eldiario.es

9

El Soplao estrena la primera vía ferrata subterránea de España

La nueva modalidad de visita a la Cueva El Soplao está enfocado al turismo de aventura y permite vivir una experiencia única

El recorrido tiene una longitud de 2 kilómetros y dura aproximadamente tres horas y media. El punto más destacado es un puente nepalí de 20 metros que cruza un lago

El Soplao inaugura su 'Visita minera' con una vía ferrata subterránea que cruza sobre un lago bajo tierra

Revilla ha sido el encargado de inaugurar la nueva actividad turística.

La Consejería de Turismo del Gobierno de Cantabria ha puesto en marcha una nueva actividad turística "única en España", la denominada 'visita minera de El Soplao'. Se trata de la primera vía ferrata subterránea del país, que discurre por la antigua mina de La Florida, en la localidad de Valdáliga, y que cuenta con un recorrido circular de 2 kilómetros en el que destaca un puente nepalí de 20 metros de largo que cruza sobre un pozo de 60 metros de profundidad.

El encargado de inaugurarla ha sido el presidente del Gobierno autonómico en funciones, Miguel Ángel Revilla, quien ha estado acompañado por el consejero y la directora general de Turismo en funciones, Francisco Martín y Eva Bartolomé, así como por el alcalde de Valderredible en funciones, Lorenzo González, otras autoridades, los medios de comunicación y dos guías. 

A su llegada al Centro de Recepción de Visitantes, Revilla y todo el séquito se han calzado las katiuskas y se han enfundado el buzo y el arnés para recorrer algo más de los primeros 500 metros del trayecto, que son los más accesibles y que no conllevan ninguna dificultad. El recorrido inicial hasta llegar a la primera galería apenas tiene dos metros de ancho, requiere encorvarse en algunos puntos y transcurre a través de un largo túnel que todavía conserva las vías por las cuales los mineros sacaban el cinc. 

En los trabajos de adecuación de la mina para habilitar esta actividad se ha tratado de no alterar el estado que presentaba el yacimiento en el momento en que dejó ser explotado -1978-, de modo que por el camino se aprecian diversos restos industriales, como las propias vías, alguna carretilla e incluso un martillo. La única luz es la de los frontales de los cascos, suficiente para desenvolverse con soltura y apreciar las oquedades que los antiguos empleados realizaban sobre la piedra para comprobar si había mineral para extraer.

"El objetivo que hemos buscado es que los visitantes vivan una experiencia auténtica, sin dulcificar, y que puedan hacerse una idea de cómo eran las condiciones de trabajo de los mineros", señala Bartolomé. 

La ferrata, además del puente tibetano, cuenta como aspecto más destacado un descenso de 300 metros de desnivel con una inclinación aproximada de 35º y está clasificada como nivel k3 en la Escala de Hüsler, lo que significa una dificultad media -el máximo de la escala es k6-.

La actividad tiene una duración aproximada de tres horas y media y está indicada para todos los públicos, si bien requiere de un mínimo de condición física -la edad mínima permitida es de 16 años-. Se realiza en grupos de doce personas como máximo, que van a acompañadas por dos guías. Es necesario inscripción previa y, por el momento, puede llevarse a cabo los fines de semana en horario de mañana y tarde. El precio es de 48,5 euros e incluye todo el material necesario.

"Infinita bajo tierra"

Revilla ha sido el encargado de dar simbólicamente el pistoletazo de salida a la nueva modalidad de visita de la cavidad que, en sus palabras, representa "un complemento a El Soplao clásico" y con la que se aprovecha, así, un atractivo más que añadir a las otras dos modalidades: la visita turística y la de turismo aventura.

"Cantabria no solo es infinita en superficie, bajo tierra hay más recorrido que en superficie todavía", ha señalado el presidente en funciones, al definir este patrimonio subterráneo como un "queso gruyere lleno de novedades y espectáculo visual".

Por su parte, el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio en funciones, Francisco Martín, ha explicado que la visita es un atractivo más a añadir a la oferta de turismo aventura que ofrece Cantabria. "La gente cada vez pide más experiencias excitantes y en eso Cantabria tiene mucho que decir", ha subrayado.

Para Martín, el complejo El Soplao supone una suma de interés "histórico, geológico y minero" y esta vía ferrata subterránea "complementa los atractivos de la cueva".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha