eldiario.es

9

¿Por qué Euskadi es la comunidad con tantos alumnos en la red concertada como en la pública?

El País Vasco es un caso único en España y buena parte de Europa: la red concertada escolariza al 50% de los alumnos en las etapas no universitarias.

La gran penetración social de las órdenes religiosas y de sus colegios, y el movimiento de las ‘ikastolas’ son las razones que explican esta presencia.

"Un extraterrestre en el colegio"

Varios alumnos llegan con sus mochilas al colegio.

El sistema escolar de Euskadi se ha convertido en un caso único en España y en buena parte de los países europeos. La red privada concertada escolariza prácticamente el mismo número de alumnos que la red pública en las etapas no universitarios. ¿Por qué? Dos son las razones que ayudan a explicar la relevante presencia de los centros privados concertados en Euskadi. Por una parte, la gran penetración social de las órdenes religiosas y de sus colegios y, por otro lado, el movimiento de las ‘ikastolas’, que surgió como una alternativa al modelo de escuela nacional propugnado por el franquismo.

Según los últimos datos del Sistema Estatal de Indicadores de la Educación correspondiente a 2015, en el conjunto de España la mayor parte de los alumnos están escolarizados en centros públicos en todas las etapas. En concreto, la cifra se eleva al 64,7% en Infantil, el 67,5% en Primaria, el 65,9% en Secundaria Obligatoria, el 76,5% en Secundaria postobligatoria, el 78,9% en Superior no Universitaria y el 84,2% en Universitaria.

En general, destacan por sus porcentajes de alumnado en centros públicos Andalucía, Canarias, Castilla La Mancha, Extremadura y Galicia. Por el contrario, en Euskadi, los centros concertados agrupan al 46,7% de los alumnos de Infantil, el 48,8% de los de Primaria, el 53,1% de los de ESO y el 45,8% de los de secundaria postobligatoria, además de un 43,5% de los estudiantes de enseñanza superior no universitaria.

Euskadi contaba con hasta tres redes educativas a comienzos de los años 90. La ley de Confluencia de las Ikastolas, elaborada por el PSE en 1988 cuando dirigió por primera vez la consejería de Educación, facilitó la publificación de más de la mitad de estos centros. Este proceso culminó en el año 1994. A partir de ese momento, ya solo hay que hablar de dos redes.

Las singularidades del modelo privado-concertado en Euskadi no terminan ahí. El 100% de los centros de titularidad privada están acogidos al régimen de concertación (reciben dinero público para poder funcionar), con una cobertura mucho más amplia que en otros sistemas educativos del entorno.

Otro factor que juega a favor de los centros privados es su estructura. Después de la reforma educativa, en casi todos los colegios concertados se puede estudiar desde los dos hasta los 18 años, un factor de competitividad importante frente a los públicos, donde un alumno a lo largo de su vida escolar tendrá que cambiar varias veces de centro. Son momentos en que los padres aprovechan para reflexionar sobre la conveniencia de enviarlo a uno privado y evitarse movimientos posteriores.

Los colegios concertados, los mejor financiados

Los centros concertados vascos son, con mucha diferencia, los mejor financiados con dinero público de España. Tienen hasta cuatro vías de financiación conocidas. La más importante es el módulo económico de sostenimiento de los centros concertados, que se fija año a año en la Ley de Presupuestos del Estado o de cada comunidad autónoma. Por ejemplo, en el caso de una clase de Primaria, se paga el sueldo del profesor (incluyendo las cotizaciones a la Seguridad Social), gastos de personal no docentes y otros gastos. En total, 65.709 euros, de los que 55.647 son destinados al sueldo del docente.

Otra fórmula de financiación son las cuotas que pagan los padres por las diversas actividades que ofrece el centro. Además, está la participación en convocatorias de subvenciones. Y otra vía de financiación que tienen los centros que ofrecen enseñanzas no regladas es fijar la cuota de enseñanza que les parezca oportuno.

Sin embargo, esta buena financiación no ha servido para que las dos redes educativas se repartan de una manera más equitativa a un determinado tipo de alumnado, que requiere de más atención. Así, la distribución de alumnos inmigrantes entre las escuelas públicas y las concertadas no ha mejorado prácticamente nada en los últimos años. Los colegios de la red pública acogen a la mayoría de los alumnos inmigrantes: casi 10.000 de los cerca de 15.000 matriculados en el sistema. Es decir, uno de cada diez escolares de colegios públicos que cursan la etapa  obligatoria (Primaria y Secundaria) es extranjero. Una constante que se mantiene a lo largo de los años, a pesar de que el Gobierno se ha propuesto reiteradas veces alcanzar el equilibrio dada la financiación pública con la que cuentan los centros concertados.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha