eldiario.es

9

Bilbao extenderá el éxito de Adiskidetuz a toda la ciudad

El programa para cambiar sanciones por trabajo comunitario ha atraído a 121 jóvenes en su primera edición, el 75% se mantuvo en el mismo hasta el final.

La iniciativa piloto arrancó en abril en los barrios de Otxarkoaga, Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala, su continuación abarcará toda la villa.

El concejal de seguridad explica que se tuvieron en cuenta “la situación económica y el aspecto educacional” para poner en marcha el plan.

En medio año, Adiskidetuz ha conseguido que 91 jóvenes cambien sanciones impuestas por su comportamiento incívico por trabajos por el bien de la comunidad. Se trata de un proyecto puesto en marcha por el Ayuntamiento de Bilbao en abril en los barrios de Otxarkoaga, Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala. Ante el éxito de la experiencia piloto, en la que se ha conseguido que el 75% de los participantes continúen en el programa hasta el final, el Consistorio ha decidido extenderlo a toda la ciudad.

Hacer botellón a las tantas de la madrugada, gritos a horas intempestivas, movimientos o desperfectos de mobiliario urbano y, en general, la práctica de cualquier actividad que pueda suponer molestias a los vecinos, altere la convivencia o cause daños en el patrimonio público es susceptible de entrar en Adiskidetuz. Desde que se puso en marcha en abril en 4 barrios bilbaínos, 121 jóvenes han pasado por él. La mayoría de ellos (80%) han sido mayores de edad y seis de cada diez, chicos. 91 consiguieron completar el programa hasta el final y 30 quedaron fuera, 7 de ellos porque decidieron pagar la multa antes de completarlo y los otros 23 porque no mostraron el nivel de compromiso suficiente como para seguir adelante.

A pesar de que no todos completaron el programa, la práctica mayoría, el 83%, consideró que la experiencia fue satisfactoria o muy satisfactoria en una encuesta posterior. Asimismo, tanto los participantes como las entidades colaboradoras con la iniciativa recomiendan participar en ella. Por todos estos motivos, el Ayuntamiento se ha decidido a considerar que la fase piloto de Adiskidetuz ha sido un éxito y desde el mes pasado ha extendido Adiskidetuz a todos los barrios de la villa.

Para poder llevar a cabo el programa, el Ayuntamiento contó en la fase piloto con la colaboración de una decena de entidades con un amplio bagaje en el fomento de la cultura social. Todas ellas continuará colaborando con el Consistorio en la segunda fase y se han comprometido a dar comunicación formal de los resultados mediante un informe individualizado para cada participante en el que que especifican las tareas, tiempo de realización y etc. que ha llevado a cabo y que remitirán al Área de Seguridad municipal. El área, a su vez, usará esta evaluación para decidir si suspende o no la sanción.

En la presentación del balance de la fase piloto de la iniciativa, el concejal de Seguridad ciudadana de Bilbao, Tomás del Hierro, explicó que las razones para poner en marcha Adiskidetuz fueron tanto económicas como educativas. “Con la situación económica que tenemos no está el horno para bollos como para poner estas multas, pero sobre todo nos interesaba el aspecto educacional”, comentó del Hierro. “Consideramos que ha sido un éxito, nosotros hemos salido muy contentos, los jóvenes yo creo que también y tanto es así que lo queremos volver a repetir”, añadió.

Las entidades que han colaborado con el Ayuntamiento son la Asociación Bakuva, la Residencia y Centro de Día Igurco (Bilbozar), la DYA, Solidaridad Internacional, el Centro Formativo Otxarkoaga, Cruz Roja, Gaztaroa-Sartu, Centro Asistencial Loiu-Udaloste y la Asociación Tendel.


Una hora de trabajo por cada 10 euros de multa

La cantidad de horas que cada participante debe dedicar a actividades de beneficio social se determina en función de la cuantía de la multa que le haya sido impuesta, pero en cualquier caso el número de horas diarias en ningún caso puede exceder de las 8. Por cada 10 euros de sanción los participantes tendrán que dedicar una hora de su tiempo. Se respetan siempre, sin embargo, los horarios lectivos o laborales.

El programa presenta actividades como la participación en campañas de concienciación dirigidas a jóvenes, reforzar demandas puntuales en centros educativos, participar en programas de enseñanza de castellano para la integración de personas inmigrantes o realizar labores de acompañamiento a personas mayores, entre otras. A cada participante se le asigna un itinerario que consta de varios pasos.

Primero se recogen sus datos y se les da una charla sobre los posibles trabajos que tendrán que desempeñar. Después se les asignan sus tareas y se les ofrece un breve seminario con las claves de la iniciativa. Después viene el desempeño de las labores que les han sido asignadas, la certificación por parte de las entidades y en caso de que todo funcione correctamente la eliminación de la sanción.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha