eldiario.es

9

"En España, la gente está tan politizada que en todo ve una conspiración"

Pablo Gato, escritor y excorresponsal de televisión, mezcla en su nueva novela “Unidad 120050. Objetivo Independencia" temas controvertidos sobre una célula rebelde de ETA, el independentismo y el espionaje de la CIA.

El autor asegura que el libro recoge información inédita sobre esos temas obtenida durante su etapa de periodista, pero para proteger a sus fuentes, no revela qué es ficción y qué real.

"Cuando haya más creación literaria o cinematográfica sobre el terrorismo de ETA será buena señal"

Pablo Gato en una de sus intervenciones en directo como corresponsal de televisión.

Pablo Gato en una de sus intervenciones en directo como corresponsal de televisión.

Pablo Gato, escritor y excorresponsal de televisión afincado en EEUU, ha lanzado su segunda novela al mercado, “Unidad 120050. Objetivo Independencia", con el único propósito de entretener a los lectores aunque afirma que contiene información inédita sobre temas tan controvertidos como el terrorismo de ETA, el independentismo o la CIA. "Hay información que nunca se ha hecho pública en España. Muchos datos los obtuve cuando aún era periodista en activo, así que tengo que respetar esa regla de oro del periodismo. Dejo al lector que decida qué es realidad y qué es ficción".

En la trama de su nuevo libro interviene una célula rebelde de ETA infiltrada en el Gobierno español, cuyas acciones están relacionadas también con el proceso independentista de Cataluña y sin dejar de lado la Cía. Este combinado puede provocar reacciones muy extremas dependiendo de en manos de que lector caiga, ¿es usted consciente de ello, lo pretendía así?

El tema del terrorismo es muy delicado. Siempre hay que tratarlo son seriedad y creo que el libro lo hace así. La trama describe cómo una célula rebelde de ETA inicia una operación con la que están convencidos conseguirán la independencia de España. La pregunta lógica es, ¿qué podría hacer esa célula para conseguirlo? La operación, por definición, tiene que ser un tema controvertido y que despierte pasiones. Sin embargo, en España la gente está tan politizada que en todo ve una conspiración. Esto es una novela, no un ensayo político. Cuando Tom Clancy escribe “La suma de todos los miedos” y detona una bomba nuclear en Baltimore, eso no quiere decir que quiera destruir a su país.

¿Por qué se ha decantado por mezclar realidad y ficción?

Lo novelo porque es una ficción, pero una ficción basada en mucha investigación y presentada de forma realista, como si los hechos pudieran ocurrir mañana.

Al introducir la ficción y no determinar qué parte es real y qué parte no lo es, su única pretensión de cara a los lectores es ofrecerles un rato de entretenimiento o no.

Es una novela y todo está bajo el paraguas de la ficción, pero no revelo qué es realidad y qué ficción para proteger a mis fuentes. Mucha información la obtuve cuando aún era periodista en activo, así que tengo que respetar esa regla de oro del periodismo. Hay información que nunca se ha hecho pública en España. Dejo al lector que decida qué es realidad y qué es ficción.

Usted vive en EEUU, del rosario de escándalos de corrupción en España hay reseñas en la prensa pero a qué nivel trascienden más allá de nuestras fronteras? ¿Los americanos ven a España como un país corrupto ?

La corrupción, por desgracia, existe en todas partes. Los escándalos en España han sido vergonzosos. Dicho esto, hemos avanzado muchísimo en nuestra democracia. Yo me fui de España hace casi 30 años y pienso que muchos de esos escándalos jamás hubieran podido llegar a los titulares de los periódicos de la época. Hoy ves a una sociedad mucho más exigente y libre para investigar y expresar sus opiniones. Tenemos que ser mucho más exigentes con quienes nos gobiernan. Ellos trabajan para nosotros, no al revés.

Abordar temas con tantos escollos y tan delicados ¿es menos incómodo desde la distancia?

He sido periodista durante 30 años y he abordado muchos temas muy delicados a lo largo de mi carrera y en ocasiones he pagado un precio muy caro. El conflicto es inherente a la profesión de periodista. Va con el territorio. Es un deporte de contacto.

Hay pocas películas sobre ETA, pocos libros, se atreve con éste porque han llegado tiempos de paz. ¿Es el momento oportuno o habría que haber abordado antes el terrorismo desde otros ángulos?

He hecho este libro porque la información que lo inspiró llegó a mí, no al revés. Un encuentro fortuito. Dicho esto, el tema del terrorismo obviamente ha abierto  muchas heridas. Muchas no están cerradas y tardarán mucho en cicatrizar. Cuando haya más creación literaria o cinematográfica sobre ese tema será una señal positiva que indicará que ya se está dejando atrás. También de que ya no hay miedo a hablar.

Eso de que la realidad supera a la ficción, confiese, se puede aplicar a la trama tan compleja que plantea en Unidad 120050 0bjetivo: Independencia.

La trama en realidad es muy sencilla, pero tienen que ocurrir una serie de cosas para que esa célula de ETA crea que puede conseguir sus objetivos. Si no tuviera cierto grado de complejidad no sería creíble. Recordemos que el objetivo de la operación es nada más y nada menos que conseguir la independencia de España.

En EEUU son muy dados a llevar al cine hechos reales muy recientes, ¿cree que aciertan con esa tendencia?

Por supuesto, mientras sean productos serios. Uno nunca puede estar suficientemente informado. Desconocemos infinitamente más de lo que conocemos.

Las fuerzas de seguridad españolas han sido de las más activas a la hora de arrestar miembros de Al Qaeda. Son muy buenos y, de hecho, ése es uno de los ángulos del libro. ¿Qué pasaría en Cataluña o el País Vasco sin una Policía tan efectiva como la que hay ahora contra la amenaza del terrorismo islámico?

Ha dicho en alguna ocasión que la Policía española es muy buena contra el terrorismo islamista, esa afirmación no es fruto solo de una percepción personal, ¿no?

Son hechos. La situación cambió mucho con el 11 M. El terrorismo islamista no era su prioridad, pero cuando comenzó a serlo han hecho un trabajo excepcional. Las fuerzas de seguridad españolas han sido de las más activas en el mundo a la hora de arrestar miembros de Al Qaeda. Sin ir más lejos, acaban de desarticular una organización que enviaba a personas a luchar con ISIS en Irak. Son muy buenos y, de hecho, ése es uno de los ángulos del libro. ¿Qué pasaría en Cataluña o el País Vasco sin una Policía tan efectiva como la que hay ahora contra la amenaza del terrorismo islámico?

Le habrá ayudado mucho su anterior trayectoria como enviado especial a conflictos bélicos para escribir la novela, ¿no?

Alguien dijo que hay dos tipos de personas: los que han vivido una guerra y los que no. Ver la peor versión posible del mundo te deja claro que la separación entre orden y caos es muy fina. Es muy peligroso sembrar odio y división porque al final hay un riesgo muy elevado de recoger lo que uno siembra.

En el periodismo que se practica en ese país la premisa, en principio, es el rigor y la independencia. En España estamos a años luz de eso o nos vamos acercando. ¿Cómo lo ve?

Si contamos desde el final de la Guerra Civil americana, Estados Unidos tiene 216 años de democracia. España aún no ha llegado a los 40. En todas partes cuecen habas, pero no cabe la menor duda de que en EEUU el periodismo es mucho más independiente. La opinión pública ejerce un poder muy fuerte sobre el poder y fuerza dimisiones al más alto nivel. Que le pregunten a Nixon.

¿Tenemos culpa solo los propios medios por claudicar ante los gobiernos y poderes que lo fomentan o la responsabilidad es compartida?

Los medios sólo son un reflejo de la sociedad en la que están. Esta es una lucha que se gana día a día y centímetro a centímetro y hay mucha gente haciendo una labor extraordinaria. Otros no.

Como periodista se ha especializado en temas de seguridad, espionaje y conflictos armados. Vale más por lo que calla que por la que cuenta?

Como periodista he contado casi todo lo que supe. Alguien dijo que nunca te fíes de un periodista que nunca hayan echado de un trabajo. Qué gran verdad.

¿Abandonó el periodismo al sentirse obligado a guardar silencio sobre ciertos temas?

No por supuesto que no. Lo aparqué, no lo abandoné. Sin embargo, he visto más cosas en las redacciones de las que me hubiera gustado.

¿Ha sido un adiós a la profesión o un hasta luego?

Si el proyecto es interesante y marca una diferencia, es siempre un hasta pronto.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha