eldiario.es

9

Orden de desahucio para Ainhoa por 1.300 euros

Debe 1.300 euros de alquiler a una sociedad dependiente de Kutxabank, que ha aplazado su desahucio previsto para el 17 de diciembre.

Ainhoa, de espaldas y con camiseta azul, aguarda con inquietud una solución.

Ainhoa, de espaldas y con camiseta azul, aguarda con inquietud una solución.

Ainhoa, una madre soltera con dos hijas de tres y nueve años, vive con la angustia metida en el cuerpo. Debe 1.300 euros del alquiler de tres meses a la sociedad Vitalquiler, dependiente de Kutxabank y la empresa privada Adania. El desahucio pende sobre su cabeza. Incluso ya había una fecha para el lanzamiento: el 17 de diciembre. Pero la presión de la plataforma Kaleratzeak Stop Araba ha permitido un aplazamiento. “He ganado tiempo”, suspira Ainhoa junto a los miembros de la plataforma, concentrados frente a la sede de Adania. “Pero dentro de 15 días es posible que me vea en la misma situación”.

La situación de Ainhoa es complicada. Cobraba la mitad de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) porque también trabajaba, pero al quedarse hace unos meses en el paro solicitó cobrarla entera. Se la han concedido, pero el dinero puede tardar en llegar. Una brecha de tiempo que le impide pagar puntualmente el alquiler. Vitalquiler ofrece alquileres subvencionados y se nutre de pisos de protección oficial, edificados en su momento gracias a un convenio con el Gobierno vasco. El hecho de que se trate de una vivienda pública es lo que “indigna” a los miembros de Kaleratzeak Stop. “Son pisos públicos, financiados con una parte del dinero del Gobierno vasco, es decir, de todos los ciudadanos. Es indignante”, denuncia Arturo Val del Olmo, uno de los portavoces de la plataforma.

Val del Olmo también advierte de que el aplazamiento de Vitalquiler puede deberse a “que no quieren líos en unas fechas tan señaladas como las Navidades. Menuda publicidad: Kutxabank desahucia a una madre con dos hijas pequeñas. Pero seguro que lo vuelve a intentar cuando pase la presión mediática y las fechas navideñas”.

Ainhoa ha tenido varios ofrecimientos de ayuda, pero el problema es hacer frente a la cantidad íntegra. “Vitalquiler no quiere que pague de manera fraccionada. Se ha enfadado porque he acudido a Stop Desahucios”. Aunque de momento sigue en su casa, las Navidades se presentan amargas para Ainhoa. “Necesito resolverlo ya, sobre todo, pensando en mis hijas”.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha