eldiario.es

9

“Es inexplicable que se produzcan 15 muertes y que no haya ninguna responsabilidad política”

Javier de Lucas, experto en inmigración y Derechos Humanos, se refiere a los acontecimientos de Ceuta y critica la política migratoria que "criminaliza y estigmatiza" al inmigrante.

"Si creemos que a base de poner concertinas y disparar balas de goma vamos a parar la inmigración, estamos muy equivocados", advierte.

El catedrático Javier De Lucas antes de paritcipar en el simposio en Bilbao

El catedrático Javier De Lucas antes de paritcipar en el simposio en Bilbao

Javier de Lucas, catedrático en Filosofía del Derecho y Filosofía de la política, y experto en inmigración y racismo, ha acudido esta semana a una jornada sobre 'Educar en interculturalidad' organizada en Bilbao por la ONG 'Alboan' para abordar la labor de los docentes ante la diversidad cultural en las aulas. El profesor valenciano es muy crítico con las políticas migratorias que se aplican en España y Europa que según asegura "estigmatizan y criminalizan" a los inmigrantes. De Lucas ha asistido indignado a la tragedia ocurrida en Ceuta y que ha acabado con la muerte de 15 personas, y se muestra especialmente preocupado por la actuación del Gobierno y la falta de depuración de responsabilidades, tanto políticas como jurídicas.

Pregunta. Usted se muestra muy crítico con las políticas migratorias que se aplican en España y Europa, a las que califica de políticas de expulsión. Teniendo esta visión ¿cómo ha asistido a todo lo ocurrido en Ceuta?

Respuesta. Lo de Ceuta no tiene nombre. Es inexplicable que se produzcan 15 muertes y que no haya hasta el momento ninguna responsabilidad política, no digo jurídica, que también. Primero, ha habido 15 muertes, en segundo lugar, ha habido una cadena de mentiras, y de mentiras que sabemos que son mentira, están probadas. Es mentira la versión que nos dio el director de la Guardia Civil, que encima se permitió amenazar a las ONGs. Ese señor en cualquier país civilizado estaría cesado según acabo de hacer las declaraciones. El presidente del Gobierno no se da por enterado hasta una semana después para no decir nada. Ninguno de los responsables del Gobierno ha acudido 'in situ' para hacer ningún tipo de reconocimiento a las víctimas. Después de ver vídeos espantosos en los que se ve claramente que se está disparando sobre personas, con insultos…

Que a estas alturas no haya habido una presentación de responsabilidades políticas, que no se haya reconocido que se han violado preceptos jurídicos elementales, como la omisión de deber de socorro, y que no me diga el ministro que estaban en aguas de Marruecos, porque en fin… porque ni la propia policía sabía dónde estaba el límite de las aguas de Marruecos y las aguas españolas. Y en cualquier caso da igual, si tú tienes una lancha y ves que hay gente en peligro de muerte ¿cómo puedes decir que les haces una traza para sepan dónde no pueden dejar de nada? ¡Por Dios! Eso es además la violación de un convenio del Derecho Internacional del Mar, sobre ayuda a las personas que están en situación de peligro en el mar, del que España es parte.

La mayoría absoluta que está jugando sus cartas de la manera menos democrática posible, está bloqueando cualquier posibilidad de debate democrático y de rendición de cuentas.


P. Usted es experto jurídico ¿Cómo es posible que, con las pruebas que existen no se hayan depurado responsabilidades?

R. Responsabilidades jurídicas las habrá. Porque en este momento hay un juzgado de instrucción que ha empezado a actuar, con una Fiscalía que también ha empezado a actuar. Finalmente, aunque ha costado Dios y ayuda, la Guardia Civil y el Ministerio de Interior han puesto a disposición los vídeos que hay sobre las actuaciones, y a mí no me cabe la menor duda de que más pronto que tarde habrá unas decisiones judiciales que depurarán responsabilidades jurídicas.

P. ¿Y las responsabilidades políticas?

R. Que no haya responsabilidades políticas es simplemente el escenario al que estamos asistiendo todos los días. Es decir, la mayoría absoluta que está jugando sus cartas de la manera menos democrática posible, está bloqueando cualquier posibilidad de debate democrático y de rendición de cuentas.

P. ¿Está sirviendo también la crisis para trasladar desde las instituciones y los medios un mensaje xenófobo?

R. Es uno de los mensajes simplificadores de un modelo típico de gestión de la crisis en el que en lugar de tratar de aplicar recetas complejas para tratar de satisfacer de modo razonable los problemas de quienes están aquejados por la crisis, la vía más simplista es gestionar el miedo. Ya lo denunció ese portavoz oficioso del Gobierno, el Ministro de Justicia, el señor Ruiz Gallardón, en aquella frase en la que se ha reparado poco, que dice que “gobernar también es administrar el dolor”. El Partido Popular lo que hace es gestionar el miedo y utilizar el argumento del miedo. Y a esos efectos naturalmente de modo irresponsable, se está sembrando el discurso de que los españoles somos una sociedad gravemente amenazada por unos riesgos entre los que se encuentra la invasión o amenaza de todo inmigrante que hay en el mundo, y que por tanto la única manera que hay de salvarnos es cerrar filas y obedecer a quién nos vaya a salvar. Lo que pasa es que ese es un discurso que destroza a la sociedad, no se puede estigmatizar ni criminalizar de tal manera a la inmigrante, y privarle de todos los derechos, hasta los más elementales, pensemos en el ‘decretazo’ en materia de salud, sin que eso afecte a la ciudadanía. Más a medio que a largo plazo, esos recortes de derechos, esa pérdida de la calidad de la vida ciudadana y democrática, aunque tengan la coartada de poner por delante a los inmigrantes, acaban por perjudicar a los ciudadanos.

P. ¿Cuáles son en su opinión los principales defectos de de las políticas migratorias?

R. Por un lado pensar que la inmigración es una cuestión de coyuntura del mercado de trabajo interno, o pensar que es un problema de orden pública, son dos visiones extremadamente sectoriales  y que ignoran la dimensión global del fenómeno migratorio. Porque las migraciones son hechos sociales globales donde están todas las dimensiones de los seres humanos, donde está la dimensión cultural, económica, de poder. Es decir que tiene un calado social y político mucho más amplio que un problema de humanitarismo, de amenaza de delincuencia o un problema de mano de obra. Luego la segunda reflexión la explica muy bien Saskia Sashen, premio Príncipe de Asturias 2013 de Ciencias Sociales: las migraciones no son fenómenos naturales del tipo de un tsunami, un terremoto, que de repente hay una ola de amenaza migratoria, una invasión, ¡no! Las migraciones son fenómenos perfectamente insertados en la estructura de nuestros sistemas económicos y políticos, y si consideramos esa estructura podremos encontrar respuesta para gestionarla.

Por ejemplo cuando se escribe un titular, desgraciado a mi juicio, de el periódico El País, que sacaba a primera página que 30.000 inmigrantes subsaharianos están a las puertas de la valla de Ceuta o Melilla para dar el salto, es un titular muy tramposo que contribuye a estigmatizar a los inmigrantes como un ejército que quiere invadirnos, y también porque no hay 30.000, hay cientos de millones de seres humanos que viven en unas condiciones de desigualdad, de escasa esperanza de realizar sus proyectos de vida y que quieren mejorar. Si nosotros no sabemos gestionar eso, en algún momento se producirá un desbordamiento de verdad. Porque si lo que creemos es que a base de poner concertinas y disparar con balas de goma vamos a parar esa situación estamos muy equivocados.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha