eldiario.es

Menú

La economía social, infrarrepresentada en la contratación pública del Gobierno vasco

La presencia de la economía social vasca, integrada por empresas en las que los trabajadores participan activamente en la propiedad y en la gestión, en la contratación pública del Gobierno ha aumentado, aunque aún está lejos del papel que le correspondería de acuerdo con la aportación que sus entidades hacen al PIB.

- PUBLICIDAD -
Representantes de la Red Vasca de Economía Social.

Representantes de la Red Vasca de Economía Social.

La contratación pública supone una fuente muy importante de la demanda económica de bienes y servicios y el Gobierno desarrolla un papel capital como impulsor de dicha contratación. En Euskadi, la economía social, compuesta por empresas en las que los trabajadores participan activamente en la propiedad y en la gestión tales como cooperativas y sociedades laborales, tiene un papel de gran peso tanto por sus cifras de empleo y aportación al PIB como por tradición y arraigo social. Con este planteamiento, ¿qué papel desempeña en la contratación pública, cómo y cuáles son los contratos de los que resulta adjudicataria y qué importes suponen? Jesús María García, miembro del Instituto de Derecho Cooperativo y Economía Social (GEZKI), de la Universidad del País Vasco, ha analizado los contratos púbicos del Gobierno vasco desde 2010 a 2013 y ha obtenido los datos suficientes como para realizar un diagnóstico en la revista Zerbitzuan.

 “La presencia de la economía social en la contratación pública del Gobierno vasco ha aumentado, aunque aún está lejos del papel que le correspondería de acuerdo con la aportación que sus entidades hacen al PIB del País Vasco. El hecho añadido de que esta mejora se haya producido en condiciones de contracción de la demanda de bienes y servicios por parte del Ejecutivo puede ser también indicador de un aumento de competitividad por parte de la economía social. No obstante, se trata en todo caso de una presencia errática, muy sensible y dependiente de adjudicaciones puntuales, por lo que resulta prematuro hablar de una presencia estable”. Esta es la opinión del experto, quien recalca que la economía social representa al conjunto de las actividades económicas y empresariales que en el ámbito privado desarrollan entidades que persiguen “bien el interés colectivo de sus integrantes, bien el interés general económico o social, o ambos”.

La capacidad como elemento de lucha contra el desempleo y mejora de la cohesión social es muy reconocida y es un elemento que frena la deslocalización. Por lo tanto, favorece la estabilidad de las áreas geográficas en las que se ubican las entidades que pertenecen a ella. En total, la economía social da empleo a algo más de 70.600 trabajadores en Euskadi, el 8,26% del empleo en la comunidad.  Según datos del Observatorio Vasco de Economía Social son 2.357 empresas, el 1,26% del total de entidades existentes, las que trabajan bajo una filosofía empresarial que conlleva la mejora del entorno social y ambiental.

"Cantidad minúscula"

Las cooperativas han pasado de resultar adjudicatarias del 1,90% de los importes totales de los contratos públicos en 2010-2012 a serlo del 2,40% en 2011-2013. Por su parte, las sociedades laborales, que suponían sólo el 0,07% de los importes adjudicados, han pasado a ser el 0,24%, cantidad que si bien supone un notable incremento, “no deja de seguir siendo minúscula”.

La participación de la economía social en los contratos sigue siendo menor conforme aumenta el importe adjudicado de éstos. “Sigue siendo muy evidente que la economía social desaparece en las licitaciones más importantes, si por tal se entiende las de más elevado importe de adjudicación. En este sentido, el aumento de la presencia de entidades de economía social en la adjudicación de expedientes de obras es sin duda relevante, aunque también puede tener un carácter puntual”, concluye García.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha