eldiario.es

9

Amparo Pérez: la reapropiación del interés general por la mayoría social

Su recuerdo trasciende a su persona. Es ya un símbolo que brilla con luz propia en la nueva ola de ciudadanía que trabaja por reapropiarse del interés general.

Amparo Pérez, vecina de Santander que ha sido expropiada

Amparo Pérez frente a las obras que provocaron la expropiación de su casa. | ROMÁN GARCÍA

El pasado miércoles se cumplieron dos años de la muerte de Amparo Pérez, la anciana que se convirtió en el rostro del Santander popular que resiste a las cacicadas de quienes de "populares" solo tienen el nombre.

Desde que su caso se conoció públicamente, hasta que sucedió el fatal desenlace, muchas personas, provenientes de ámbitos ideológicos muy diversos, compartimos espacio en las movilizaciones de distinto tipo que se produjeron en contra de la expropiación forzosa de su vivienda por parte del hoy premiado ministro Íñigo de la Serna.

Eran tiempos en los que la palabra "expropiación" estaba adquiriendo protagonismo en el espacio público. Ante el debate sobre qué hacer con los sectores estratégicos en España, las élites no tardaron en sacar fantasmas transoceánicos a pasear para demonizar a quienes planteaban medidas que hicieran efectivo el artículo 128 de la Constitución Española. Les refresco la memoria: "Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general".

Mientras instalaban esos fantasmas en prime time, en nuestra ciudad, el hoy ministro no dudaba en hacer uso de la palabra maldita para poder llevar a cabo un vial innecesario cuya construcción correría a cuenta de la empresa constructora propiedad de un compañero de partido alcalde de otro municipio cántabro. En estos tiempos ya se sabe que los significantes son vacíos, y bien pueden servir para garantizar el interés general como para llenar el bolsillo de los amigos.

Pese a este tipo de prácticas, el PP aún tiene la capacidad de basar buena parte de su fortaleza en erigirse como el garante de la estabilidad y la seguridad para millones de personas. Representando de esta forma el interés general de la sociedad, aunque se trate de poner por delante siempre a los amigos. Ya sea mediante concesiones de obras públicas, como de mensajes de apoyo negados tiempo después al estilo San Pedro.

Sin embargo, hay ocasiones en las que superan los límites de la posibilidad de resignificación de los conceptos. El caso de Amparo fue uno de ellos. En aquella ocasión, su concepto de seguridad y estabilidad supuso la muerte de una anciana que tan solo pretendía vivir en su casa hasta el final de su vida. Algo que pudo llegar a afectar a parte de su propia base social.

Y todo ello para construir un vial sin sentido, por el que uno puede subir o bajar cualquier día sin cruzarse apenas con un par de coches despistados. El interés privado del compañero de partido primó sobre la vida de Amparo y sobre el interés general de los vecinos y las vecinas de Santander que no necesitábamos para nada esa obra. Que, además, supuso un importante desembolso para las arcas públicas.

Claro que es posible que el recién tumbado PGOU made in De la Serna, tuviera escondidas varias sorpresas para la zona litoral norte de Santander, que nos hubieran hecho comprender a muchos el empeño en pasar, literalmente, por encima de la casa y la vida de Amparo. El bienestar de los amigos pudo ser condición necesaria, pero seguramente no suficiente.

Este pasado sábado la hemos recordado con una marcha desde la Iglesia de Monte hasta un prau al borde del vial que, sin tránsito, ocupa el lugar en el que Amparo vivió tranquila hasta poco antes del final de su vida, cuando las excavadoras comenzaron a hacer invivible su existencia.  Hasta que el interés particular de una trama de constructores y políticos a su servicio, encabezados por De la Serna, se impusiera una vez más y simultáneamente, al interés de una persona humilde y al de toda la ciudadanía de Santander.

El de este sábado ha sido uno más del ciclo de actos que la mayoría social de esta ciudad lleva tiempo llevando a cabo en favor de un urbanismo sostenible, racional y positivo para la prosperidad de Santander. De un urbanismo para la gente. Un ciclo que va in crescendo con #AmparoEnLaMemoria.

Y es que su recuerdo trasciende ya a su persona. Es ya un símbolo que brilla con luz propia en la nueva ola de ciudadanía que trabaja por reapropiarse del interés general, expropiado durante décadas por esa trama de políticos y constructores mencionada anteriormente. Trama que lleva demasiado tiempo robándonos el pasado, el presente y el futuro. Robándonos la tierra. Robándonos la vida.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha