eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Dos años de cárcel por besar y tocar un pecho a una menor en una playa de Castro tras contactar con ella por WhatsApp

El hombre de 30 años fue interceptado por la Policía Local al dirigirse a un hotel de la localidad con la menor, que entonces tenía 14 años

El procesado deberá indemnizar a la chica con 1.500 euros por los daños psicológicos causados al haberse sido sometida a los tocamientos

- PUBLICIDAD -
Dos años de cárcel por besar y tocar un pecho a una menor en una playa de Castro tras contactar con ella por WhatsApp

Un joven ha sido condenado a dos años de cárcel por abusos sexuales a una menor de 16, a la que besó en la boca con lengua y tocó un pecho en la playa de Ostende, en Castro Urdiales, después de haber iniciado una relación con ella por WhatsApp.

El chico, que contactó con la víctima al ganarse la confianza de un grupo de preadolescentes aficionadas al dibujo japonés (manga), ha aceptado este miércoles, en el juicio celebrado contra él en la Audiencia Provincial de Cantabria, los hechos y la pena solicitada por el fiscal, que inicialmente pedía tres años de prisión.

Además, el procesado deberá indemnizar a la chica con 1.500 euros por los daños causados, la mitad de la cuantía interesada en un principio por el Ministerio Público, según se ha acordado en la sesión, celebrada en la Sección Primera de la AP con conformidad y que ha quedado vista para sentencia.

Según la Fiscalía, los hechos ocurrieron el 12 de marzo de 2017 cuando el acusado, -D.E.L.P., mayor de edad (30 años) y sin antecedentes penales-, fue a Castro Urdiales para conocer a la menor, que entonces tenía 14.

Sobre las 12.30 horas, cuando ambos estaban en la playa de Ostende, le hizo varios regalos y, con el ánimo de satisfacer sus deseos lúbricos, dio un beso con lengua en la boca a la niña, a la que también tocó un pecho.

El procesado fue interceptado por la Policía Local cuando se dirigía a un hotel de la localidad con la menor, que no presenta secuelas psicológicas por lo sucedido.

Sin embargo, de su conducta se aprecia un daño moral por el hecho de haberse visto sometida a los tocamientos, de ahí la indemnización fijada.

Después de los hechos, en mayo de 2017, el Juzgado de Instrucción número 2 de Castro Urdiales decretó para el joven una orden de alejamiento y prohibición de acercarse a menos de 500 metros y comunicarse con la menor por cualquier medio, medidas que se mantienen, así como también la de libertad vigilada durante cuatro años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha