar a las cosas por su nombre.

La cuestión principal no es el qué, sino el para qué. ¿Queremos medidas paliativas, ambientalistas, que desarrollen conceptos como economías verdes o desarrollo sostenible? ¿O queremos plantear medidas reformistas de ruptura con el necrocapitalismo, devastador e incompatible con la vida en este planeta? Y es dentro de esa dicotomía donde deberíamos, como sociedad, definir realmente hacia dónde queremos caminar.

Seguir leyendo »

El oficio de escribir en el siglo XXI

Presentación institucional de la Jornada de la AEE/EIE. | JESÚS ORTIZ

El soldado estaba inmovilizado en la cama del hospital, vendado de pies a cabeza. Le suministraban alimento desde una botella colocada en alto, a la que le unía una sonda. Otra sonda recogía el desecho por abajo y lo vertía a otra botella idéntica a la primera, situada bajo sus pies. A intervalos regulares una enfermera venía y cambiaba cuidadosamente una botella por la otra, invirtiendo su posición. Al cabo de unos días, y pese a la atención médica, el soldado murió.

Esto lo cuenta Joseph Heller en Catch 22, una novela favorita de millones de estadounidenses y de al menos un local, su seguro servidor, pero cuya traducción al español, Trampa 22, ha pasado sin pena ni gloria. Ya va un par de veces que me ha venido a la cabeza exactamente este pasaje mientras atendía encuentros especializados del mundo del libro. La última fue el pasado viernes 13, en Bilbao, donde se celebraba por sexta ocasión la jornada «El autor en el nuevo mundo de la edición», que la Asociación de Escritores de Euskadi celebra anualmente para ayudar a sus miembros (y a quien quiera asistir: es abierta) a entender los acelerados cambios que se producen en el mundo del libro. Cambios que nos afectan a todos como lectores, pero más aún a escritores y editores.

Acostumbra la Asociación traer ponentes de importancia de Europa o América, además de los locales. Ponentes que tienen una visión directa del negocio a los que de otro modo no tendríamos ocasión de oír, por lo que todos los años en una sala de la Alhóndiga (oficialmente Azkuna Zentroa, en honor del que fuera alcalde de la ciudad, Iñaki Azkuna) puede encontrarse entre el público a varios de los gestores y consultores más relevantes del sector.

Seguir leyendo »

Vuelves a ser el jefe

Imagen del vídeo de la campaña de publicidad de Vodafone sobre autónomos.

Soy autónoma. Sí, una de esas personas que es su propia jefa. No voy a explicarles lo que eso significa ni a llorarles sobre la precariedad del trabajo por cuenta propia. Una opción que la mayoría elegimos por purita necesidad y no por ese mantra del emprendimiento que nos quieren vender los coach con corbata y tazas de Mr. Wonderful. Tampoco les voy a hablar de pensiones, bases de cotización, impuestos, gastos y demás cosillas que arrastramos cual almas en pena durante todo el año.

El caso es que estaba yo dando vueltas al tema para la columna de opinión de esta semana cuando me atropelló un email de propaganda en mi correo electrónico. No será porque no tengamos asuntos de los que hablar con el bloqueo político, las nuevas elecciones, inundaciones, crisis económica inminente, asesinatos machistas...quizás demasiados. Y yo voy a fijarme en un simple email. O no tan simple.

Vodafone –sí, es perceptivo no andarse con eufemismos como 'esa operadora de telefonía de la que usted me habla'- ha comenzado septiembre con una pizpireta campaña dirigida a todos los clientes y clientas que englobamos el apartado de 'Empresas y Autónomos'. Buenos, todos y todas no. Solo todos. Con el lema 'Vuelves a ser el jefe. ¡Feliz vuelta!' unos magníficos creativos de publicidad, señores todos ellos imagino, nos han enviado un precioso texto deseándonos una gratificante vuelta al trabajo acompañado de un vídeo magnífico donde se puede ver a un padre diligente llevando a sus pequeños al cole. No quiero ponerme exquisita con eso de que muchas de esas personas autónomas y precarias no tengan vacaciones desde el Pleistoceno, que ya he venido llorada de casa. La cuestión principal es dónde estamos las 704.540 mujeres autónomas que formamos parte del 1.993.902 de personas que cotizamos como tal a la Seguridad Social, según el Ministerio de Trabajo, durante el primer semestre de 2019.

Seguir leyendo »

Intimidad entre desconocidos

Concentración estudiantil contra el cambio climático.

Con septiembre llega, además de una de las luces naturales más bellas del año, el momento de volver a una cotidianidad calma, de interior, en la que entran, a menudo, proyectos de nuevos hábitos y aprendizajes. Arrastrados por el el curso escolar, nos sentimos capaces de asumir nuevos retos y pensamos en serio compromisos anuales de los que, tras las navidades, ya sólo quedará apenas un simulacro.

Puestas a imaginar, me he imaginado que este septiembre nos propusiéramos, arrastradas por los estudiantes más que por el propio curso, tomar en cuenta lo que realmente importa. Que dejásemos de prestar oídos al ruido y tratásemos de escuchar la marea de fondo que advierte del peligro que nos acecha. Que con la huelga mundial del clima del próximo 27 de septiembre —precedida y azuzada por la huelga climática estudiantil— los medios de comunicación dejasen de dedicar artículos y artículos a las luchas de poder y a las memeces del 'Sálvame' político, y la sociedad civil exigiésemos que se atienda a la extinción planetaria que nos amenaza y a sus interacciones con la realidad social y económica.

No solo participaríamos en masa en la huelga mandando un mensaje, por ejemplo, al P(SO)E cuyo Green New Deal no dejará de ser, a la postre, un compendio de electoralismo y capitalismo verde, o a su más que posible aliado tras noviembre, Ciudadanos, que ya ha defendido la idea de que la energía nuclear es una energía limpia (¡ay!), o al partido del primo de Rajoy que si lo apuramos cuestiona el calentamiento global… Si decidiésemos atender a lo que importa, si nos propusiésemos seriamente luchar contra la destrucción del planeta y la dramática extinción de especies en curso, tendríamos que plantearnos formas de afrontar el conflicto capital-vida que caracteriza el sistema económico depredador actual, el que nos ha llevado a semejante situación.

Seguir leyendo »

Vuelta al cole

Javier Ceruti, Gema Igual y César Díaz en una reunión en el Ayuntamiento de Santander. | ARCHIVO

Finaliza el verano –poned aquí todas las lágrimas de cocodrilo que queráis- y toca recomponer la vida que dejamos suspendida. Reencuentros y despedidas, intentando retener en la memoria las tardes al sol, las risas de madrugada en lugares que no nos pertenecen y los olores que nos harán recordar que a veces todo puede ser mucho más sencillo. No sé vosotras, pero este año tengo la sensación de que nada se ha movido desde que marchamos a zambullirnos en los placeres del estío.

Santander cerró, gracias a una oportuna llamada en el tiempo de descuento de un Albert Rivera hacedor de pactos derechiles, un gobierno municipal que auguraba de todo menos vientos de cambio, a pesar de que Ciudadanos se empeñase en vender regeneración a cambio de sentarse en el puesto de mando de la Casona. Y poco han tardado en entender los naranjas que el PP santanderino es mucho PP. Cuentan que Javier Ceruti anda penando por los pasillos del Consistorio, quizás ya consciente de que hacerse con el poder urbanístico en la capital cántabra es como poseer el Anillo Único de Tolkien: un Anillo para gobernarlos a todos, un Anillo para encontrarlos, un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas. Y si sustituís 'Anillo' por 'PGOU' la frase quizás cobre sentido para los no iniciados en cosmogonía friki.

En apenas tres meses de legislatura le han enmendado la plana en varias ocasiones al flamante nuevo concejal. Repasemos: a pesar de su pataleta, el PP colocó a uno de sus capos –César Díaz, dueño y señor del ladrillo municipal los últimos años– como representante en el Consejo de la Administración de la Autoridad Portuaria. Y es normal ya que, al fin y al cabo, permitir que alguien que no sea "de los suyos" ostente dicho cargo es mucho permitir. Finalmente se le ha concedido el premio de consolación con su presencia en la Mesa de Trabajo Puerto-Ciudad, como quien da una palmadita en la cabeza a ese niño que se quedó sin piruleta por ser el último en llegar a la fiesta.

Seguir leyendo »

Hamelín

Decía Vonnegut que los niños son la promesa de Dios de que el mundo va a continuar. Es cierto que Vonnegut no tomaba café con el Espíritu Santo con frecuencia, como hace el Papa de Roma, y por tanto puede dudarse de que la información le llegara de primera mano. Pero había estado en el infierno, y el diablo suele estar bien informado de los designios divinos.

Sí, los niños son una promesa de futuro. Así que es mala cosa que en Cantabria empiece el año lectivo con menos discentes en escuelas e institutos. Las cifras que indica el artículo (86.763 alumnos, 3.670 menos que el año pasado) señalan un descenso notable: la intensidad de la promesa de Dios se encoge a ojos vistas.

Esta noticia y muchas otras que la preceden relacionadas con la demografía indican cosas que venimos sospechando de hace tiempo. Como que los negocios prometedores en Cantabria (y en todo el Cantábrico, muy probablemente) están relacionados con la atención a los ancianos más que con cualquier otra cosa.

Seguir leyendo »