eldiario.es

Menú

Así pagó Bárcenas la sede del PP vasco con dinero negro

La Policía señala que al menos un empresario (Emilio Álvarez López) financió la compra de la sede bilbaína mientras su empresa (Construcciones Bruesa) se beneficiaba de adjudicaciones de obra públicas por administraciones controladas por el PP.

Bárcenas: "Eran cantidades que recibía Álvaro Lapuerta en la sede central del partido, y esas cantidades se trasnferían luego al País Vasco para que pudieran hacer frente al pago de la sede".

- PUBLICIDAD -
Quiroga dice que Acebes debe tomar "las decisiones que crea oportunas" pero "el partido está por encima de las personas"

Quiroga dice que Acebes debe tomar "las decisiones que crea oportunas" pero "el partido está por encima de las personas"

El informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEP) de la Policía revela cómo al menos un empresario de la construcción (Emilio Álvarez López) financió la compra de la sede del PP en Bilbao y cómo posteriormente su empresa (Grupo Bruesa, Construcciones Bruesa) se beneficiaba de adjudicaciones de obra pública de Administraciones controladas por el PP. El documento apunta que todo eso se hizo siguiendo un plan concebido por el extesorero del PP Luis Bárcenas, quien creó una cuenta específica denominada "Sede Vizcaya" para realizar los pagos de una sede que costó un millón de euros.

El extenso informe policial de 145 páginas, al que ha tenido acceso eldiarionorte.es, revela las tres formas con las que el dinero negro que se recaudaba por parte del tesorero se iba utilizando para hacer frente a los pagos de la hipoteca de la sede de los populares vascos. "Para llevar a cabo un control de la operación financiación de la compra y acondicionamiento de la sede del PP en Vizcaya, Luis Bárcenas creó una cuenta específica denominada "Sede Vizcaya" con las mismas características que el resto de la contabilidad B, de cuya llevanza era el responsable". Los pagos se produjeron entre los periodos del 11 de noviembre de 1999 y el 16 de noviembre de 2005, periodo en el que el PP estuvo dirigido por Carlos Iturgaiz (cinco años) y por María San Gil (el último año). Oficialmente, según los datos aportados por el PP vasco hace un año y tres meses por el entonces secretario general del PP en Euskadi, Iñaki Oyarzabal, la hipoteca se terminó de pagar en noviembre de 2011.

Los pagos en dinero negro fueron normalmente de 38.284,56 euros entre 1999 y 2000 y con posterioridad de 12.000 euros. "El origen de las mismas se ha podido concretar en el caso de una aportación de 36.000 euros vinculada a Emilio Álvarez López, persona presente en los consejos de administración de la empresa Bruesa construcciones SA y en el grupo empresarial Bruesa, adjudicataria de obra pública", según precisan los investigadores policiales.

Durante todos esos años, esas "entradas de fondos" en la contabilidad B del partido se iban traspasando de manera fraccionada para cumplir la ley vigente entonces de donaciones anónimas de forma que ningún ingreso supera el límite de 10 millones (60.000 euros) que entonces marcaba la norma sobre financiación de partidos políticos.

Tres vías de financiación

¿Y cómo llegaba ese dinero para pagar la sede del PP en Bilbao? Había tres vías, según los investigadores policiales: se cubría la cuota realizando transferencias desde cuentas del PP central hacia otra del PP vasco, con el pago directo con cargo a la cuenta del PP central de las cuotas del crédito y, finalmente, con "la entrega en efectivo al gerente de la sede regional, Ignacio Aguirre Lafuente, del importe de la cuota mensual. Esas son las tres vías utilizadas para el pago de la sede, según los investigadores policiales de la UDEF. A cambio, esta empresa se beneficiaba de las adjudicaciones de obra pública por parte de varias administraciones autonómicas que estaban controladas por el PP. De esta manera se llego a financiar el pago de la sede popular con más de 700.000 euros, según las cuentas policiales.

En el extenso informe están incluidas también las pesquisas realizadas por la policía en relación a la compra con dinero de la caja B de acciones del grupo Libertad Digital, operación por la que el juez Ruz ha imputado al entonces secretario general del PP español, Ángel Acebes, por un delito de apropiación indebida por omisión.

El gerente regional del PP vasco en todos esos años fue Ignacio Aguirre, un 'pata negra' en la familia popular vasca hasta que Arantza Quiroga prescindió de sus servicios el pasado mes de abril. Preguntada por este extremo, Quiroga atribuyó su cese a la "renovación" interna que ella misma había ordenado tras su llegada a la presidencia del partido.

El propio Bárcenas en su declaración de 15 de julio de 2013 -que destapó las caja de los truenos en el PP- señalaba que en el caso de la sede de Bilbao del PP explico al magistrado Pablo Ruz que todo en lo relacionado con Bilbao -aportado en una carpeta de color verde con varios ficheros y resguardos banarios- se refería "a la compra, financiada por un empresario, de la sede del Partido Popular de Vizcaya, en Bilbao". Según esa declaración, Bárcenas apunta a Álvaro Lapuerta como la persona qe recibía las donaciones. "Eran cantidades que recibía Álvaro Lapuerta en la sede central del partido, y esas cantidades se trasnferían luego al País Vasco para que pudieran hacer frente al pago de la sede", declaró entonces al juez Ruz Bárcenas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha