eldiario.es

9

A un par de cafés de alejar la soledad

En Euskadi hay 103.800 personas mayores viviendo solas, de las que 76.400 son mujeres, es decir, el 73,6%, según el mismo sistema de análisis

El 59% de las personas mayores que viven solas reconoce sentimiento de soledad no deseada según la encuesta del CIS

Amigos de los Mayores, campaña 'Está de Moda'

Amigos de los Mayores, campaña 'Está de Moda'

Las matriarcas y los patriarcas de la sociedad siempre habían sido el centro de atención, el consejo familiar al que recurrir ante cualquier problema, el sistema judicial interno dentro del núcleo del hogar, el pegamento que unía el vasto árbol genealógico, incluso si el árbol estaba astillado. Hoy son 103.800 vecinos vascos viviendo en soledad: más de 76.000 matriarcas y más de 27.000 patriarcas viviendo ensimismados en una Euskadi con mucho que contar. 

Parte de la historia del pueblo vasco, o al menos de la mitología, del folclore y de la religión que rodea la tradición de éste, viene caracterizada por la admiración y veneración de los más longevos de las familias. En la literatura universal se otorga el peso de la toma de decisiones y la sabiduría a las personas mayores, incluso la fuerza vital. Sin embargo, hace unos años que esta idea ha ido pervirtiéndose hacia la estigmatización de nuestros antecesores. Por ello, multitud de asociaciones y colectivos se enfundan el mono de trabajo para encauzar de nuevo a las sociedades hacia sus valores olvidados. Una de estas organizaciones es la guipuzcoana AdinKIDE, delegación de la histórica Fundación Amigos de los Mayores, impulsada desde la misma entidad ante la creciente necesidad en territorio euskaldún. Juntos quieren acabar con la soledad no deseada de nuestros vecinos mayores de 65 años, pero primero, para ello, impulsan la erradicación del prejuicio que hemos confeccionado para ellos durante años: “Se dice ‘son como niños’ y demás expresiones que invalidan a las personas mayores, ya no las vemos como capaces”.

Como denuncia José Ángel Palacios, trabajador en la sede madrileña, en el pasado “las personas mayores formaban parte del centro de los barrios. Ahora lo triunfante es lo efímero, lo fugaz y la imagen joven: si tienes arrugas no estás aceptado, no eres hábil, no tienes capacidades”. Y esta es la idea que poco a poco, gota a gota, lleva a una situación vertiginosa a nuestros mayores, cada día se ven menos necesarios en la comunidad, se sienten excluidos y se encierran en un cascarón, tanto físico como psicológico. Entonces es cuando entra en juego la soledad no deseada.

“La exclusión les hace invisibles, lo que tiene mucho que ver con el estigma. A partir de los 65 años se trata a las personas como humanos tristes y sin capacidades, sin vitalidad, muchas veces incluso se infantiliza a estas personas que, si pensamos, tienen una etapa de 20 años por delante que la sociedad anula”, aclara Palacios desde la Fundación Amigos de los Mayores donde se aportan algunas soluciones para paliar esa, según dicen, “ya no falta de compañía, sino sensación de soledad”. Mediante un exhaustivo estudio de los perfiles tanto de las personas voluntarias como de los mayores que necesitan ayuda, a través de una serie de informes y entrevistas, configuran parejas de voluntario y persona acompañada. Hacen planes semanales: dar paseos por el barrio, tomar un café, siempre manteniendo un contacto, telefónico, pero sobre todo afectivo. “A veces simplemente necesitan a alguien a quien llamar para contar un secreto, con quien sentirse vinculado, con quien tener complicidad”, afirma Palacios.

Desde Amigos de los Mayores comprenden la cercanía como un factor principal para acabar con la soledad: “En nuestro proyecto es importante la proximidad, el barrio, los vecinos. Porque implica que el factor soledad se atenúe. Tu familia puede estar lejos pero tu vecino está siempre cerca. Esto ayuda a las personas mayores de hoy pero también a las del mañana. Gestionar la soledad es una tarea que nos va a afectar a todos”.

 

Aire fresco

Pero entre las actividades que se desarrollan desde la Fundación y la delegación guipuzcoana adinKIDE, no solo se encuentran la de tomar un café, dar un paseo semanal y ofrecer acompañamiento a domicilio, también organizan otro tipo de actividades para mejorar la disposición social de la persona mayor en circunstancias de soledad. “No solo conocerá al voluntario en cuestión sino a otras personas en su situación, de forma que se sientan cada vez más partícipes en la sociedad, creando vínculos afectivos”, recalca el responsable de comunicación, José Ángel Palacios. También se realizan salidas diarias, excursiones de un fin de semana para poner en práctica la convivencia, juegos y quedadas en locales: todo ello para evitar el aislamiento de cada una de las personas que afirman sentirse en una situación de soledad, muchas de ellas también en exclusión social. Pues como indican los recientes datos del CIS, un 59% de las personas mayores que viven solas en España (1.960.900 según el INE en 2017) reconoce sentimientos de soledad.

La Fundación atiende también a los detalles temporales del año. En Navidad, uno de los periodos sensibles para aquellos que sienten la soledad no deseada, se celebra una fiesta junto a voluntarios. Ocurre los mismo con la festividad de San Isidro, patrón de la ciudad de Madrid, se organiza una jornada lúdica para dar la bienvenida a la primavera. Se aprovecha el factor folclórico para crear un vínculo emocional, afectivo y social entre los participantes.

Estos últimos meses, además, han llevado a cabo una original iniciativa bajo la idea ‘Está de moda’, donde se pretende acabar con el estigma desde la raíz. Busca la tendencia de las arrugas, introducir a los mayores en la tecnología y desarrollar actividades que socialmente se reservan a la juventud. Terraceo, selfis, un buen paseo, una quedada vecinal: el acompañamiento voluntario está de moda. Se utilizan eslóganes como “Saca el ‘influencer’ que llevas dentro: Comparte tiempo y amistad con personas mayores”, “¿Quieres ser ‘trendy’? Haz planes con personas mayores de tu barrio” o “Lo que se lleva esta temporada: Haz nuevas amistades sin mirar la edad”.

Amigos de los Mayores, campaña 'Está de Moda'

Amigos de los Mayores, campaña 'Está de Moda'

 

Cuestión de Estado y de todos

Entretanto, Amigos de los Mayores y adinKIDE tienen una misión más allá de la práctica y del día a día con nuestros mayores. Desempeñan una función en la que se dejan la piel, un objetivo necesario e imprescindible: la labor de sensibilización. En Madrid se han organizado diversas campañas para contribuir a este aspecto, desde la celebración del Día Internacional de las Personas Mayores, lanzando la premisa ‘Stop soledad’ y consiguiendo, con ayuda de la coordinación de otras delegaciones europeas, unir a 13 mil voluntarios. Del mismo modo, el Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo, se organizó un proyecto dedicado a ‘Grandes Mujeres’ componiéndose un blog donde se recogen historias y entrevistas de diversas mujeres que tienen mucho que contar. Entre las campañas, se organizó un curso fotográfico destinado a la ‘Diversidad de las personas mayores’ con el fin de eliminar la estereotipación. Tanto desde la Fundación como desde adinKIDE se lanza un mensaje intergeneracional que propone la participación en el voluntariado de modo que se modifique la opinión pública, una opinión pública cargada de prejuicios. Pero como señalan, no basta con concienciar a la población: “Es importante que todos nos ‘mojemos’ contra la soledad, no solo ONGs y fundaciones. Por eso procuramos implicar en nuestros proyectos a las instituciones públicas, ayuntamientos y a la ciudadanía. También cooperamos con otras corporaciones relacionadas como Matia Fundazioa, otra entidad con un gran trabajo detrás en el País Vasco”. Palacios asegura que “implicarse en el voluntariado te aporta herramientas que en futuro pueden servirte para esa gestión social que puede complicarse”. También avisa que la soledad es ya cuestión de Estado algunos lugares como Reino Unido. “No es lo mismo sentirse solo con 30 que, con 65 años, vale, pero la soledad ha entrado en las sociedades y hay que actuar”, sentencia Palacios.

 

Tres meses eternos

“Todos vamos a tener que aprender a gestionar la soledad”, se reafirma José Ángel Palacios. No se trata de estar siempre acompañado, es más bien un pacto con las expectativas, con la percepción, pues, como dicen desde la Fundación, “lo que crea la frustración es la sensación de soledad”. Y esta sensación, como asegura Palacios, se agrava durante el periodo estival: “Si esa persona mayor normalmente ya tiene la sensación de sentirse sola durante el año manteniendo algún lazo afectivo, al irse su círculo cercano de viaje, al tener menos posibilidad de contacto con esos lazos, el verano se convierte en un periodo poco agradable”. Desde adinKIDE, se pretende reforzar el voluntariado en estas fechas, además de una organización de un mayor número de excursiones y salidas para fomentar la convivencia desde su sede en Madrid. “Acabamos de iniciar una campaña para fomentar las relaciones vecinales de ‘toda la vida’ en Donostia, se llama ‘Grandes Vecinos’. Nosotros establecemos la conexión entre 3 o 4 personas para que estas se telefoneen, queden para pasear o ir al cine. Es un proyecto más flexible aún, ellos deciden cuándo. No requiere verse un día a la semana”, señalan desde Amigos de los Mayores.

Amigos de los Mayores, campaña 'Está de Moda'

Amigos de los Mayores, campaña 'Está de Moda'

 

“Hay cosas que no te las da la juventud, hay cosas de la vida que no se entienden hasta la vejez, y eso esto hace que la nueva etapa de nuestros mayores sea también una etapa que contraste con todo el prejuicio que se les carga desde la sociedad”, afirma con rotundidad Palacios.

Para contextualizar, la Fundación Amigos de los Mayores ha acompañado en el último año a 729 personas gracias a la colaboración de 641 voluntarios y voluntarias, desplegándose por muchos territorios del Estado. En la Comunidad de Madrid, en la propia capital, en Móstoles, en San Fernando de Henares y Torrejón de Ardoz; en la provincia de Gipuzkoa, tanto Donostia como Lasarte-Oria; y en la provincia de Pontevedra, en Vigo.

Cualquier ápice de ayuda que contribuya a la desaparición de la soledad no deseada salva vidas, sobre todo entre la población que tejen nuestros mayores. La soledad es un factor de riesgo para desarrollar un indeseable deterioro cognitivo, hipertensión o, como puede resultar obvio, la pérdida de la movilidad corporal. Tendrás muchas papeletas para encontrarte de cara con la depresión y la pérdida de la autoestima, con una demencia precoz o una innombrable muerte temprana. El acompañamiento, la participación en la sociedad, sentir afectividad, todos estos pequeños detalles salvan vidas.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha