eldiario.es

9

Pasaje Seguro critica el tono "amarillista" que fomenta la xenofobia al abordar la migración en el Puerto de Santander

Este colectivo denuncia que es "absurdo y desproporcionado" generar la sensación de que en Cantabria hay un problema grave de inmigración ilegal

El ministro del Interior, Grande-Marlaska, niega que la valla de cuatro metros que se levantará para impedir la salida de polizones vaya a ser un muro

El Puerto instalará una valla de 4 metros contra la presión migratoria desde el Centro Botín hasta el puente de Raos

Las autoridades presentando la nueva valla de cuatro metros en el Puerto de Santander.

Una semana de revuelo y de cruce de declaraciones e informaciones en torno a los inmigrantes, principalmente de origen albanés, que saltan la valla del Puerto de Santander para tratar de llegar a Reino Unido en los ferries ha servido a Pasaje Seguro para cuestionar el tratamiento que se le está dando a este asunto, sobre el que pide "responsabilidad y contención" a las instituciones y prensa santanderinas. 

El colectivo critica el tono "amarillista e irresponsable" que fomenta la xenofobia a la hora de abordar el caso de estos polizones, y denuncia que es "absurdo y desproporcionado generar la sensación de que en Cantabria hay un problema grave de inmigración ilegal". 

El grupo ciudadano cita como ejemplo lo que consideran que tiene "tintes de 'campaña'" en El Diario Montañés, "tal vez sin otra intención que aprovechar el tirón noticioso de la cuestión migratoria". "Este medio afirmaba exageradamente, a mediados de mes, que se habían contabilizado 700 intentos de entrada en el Ferry, cuando según datos suministrados por la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han sido 568 intentos unipersonales en el último año, y cada vez son menos los devueltos, lo que hace pensar que son pocas las llegadas y muchos los que lo intentan constantemente", argumentan desde Pasaje Seguro.

Y es que entre julio y septiembre solo se detectaron cuatro personas que habían conseguido llegar a territorio inglés frente a los 40 del semestre anterior. "Las personas que realizan los intentos, en su mayoría ciudadanos albaneses con el visado europeo caducado, que buscan llegar a Inglaterra, suelen repetir los intentos, por lo que ni mucho menos se puede considerar un contingente notable", puntualiza el colectivo.

Además, destaca que el mismo periódico regional ha utilizado "una retórica xenófoba desaconsejada por las organizaciones de Derechos Humanos" como el empleo del término 'avalancha', "inapropiado para personas y, además, en este caso, completamente exagerado". 

Por otro lado, Pasaje Seguro apunta que otros medios han empleado el concepto 'presión migratoria' "de nuevo probablemente sin ser conscientes del efecto que esta expresión puede tener en la población", es decir, "voz con connotación alarmista". Y, finalmente, destaca que "pocos medios han reseñado que los ciudadanos albaneses tienen el visado europeo caducado".

Como consecuencia de ello, desde este colectivo piden "responsabilidad" ya que nos encontramos en un momento de "auge de los discursos del miedo que generan xenofobia, algo totalmente inapropiado respecto a la situación migratoria real de Cantabria".

Críticas al Gobierno y a la Autoridad Portuaria

Por otra parte, consideran "sorprendente" que el Puerto pidiera, a mediados de mes, más efectivos pero justo en esta semana, al tiempo que se suman al dispositivo portuario dos vehículos de la Unidad Móvil de Control de Fronteras de la Policía Nacional y que su presidente, Jaime González, haya afirmado que "se están reduciendo los ratios de llegadas a Inglaterra lo que indica que estamos en el buen camino", se anuncie la construcción de una valla de cuatro metros

Para este grupo, la iniciativa anunciada este lunes transmite "la sensación inexacta, incluso desde el punto de vista de impacto visual, de que en Santander hay un serio problema con la inmigración irregular".

En este sentido, Pasaje Seguro lamenta que el presidente del puerto "esté más preocupado por la conducta de un grupúsculo de albaneses con el visado europeo caducado que tratan de buscar una vida mejor que por el hecho de que desde sus instalaciones se esté enviando material bélico a Arabia Saudí, material que acabará asesinando población civil en Yemen".

Es más, destacan que González se ha permitido señalar que su objetivo es también "minimizar la presencia permanente en el centro de la ciudad de colectivos que pretenden inmigrar", refiriéndose a albaneses o iraquíes, cuando, según subrayan desde Pasaje Seguro, "no hay ninguna queja de los vecinos de Santander al respecto". Este tipo de declaraciones en responsables institucionales, insisten, "fomentan la xenofobia y dan alas a los discursos ultraderechistas".

Asimismo, al colectivo ciudadano "le sorprende" también la actitud del delegado de gobierno, Pablo Zuloaga, con quien, tal y como recuerdan, se reunieron hace escasas semanas. En aquella reunión, el delegado de Gobierno les indicaba que "conocían que los saltos eran casi siempre de las mismas personas, que lo intentaban y lo volvían a intentar".

En la misma línea, relatan que este pasado sábado, Víctor Casal, portavoz del grupo parlamentario socialista, reconocía públicamente a preguntas de Pasaje Seguro en una entrevista pública de la ciudadanía a los responsables políticos, celebrada en la Plaza del Ayuntamiento de Santander, que "la exageración de la dimensión de los hechos era una muestra de amarillismo periodístico". "Sin embargo, ahora el delegado y su partido apoyan la construcción de la valla, en otro bandazo de los que empiezan a ser habituales en la política del actual gobierno", critican desde Pasaje Seguro.

Sobre la referencia a las presuntas mafias, este colectivo considera que tales afirmaciones deberían "refrendarse policialmente o estarán, nuevamente, generando una alarma injustificada y dañando la imagen de Santander y de unos ciudadanos extranjeros cuyo único delito es aspirar a una vida mejor".

"No es un muro"

Sobre este asunto ha sido cuestionado por periodistas en un acto en Francia el ministros del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha negado que la valla de cuatro metros que se va a levantar vaya a ser un muro. "Los controles de seguridad son algo habitual, pero de ningún modo será un muro", ha señalado. ""De ningún modo va a haber ningún elemento más allá de lo que sea razonable y adecuado proporcionado a las circunstancias", ha zanjado.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha