eldiario.es

9

ARCA denuncia que los residuos de Guipúzcoa se están vertiendo en Meruelo sin tratamiento previo

La asociación ecologista advierte que, de firmarse el acuerdo por cuatro años, los costes ambientales serán "inasumibles" para Cantabria

Un camón descarga basura en el vertedero de Gardelegi, cerca de Vitoria.

Un camión descarga basura en un vertedero.

La Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (ARCA) denuncia que los residuos de Guipúzcoa se están vertiendo en Meruelo "sin tratamiento previo", lo que supone que "se está actuando al margen de la ley" ya que se está incumpliendo la autorización ambiental integrada y el real decreto que regula los vertidos en la planta cántabra.

El presidente de ARCA, Adán Musi, y el secretario de la asociación, Javier García Oliva, así lo han indicado este viernes en una rueda de prensa en la que también han advertido que, de firmarse un convenio a cuatro años entre la empresa pública MARE y la Diputación de Guipúzcoa, los costes ambientales serán "inasumibles".

Sobre la situación actual, en la que hay un acuerdo para verter durante tres meses hasta 42.000 toneladas, han denunciado que los residuos de Guipúzcoa "se están depositando directamente" en la planta de Meruelo sin ser sometidos al "triaje" necesario para separar los posibles materiales impropios.

"No se puede verter directamente y taparlo como se está haciendo", han criticado los responsables de ARCA, que han exigido al Gobierno de Cantabria que cumpla la autorización ambiental y el decreto regulador porque, de no hacerlo, la asociación estudiará "si se puede denunciar el incumplimiento de cualquier ley".

García Oliva, que fue director general de Medio Ambiente entre 2003 y 2007 con el Gobierno PRC-PSOE, ha señalado que "es falso" que los residuos de Guipúzcoa "ya vienen tratados" y ha lamentado que los responsables políticos consideren realizado el tratamiento por su recogida selectiva.

En este punto, ha explicado que en Guipúzcoa cuentan con cinco contenedores selectivos: vidrio, metales y envases, papel y cartón, orgánico y otro para el resto de basuras.

El contenido de este último es el que "se vierte directamente en Meruelo" y se hace sin pasar por ninguna planta de tratamiento para depurar los posibles residuos impropios. "Los residuos no vienen tratados, solo se hace una recogida selectiva", ha apostillado.

"El Gobierno debe cumplir la normativa y estamos seguros de que no lo está haciendo", ha subrayado, al tiempo que ha manifestado la "oposición" de ARCA no solo a estas "irregularidades" sino a que esta situación se pueda prolongar durante cuatro años.

"Costes ambientales inasumibles"

La asociación rechaza el posible acuerdo a largo plazo entre MARE y la Diputación de Guipúzcoa porque, según ha alertado García Oliva, los costes ambientales serán "inasumibles" y porque se estaría estableciendo "una relación comercial" que quedaría lejos de "la colaboración y solidaridad" en un momento puntual de "emergencia".

Ha apuntado que ARCA puede aceptar que ante la situación de "urgencia" que atraviesa la Diputación guipuzcoana con los residuos "se le eche una mano" por un periodo "momentáneo" pero no que se pretenda prolongar esa situación durante años por el "impacto ambiental" que generará.

Y es que, además de disminuirse la vida útil del vertedero de Meruelo -donde los vertidos pasarían de 95.000 toneladas anuales a al menos 137.000-, los casi 25 camiones de gran tonelaje que traen los residuos desde la provincia vasca producirán un desgaste de carreteras e importantes emisiones de CO2, han advertido.

Han considerado que, si Guipúzcoa tiene esa necesidad a largo plazo, debería buscar un vertedero más cercano a su entorno, ya que los residuos deben de ser tratados "lo más cerca posible de la fuente de origen".

En este punto, han opinado que se pretende establecer esa relación con el vertedero de Meruelo "porque les sale más barato" ya que, al no realizarse el tratamiento previo, "el coste por tonelada es inferior", algo que han asegurado que no conseguirían en otros centros más cercanos porque "probablemente exigirían cumplir la ley", es decir, hacer el triaje.

Cuestionados por los ingresos que generaría ese contrato a cuatro años y la posibilidad de que con ello se saneasen las cuentas de MARE, García Oliva ha opinado que "el fin no justifica los medios". "Para eso habrá que buscar la mejor solución y no cualquiera y menos esta, que es ambientalmente inasumible", ha apostillado.

Además, ha añadido que "MARE siempre ha sido deficitaria". "Es un servicio público y como tal no tiene que buscar la rentabilidad económica por encima de todo", ha concluido.

MARE defiende el acuerdo

MARE, sin embargo, asegura que los residuos procedentes de Guipúzcoa depositados en Meruelo "cumplen con las exigencias que fija la autorización ambiental integrada". Asimismo, afirma que si se firma algún convenio con Guipúzcoa será "en condiciones ambientales asumibles y por el menor tiempo posible y defendiendo siempre los intereses del medio ambiente de nuestra comunidad autónoma".

De este modo, la empresa pública responde a las declaraciones de la asociación ecologista Arca, que ha expresado su oposición al acuerdo suscrito entre MARE y el Consorcio de Residuos de Guipúzcoa, alegando que se trata de un vertido "irregular" y que se está produciendo "al margen de la normativa, ya que no se trata previamente".

Desde MARE se señala que el residuo, antes de su vertido en Meruelo, es sometido a una compactación que consiste en un tratamiento previo físico, que permite la reducción de su volumen y en menor medida del peso, al eliminar en este proceso posible presencia de agua en los residuos.

De acuerdo a la autorización ambiental integrada de Meruelo, la cual rige la gestión que MARE realiza del vertedero, en el apartado de condiciones y controles para la recepción e inspección de residuos, se indica que los residuos de carácter urbano que lleguen al vertedero deberán someterse a un "triaje previo o segregación selectiva".

MARE considera que los residuos que se están depositando en el vertedero cántabro "cumplen con las exigencias que fija la autorización ambiental integrada y cumplen estrictamente con los requisitos fijados en la normativa".

Para  la empresa pública, la asociación ecologista "únicamente busca cuestionar el acuerdo" suscrito entre MARE y el Consorcio de Residuos de Guipúzcoa, ya que desde el pasado 10 de febrero, fecha en la que ARCA solicitó a la Dirección General de Medio Ambiente un informe para detallar las toneladas que se iban a verter, la vida útil del vertedero y el tráfico de camiones, y sin haber recibido el resultado del informe, ya aseguraba que el "acuerdo era rotundamente malo desde el punto de vista medioambiental".

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha