eldiario.es

9

Urkullu eleva el “pacto con el Estado” a compromiso de legislatura

El lehendakari presenta un programa de Gobierno que apuesta por una reforma estatutaria pactada y asegura que su 'hoja de ruta' "nada tiene que ver" con la de Cataluña

El programa del Ejecutivo incluye 175 medidas y 28 leyes y demanda al Gobierno central la transferencia de 34 competencias pendientes del Estatuto de 1979

El lehendakari, Iñigo Urkullu, durante la presentación del programa de Gobierno

El lehendakari, Iñigo Urkullu, durante la presentación del programa de Gobierno IREKIA

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha mostrado su sorpresa en su primera rueda de prensa desde agosto por el hecho de que un buen número de las preguntas de los periodistas hayan girado en torno a la visita realizada esta semana a Euskadi por parte del expresidente catalán Artur Mas, que ha tenido en el anterior lehendakari del PNV, Juan José Ibarretxe, su anfitrión. Urkullu ha hecho constar que la ‘hoja de ruta’ independentista de Mas “en nada tiene que ver” con su propuesta de “nuevo Estatuto político” para Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y se ha limitado a desear “el mayor de los éxitos” a las “aspiraciones” del nacionalismo catalán mientras ha enfatizado que la “bilateralidad” y no la ruptura en su apuesta personal. “Ésa es la historia del País Vasco, la historia del pacto”, ha zanjado recordando en varios momentos de su alocución que lidera un gabinete de coalición que aglutina a PNV y PSE-EE.

La “actualización del pacto estatutario” es el último (pero no menos importante) de los 175 “compromisos” presentados por Urkullu en su programa de Gobierno, que lleva por título 'Euskadi 2020'. En un ‘power point’, el lehendakari ha apuntado que el camino hacia la superación del actual Estatuto de 1979 pasa por el “diálogo en el Parlamento”, el “acuerdo interno” entre diferentes sensibilidades y el “pacto con el Estado” antes de su “ratificación por la sociedad vasca” en un referéndum. Esta consulta no añade ningún desafío constitucional ya que es la prevista en el procedimiento ordinario de reforma estatutaria.

Urkullu se ha limitado a reseñar que el Gobierno “impulsará” este debate, aunque lo residencia en la ponencia de autogobierno creada al efecto en el Parlamento Vasco. Y ante la insistencia en analizar esta ‘hoja de ruta’ en el espejo de Cataluña, el lehendakari ha dejado claro que sigue confiando en un acuerdo con el Estado: “Por supuesto que la bilateralidad es posible”.

También ha reconocido que Mas, Ibarretxe y él tiene “formas de ser” diferentes –en privado sus asesores reconocen que Cataluña está en un callejón sin salida- y ha asegurado que prefiere realizar un camino más largo pero que culmine con la sociedad unida. “Cada uno tenemos nuestra personalidad, nuestra manera de ser, nuestra manera de actuar. [En materia de autogobierno] Aplico aquello que estoy intentando transmitir también en orden a la salida da la crisis: podemos hacerlo más tarde, pero [hay que lograrlo] lo más juntos posible”, ha manifestado.

La "dificultad" de Prisiones y la Seguridad Social

Más concreto es el programa de Gobierno, un pequeño libro de 115 páginas, en torno a la “defensa y reclamación del autogobierno reconocido”. En línea con el acuerdo entre PNV y PSE-EE, Euskadi enumera las transferencias pendientes del Estatuto de 1979, 34 en total, y aspira a lograrlas en los próximos cuatro años. En todo caso, “se reservará un lugar prioritario” a la negociación de dos de ellas: “centros penitenciarios” y la “gestión del régimen económico de la Seguridad Social”, ésta última una materia nunca cedida a las comunidades autónomas.

“Somos conscientes de la dificultad que entraña [la negociación con el Gobierno del PP], sobre todo en estos dos ámbitos. Pero los tiempos han cambiado, los contextos han cambiado, y se trata del cumplimiento del Estatuto de Gernika, del cumplimiento de ley orgánica. Espero que no haya excusas y objeciones en función del contexto”, ha aclarado Urkullu, refiriéndose especialmente a que la cesión de Prisiones, ya realizada a Cataluña, se ha paralizado siempre por la existencia de ETA y de una política penitenciaria centralizada. El presidente vasco ha apelado también a un acuerdo en torno a las discrepancias por el Cupo, que ascienden a unos 1.600 millones.

“Confío en el establecimiento de la relación [con el presidente Mariano Rajoy], ya sea por necesidad o por lo que sea”, ha añadido el lehendakari, quejoso de que no mantiene un encuentro en La Moncloa desde septiembre de 2014. En este sentido, continúa a la espera de que Rajoy responda a la carta enviada desde Ajuria Enea el 16 de diciembre, en la que se emplazaba a una cumbre y se enumeraban una serie de asuntos pendientes.

Entre ellos se halla también el “final ordenado” de ETA. En el programa de Gobierno hay 11 compromisos en materia de “derechos humanos y convivencia”. Urkullu ha pedido un desarme “rápido” y “verificable” a la banda terrorista pero ha añadido que ese “final ordenado” es mucho más que eso. Por ejemplo, “la cuestión de los presos”, la “verdad, memoria y justicia” de las víctimas o el rechazo de la “teoría del conflicto o de una tesis de bandos enfrentados” que blanquee el papel de ETA son puntos recogidos en el documento 'Euskadi 2020'.

El grueso del programa de Gobierno, 160 de las 175 medidas, están destinadas a la economía, a la política social y a los servicios públicos. En líneas generales, es la traslación del pacto alcanzado entre PNV y PSE-EE para la conformación de un Gobierno de coalición. Incluye también, tras la polémica de las últimas semanas, “impulsar desde el Órgano de Coordinación Tributaria la actualización de la normativa fiscal.

Por otro lado, Urkullu ha anunciado que será el martes cuando el Gobierno apruebe también el calendario legislativo para los próximos años. Según ha adelantado, el Ejecutivo promoverá 28 leyes. Preguntado por la minoría parlamentaria de PNV y PSE-EE (están a un escaño de la mayoría absoluta), el lehendakari ha opinado que el mayor o menor éxito de este calendario legislativo tras un mandato anterior con escasa producción normativa dependerá de la "estrategia" de la oposición.

"Ilusionado" con los presupuestos

De momento, la primera prueba de fuego serán los presupuestos de 2017, ya aprobados por el Gobierno y enviados al Gobierno. Y Urkullu se siente "ilusionado" con la primera reacción de la oposición. "Me ilusiona que de entrada nadie rechace el proyecto de presupuestos", ha asegurado sin concretar si el PP de Alfonso Alonso podría convertirse en su socio preferente.

En relación con las cuentas, los periodistas han preguntado a Urkullu por el notable incremento de altos cargos y asesores en relación a la pasada legislatura, un dato recogido en el proyecto de presupuestos y que contrasta con el compromiso del dirigente del PNV de hace cuatro años, cuando recortó un 20% la estructura de confianza en la Administración autonómica. "La estructura es diferente, es evidente. Hay tres Departamentos más", ha replicado el lehendakari, escudándose en la entrada del PSE-EE al Gobierno. Y ha añadido sin concretar los datos: "En cualquier caso, no tengo ninguna duda de que seremos el Gobierno más austero comparativamente con otros del entorno".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha