eldiario.es

9
Menú

El Tribunal Superior de Justicia obliga a modificar los apeaderos del tranvía

La Asociación de Personas con Discapacidad Eginaren Eginez denunció ante los tribunales que las marquesinas incumplían la ley de accesibilidad.

La estrechez de las paradas y la altura de las máquinas expendedoras dificultan la movilidad de las personas que usan silla de ruedas.

- PUBLICIDAD -
Los integrantes de Egineren Eginez daunte la presentación del fallo del Tribunal Superior de Justicia.

Los integrantes de Egineren Eginez daunte la presentación del fallo del Tribunal Superior de Justicia.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha estimado el recurso planteado por la Asociación de Personas con Discapacidad Eginaren Eginez en el que denunciaba que las marquesinas del tranvía de Vitoria incumplían la Ley de Accesibilidad. El fallo obliga al Gobierno vasco y a Euskotren a realizar las modificaciones necesarias para la adaptación de los apeaderos a las condiciones recogidas en la normativa.

Durante las obras de construcción del tranvía desarrolladas hace cinco años, este  colectivo de personas con movilidad reducida ya detectó y denunció que las paradas se habían diseñado sin tener en cuenta los criterios establecidos por ley.  Incluso solicitó la paralización de las tareas cuando estaban recién iniciadas con el fin de que las paradas se adecuarán a las medidas legales. Las instituciones implicadas rechazaron la petición de Eginarez Eginez que decidió entonces acudir a los tribunales  e iniciar un proceso contencioso administrativo que ha quedado resuelto hace unos días.

Peligro de caer a las vías

Los integrantes del colectivo, una vez conocido el fallo, van a solicitar la ejecucción inmediata de la sentencia. “Lo que se podía haber solucionado sin complicaciones y con un mínimo de gasto de dinero público, ahora se convertirá en un desembolso económico mayor de todos los contribuyentes. Todo provocado por el orgullo de algunos técnicos y políticos que no quisieron reconocer su error e hicieron caso omiso a las pruebas y argumentaciones que les presentamos”, declaraba la presidenta de Eginaren Eginez, Soraya Campezo.

Las medidas actuales impiden el normal desenvolvimiento en el interior de las marquesinas de las personas con movilidad reducida que usan sillas de ruedas. Según explican los afectados, la extensión en anchura necesaria para facilitar sus movimientos es la superior a un metro y ochenta centímetros de ancho. “La altura de ciertos elementos, como las máquinas expendedoras y los lectores de tarjetas, es demasiada.  No podemos validar los tickets y cuando hay aglomeraciones corremos mucho peligro de caer a las vías”, aclaraban los portavoces de la asociación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha