eldiario.es

9

Inspectoras de trabajo para atajar la brecha salarial

El Gobierno vasco crea unidades especializadas en los tres territorios con inspectoras que se centrarán en la lucha contra la brecha salarial

Un laboratorio en imagen de archivo / EFE

Un laboratorio en imagen de archivo / EFE

En Euskadi, la brecha salarial directa entre hombres y mujeres considerando la ganancia media por hora normal de trabajo es del 14 %. El Gobierno vasco se ha fijado entre sus objetivos para lograr una igualdad efectiva luchar contra esta diferencia salarial. Y para ello, la Inspección de Trabajo ha trazado un plan de igualdad retributiva, que tiene como novedad fundamental la creación de unidades especializadas en los tres territorios con inspectoras.

Lo cierto es que la Inspección de Trabajo detecta y sanciona pocas situaciones de dicriminación laboral de las mujeres. ¿Por qué? Pues por las dificultades para detectar las discriminaciones indirectas, la escasez de recursos, la falta de denuncias y la necesidad de más formación.

De momento, se han seleccionado para la inspescción 16 empresas en Bizkaia, 13 en Gipuzkoa, y 9 en Álava, en las que Inspección considera que podría haber algún tipo de desigualdad retributiva por razones de género. También habrá un plan específico sobre lucha contra el fraude en materia de jornadas de trabajo, contrataciones temporales y a tiempo parcial, cuestiones que en general afectan más a mujeres que a hombres. Además, se controlará si las 200 empresas que están obligadas a tener un plan de igualdad cuentan con él, así como de acoso sexual, discriminación en el acceso al empleo por razón de sexo y de los derechos sobre conciliación de la vida familiar y laboral. 

Las causas de la brecha salarial son variadas. Las mujeres ganan menos por hora trabajada debido a la inferior valoración social y económica de su trabajo. Además, ocupan sectores y ocupaciones menos remuneradas y reconocidas. Están infrarrepresentadas en los puestos directivos y sobrerrepresentadas en las categorías laborales más bajas.

Además, trabajan menos horas remuneradas porque son mayoría en sectores y actividades de la economía sumergida. Sufren mayor precariedad laboral y existe una falta de corresponsabilidad en los cuidados, lo que hace que las mujeres se acojan a más permisos y excedencias y sacrifiquen en mayor medida sus carreras profesionales. Todo un cúmulo de factores a los que hay que dar la vuelta.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha