eldiario.es

9

50 centros destinarán 120 horas al año a prevenir la violencia de género

Educación presenta un plan estratégico que se pondrá en marcha el curso que viene y que prevé el nombramiento de un responsable del área en cada colegio.

El departamento también abrirá otra convocatoria para impulsar proyectos integrales en otros 10 centros, cuyas experiencias servirán de guía al resto del sistema.

Desechan el proyecto del anterior Gobierno de llevar testimonios de víctimas de violencia de género a las aulas para evitar que los alumnos “se formen estereotipos”.

El Departamento de Educación, Política Lingüística y Cultura presentó ayer en Bilbao el nuevo plan estratégico de coeducación y prevención de la violencia de género que pondrá en marcha el curso que viene. A corto plazo, la iniciativa más destacada de dicho plan consiste en la apertura de una convocatoria para que 50 centros educativos dispongan de un crédito de tres horas semanales para trabajar medidas específicas y formar a su profesorado en esta materia. Esto significa que al cabo de todo el curso, estos colegios podrán dedicar aproximadamente 120 horas adicionales a prevenir la violencia machista y homófona entre sus alumnos.

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, fue la encarga de presentar las líneas maestrar del plan junto con la directora de Emakunde, Izaskun Landaida, y la viceconsejera de educación, Arantxa Aurrekoetxea. En su opinión, “la escuela tiene una responsabilidad inexcusable para solventar la violencia de género”. De hecho, los datos ofrecidos ayer sobre esta problemática afectan de lleno a la juventud vasca, incluso a la que todavía se encuentra en edad escolar. Según las cifras ofrecidas por la Ertzaintza, en 2010 una de cada tres mujeres víctimas de violencia por parte de su pareja o su expareja tenían entre 18 y 30 años. Ese mismo año, se produjo una media de tres agresiones diarias a chicas de entre 13 y 30 años por este mismo motivo.

En lo que al sistema educativo se refiere, según los datos del estudio de maltrato entre iguales elaborado por el Instituto Vasco de Evaluación e Investigación, ISEI-IVEI, el año pasado, un 23,6% del alumnado de la ESO afirma haber sido testigo de que algún compañero ha sido excluido continuamente por se considerado gay. E incluso un 12% del alumnado del tercer ciclo de primaria, de entre 10 y 12 años, dice lo mismo.

Con estos antecedentes, los objetivos más ambiciosos del nuevo plan giran en torno a la prevención de los casos de violencia machista y homófoba y la detección temprana de los mismos si llegan a producirse. Para ello fija que cada centro proceda al nombramiento de varias figuras específicas encargadas de estas tareas: Un responsable de coeducación y prevención entre la plantilla de cada colegio y un representante de igualdad en su consejo escolar. Además, prevé la creación de una comisión formada por padres, profesores, alumnos y otros agentes sociales para trabajar esta materia.

De cara al próximo curso, Educación enviará instrucciones a los centros públicos para que procedan a nombrar a todas estas figuras. Según explicaron los responsables del departamento, todas las personas que se involucren en las tareas tendrán a su disposición formación y materiales específicos. Además de todo esto, también contemplan la creación de una convocatoria adicional destinada a que otros 10 centros educativos desarrollen un proyecto integral contra la violencia de género. Aunque ayer no concretaron detalles sobre los recursos adicionales que estos colegios podrían tener a su disposición ni sobre la forma en la que desarrollarán su trabajo, sí adelantaron que el objetivo es que se conviertan en una referencia de buenas prácticas que se puedan extender al resto del sistema educativo.

Otras medidas del plan giran en torno a la sensibilización del profesorado en esta materia, para lo cual se pondrá a su disposición un módulo de formación específico de 10 horas de duración y se les ofrecerá asesoramiento desde los Berritzegunes, centros de apoyo a los docentes. A finales del mes de octubre, los 19 Berritzegunes ofrecerán también seminarios formativos para los coordinadores de cada centro.

El plan ha sido elaborado contando con la participación de 15 instituciones y agentes provenientes de los ámbitos educativo, de igualdad y de juventud. En el mes de julio se abrirá a más aportaciones de otras entidades y el próximo 30 de octubre se presentará su versión definitiva en un foro para la Igualdad organizado por Emakunde en Bilbao.

 Testimonios descartados

Lo que no contempla el nuevo plan estratégico es mantener el proyecto del anterior gobierno para llevar los testimonios de víctimas de violencia de género a las aulas. La iniciativa fue puesta en marcha en la recta final de la anterior legislatura con una prueba piloto en un centro educativo, pero el nuevo equipo de gobierno ha descartado continuar con ella. Desde el punto de vista de la consejera de Educación, estos testimonios contribuyen a que los alumnos “se formen estereotipos sobre las víctimas”.

“La identificación de una víctima de género con un testimonio de una persona de 50 años y con una serie de problemas con los que ellos no se vean identificados les puede hacer tener una visión deformada de dónde pueden aparecer estos casos de violencia”, explicó Uriarte. La consejera también reveló que durante este curso “sólo 3 de los 400 centros” solicitaron la presencia de estas víctimas en sus aulas. Por todos estos motivos, han decidido desechar el programa.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha