eldiario.es

9

El paréntesis veraniego de los niños saharauis

Las dotaciones y equipamientos en los campamentos de refugiados avanzan ante la "frustración" de los saharauis, que ven como se estanca la resolución del conflicto al tiempo que su vida en el desierto argelino se afianza

El vínculo entre los pueblos saharaui y español sigue latente cuarenta años después de que la dictadura aprobara la ocupación ilegal del territorio por parte de Marruecos, y de que los sucesivos gobiernos no hayan hecho nada para saldar la deuda histórica

Un grupo de niños saharauis juega en un campamento de refugiados en Tinduf. | ALOUDA

Un grupo de niños saharauis juega en un campamento de refugiados en Tinduf. | ALOUDA

Todo estaba preparado. En unos días, Rubén Crespo y Patricia García iban a disfrutar de una semana de vacaciones en la ciudad del amor. París les esperaba. Sin embargo, una llamada de teléfono dio un giro de 180 grados a sus planes. La hermana de Rubén, que se encontraba como cooperante en los campamentos de refugiados del pueblo saharaui, les pedía ayuda. La familia de acogida de Hach, de 14 años, había tenido que renunciar porque se habían quedado en paro y su situación económica era delicada. En apenas unas horas había que buscar una nueva familia para el niño, que tres meses antes se había quedado huérfano. 

De esto hace ya tres años. En aquel momento tanto Rubén como Patricia no tenían mucha idea sobre el conflicto saharaui, la ocupación marroquí, el abandono del Gobierno español a su antigua colonia o los campamentos de refugiados en el desierto de Argelia. Ahora, sentados junto a Hach, hablan con un profundo conocimiento del origen y las causas de la disputa, describen la vida dentro de los campamentos y exponen con congruencia el sentir del pueblo saharaui. Y por supuesto, reclaman soluciones.

"En el trasfondo de todo está Estados Unidos", afirma Rubén. Cuando en 1974 el Gobierno de España comenzó el proceso para la descolonización del Sahara Occidental, el rey de Marruecos, Hassan II, planeó la ocupación del territorio a través de la conocida como Marcha Verde.

A pesar de que el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya hizo una declaración a favor del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas solicitó la retirada de la invasión, Marruecos hizo caso omiso y el Gobierno español, que todavía dominaba la región, no actuó y abandonó así a su suerte a la que durante varias décadas había sido una más de sus provincias.

Tampoco intercedió ninguna potencia mundial. Es más, "Estados Unidos apoyó a Marruecos para evitar que el Sahara pudiera convertirse en un país aliado de la Unión Soviética", apunta Rubén.  

De este modo, la noche del 26 de febrero de 1976 se arrió la última bandera española en el Sahara Occidental, consumándose oficialmente la dejación de la Administración del Sahara por parte de España, lo que condenó a los saharauis al éxodo, bajo los bombardeos marroquíes, a la guerra y al exilio en campamentos de refugiados situados en lo mas árido y duro del desierto argelino, "la hammada".

Dos mujeres caminan por el campamento ataviadas con las melfas, una de las señas de identidad del pueblo saharaui. | ALOUDA

Dos mujeres caminan por el campamento ataviadas con las melfas, una de las señas de identidad del pueblo saharaui. | ALOUDA

Vivir en el desierto

En la actualidad unas 165.000 personas viven en el desierto, según los datos del Frente Polisario -el movimiento nacional de liberalización-. Sus habitantes están repartidos en cinco campamentos, cada uno de ellos con el nombre de una de las ciudades del Sahara. El de Hach es el Aaiún, según señala él mismo en perfecto castellano, ya que, a pesar de todo, el español es el segundo idioma de los saharauis. 

"Los campamentos son un ejemplo de organización. Su diseño quedó en manos de las mujeres al irse los hombres al frente. Ellas, lo primero que pensaron fue en cubrir las necesidades básicas, especialmente, en sanidad y educación", expone Amaia Caracedo, que, junto a su hija Itziar Canales y Salomé Preciado, se une a la conversación. "Si hubieran intervenido los hombres, lo primero habrían sido los bares. En vez de eso, hay guarderías, colegios...", bromea Rubén. 

Todos son miembros de la asociación cántabra por el Sahara libre Alouda, que este año se ha sumado por primera vez al programa 'Vacaciones en Paz'. Este plan, impulsado por el Frente Polisario, cumple ahora su 20 aniversario y permite traer en verano, durante dos meses, a saharauis menores de 14 años por un tiempo máximo de 4 años.     

Para un occidental es difícil comprender que los niños se marchen "igual de felices" que han estado durante su estancia en nuestro país. "Tienen una mentalidad africana, de 'carpe diem'. A pesar de su situación, ellos allí son felices. Se sienten saharauis, y cuando regresan están deseando contar a sus padres y hermanos lo que han hecho", explica Rubén.

La "frustración" de la electricidad

En la actualidad, en los asentamientos han comenzado a construir mezquitas y también han iniciado la instalación del tendido eléctrico, un desarrollo que les genera un sentimiento enfrentado. "Sienten frustración de ver cómo el campamento avanza. Algunos todavía guardan las llaves de sus casas. Siempre han pensado que la vida en el desierto sería algo temporal", comenta Amaia. Sin embargo, la ocupación del Sahara Occidental está a punto de 'celebrar' su cuarenta aniversario.

Las casas siguen siendo un tanto precarias. Están construidas de adobe y los techos son "de lo que encuentran", generalmente chapa. Por eso, cuando llueve, se deshacen.

Los jóvenes saharauis pueden cursar hasta Secundaria en los campamentos de refugiados. | ALOUDA

Los jóvenes saharauis pueden cursar hasta Secundaria en los campamentos de refugiados. | ALOUDA

En cuanto a la educación, los jóvenes saharauis pueden cursar en los campamentos hasta Secundaria, y para realizar estudios superiores tienen que acudir hasta Argelia, donde se encuentran con el problema del idioma.

Aunque tienen "las mismas inquietudes que el resto de jóvenes" y "muy pocas opciones", no quieren abandonar a su pueblo. "Ven que la causa no avanza y se rebelan", aseguran los integrantes de la asociación, que han estado en diversas ocasiones en los campamentos. "Ahora con los móviles tienen una ventana abierta al mundo y son más conscientes de lo que no tienen", apostillan explicando una de las causas del aumento de la indignación entre los adolescentes.    

Esperanza de vida: 52 años

La mayoría de los hombres trabajan dentro de la organización del Frente Polisario. También se dedican al pastoreo y al pequeño comercio, mientras que las mujeres son las responsables de la organización del campamento, del reparto de alimentos, la educación de los niños...  

A pesar de las condiciones extremas de vida, los saharauis sonríen a la vida. | ALOUDA

A pesar de las condiciones extremas de vida, los saharauis sonríen a la vida. | ALOUDA

"Una de las cosas que más le llamó la atención a Hach fue ver a nuestras abuelas de 80 años", apunta Patricia. Y es que la esperanza de vida en el desierto argelino es de 52 años. "También recuerdo cuando vio a un hombre sentado en el suelo y nos preguntó qué hacía. Le explicamos que estaba pidiendo y no lo entendía. "En el Sahara, si uno tiene hambre, todos nos ayudamos", respondió el joven.  

Hach, al igual que el resto de niños saharauis, son conscientes de la historia de su país. "Saben que viven en el exilio, que tienen una casa en otro lugar pero que no pueden volver". Este es el último año que Hach puede visitar España. A partir de los 14 años no tienen "prácticamente ninguna posibilidad" de salir de los campamentos. Son apátridas, niños sin nacionalidad. 

El Sahara, "moneda de cambio"

¿Por qué cuarenta años de litigio? El territorio del Sahara no es solo desierto. Al contrario, es una tierra privilegiada. Tiene una gran riqueza en cuanto a recursos pesqueros y petrolíferos, y sus minas de fosfato son de las más ricas del mundo. 

Para la ONU, el Sáhara Occidental sigue siendo un territorio pendiente de descolonización. Nunca ha reconocido a Marruecos como potencia administradora. Todos los gobiernos de España desde el final de la dictadura franquista se han alineado junto a Naciones Unidas para resolver el conflicto. El último fue José Luis Rodríguez Zapatero, quien desde su toma de poder se comprometió a negociar con Marruecos para la celebración del referéndum de autodeterminación, una promesa que no cumplió.

"El Sahara es una moneda de cambio", afirma Rubén. "Cada vez que hay un acercamiento de España, Marruecos mueve ficha. No sé cuánto poder tiene Marruecos para que luego los sucesivos gobiernos se achanten", se pregunta casi al mismo tiempo que apunta al radicalismo yihadista, el control del tráfico de drogas y los pesqueros españoles del sur faenando en aguas marroquíes.

"Y en medio de todo, los niños. Dejan de lado el tema humanitario", se lamenta. Finalmente afirma: "El pueblo español aprueba la causa saharaui. Es el Gobierno el que no la apoya".   

"Solución sencilla"

Para Rubén, la solución al problema de la ocupación marroquí es "en realidad, una de las más sencillas". El pueblo saharaui, continúa, "tan solo reclama que se celebre el referémdun aprobado por la ONU". "Están dispuestos a asumir el resultado, pero tienen derecho a decidir si quieren pertenecer o no a Marruecos", defiende. 

El principal escollo para la celebración de la consulta ha sido el censo de votantes. El referéndum se ha aplazado en varias ocasiones por los recursos de apelación interpuestos por Marruecos en los que exige que los marroquíes instalados en la zona en los últimos años tengan también derecho al voto.

Desde la invasión, Marruecos ha inyectado decenas de miles de colonos con la intención de acreditarlos como votantes para conseguir de esa forma inclinar la balanza a su favor. A día de hoy, la población saharaui es ya minoritaria frente a la marroquí en el Sahara Occidental -supera ligeramente el medio millón de habitantes-.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha