eldiario.es

9

Bilbao inicia la primera fase de recuperación de Sabino Arana, que costará 2,3 millones y se ejecutará en seis meses

El proyecto tiene "vocación de unir ambos lados de la ciudad y ganar espacio para el peatón combinando nuevas zonas verdes y peatonales"

El área de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Bilbao ha iniciado este martes la unión de Basurto con el centro de la ciudad con la primera fase de la recuperación integral de Sabino Arana, en concreto el tramo comprendido entre las calles Autonomía y Avenida del Ferrocarril, cuyo presupuesto asciende a 2.365.000 euros, con un plazo de ejecución es de seis meses.

El concejal de Obras y Servicios, José Luis Sabas, que ha estado acompañado por el director del área, Fran Viñez, ha afirmado que la recuperación integral de Sabino Arana, que se abordará en dos fases, supondrá lograr para la ciudad un espacio de oportunidad de 40.000 metros cuadrados.

Sabas ha afirmado que se trata de un proyecto con "vocación de unir ambos lados de la ciudad y ganar espacio para el peatón combinando nuevas zonas verdes y peatonales, con calles para tráfico exclusivamente local y un bidegorri".

En ese sentido, ha indicado también que el diseño urbano de Sabino Arana apuesta por la accesibilidad, por la unión peatonal de Basurto y el centro de la ciudad, buscando que la avenida deje de ser una frontera, y contando con espacios verdes y de ocio de calidad.

ZONAS DE OCIO Y APARCAMIENTO

El primer tramo del proyecto de recuperación es el comprendido entre Avenida del Ferrocarril y Autonomía, casi 18.000 metros cuadrados en total, que albergarán zonas de ocio, estancia, viales, aparcamiento en superficie, carril bici, zonas verdes, juegos infantiles, arbolado.

Las obras de este primer tramo han comenzado este martes, y tendrán una duración de seis meses y un presupuesto de 2.365.000 euros. El segundo tramo se afrontará el año próximo y se ejecutará nada más terminar el primero, con continuidad, según han dicho.

Se trata de un proyecto, han explicado, que combina las necesidades de ciudad, de barrio y más locales. De esta forma, el tráfico será restringido, con un carril de subida y otro de bajada, evitando así que la calle se utilice como entrada o salida de la ciudad.

Otra característica de la urbanización será la conectividad de todas sus zonas, por las que se podrá transitar de forma cómoda. Todos los cruces de calle estarán elevados a la misma cota que el paso de cebra.

Sabino Arana contará además con espacios públicos y de ocio de calidad. Toda la Avenida contará con carril bici de 3 metros de ancho y casi 300 de largo. Además, habrá arbolado de gran porte, y mobiliario urbano como bancos y jardineras.

La recuperación integral de la primera fase de Sabino Arana se dividirá en tres partes. La primera, entre Autonomía y Zancoeta, terminará a principios del mes de junio. La plaza estará elevada a la misma cota del propio paso de cebra elevado y tendrá 600 m2 de juegos infantiles para distintas edades.

La fase de Zancoeta a General Eguía terminará en agosto. La calle Zancoeta se peatonalizará y junto con la nueva plaza generara una zona de estancia de más de 7.000 metros cuadrados.

La tercera fase, de General Eguía a Avenida del Ferrocarril, concluirá en septiembre y, con ello, la recuperación integral de la primera fase de Sabino Arana. Un bidegorri recorrerá Sabino Arana para conectar la zona con Rekalde.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

El proyecto de urbanización de Sabino Arana ha sido elaborado incorporando las ideas surgidas en un proceso de participación ciudadana que comenzó a finales de 2013.

En él han tomado parte cientos de personas del barrio, asociaciones de vecinos, comerciantes, la comunidad parroquial, clubes deportivos, entidades culturales, colectivos juveniles y comunidades de propietarios de Sabino Arana y su entorno.

El objetivo de estas reuniones, han dicho, ha sido conocer las distintas necesidades de los vecinos y conocer sus expectativas con respecto a la urbanización.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha